Ha­cia otro ca­pí­tu­lo de trans­fu­guis­mo

Así se es­té mo­vien­do de for­ma so­te­rra­da, la re­for­ma pa­ra per­mi­tir un nue­vo epi­so­dio de trans­fu­guis­mo po­lí­ti­co el año en­tran­te pue­de pa­sar en el Con­gre­so, pues hay mu­chos in­tere­sa­dos.

El Colombiano - - OPINIÓN - ES­TE­BAN PA­RÍS

De for­ma si­len­cio­sa pe­ro no por ello des­co­no­ci­da por bue­na par­te de los par­la­men­ta­rios, con­gre­sis­tas del par­ti­do de la U pro­mue­ven un pro­yec­to de ac­to le­gis­la­ti­vo pa­ra per­mi­tir que, an­tes de las elec­cio­nes del año en­tran­te, los can­di­da­tos pue­dan cam­biar de par­ti­do, sin ries­go de in­cu­rrir en do­ble mi­li­tan­cia ni ser des­po­ja­dos de su in­ves­ti­du­ra, que se­rían las con­se­cuen­cias le­ga­les se­gún las nor­mas hoy vi­gen­tes.

La ra­zón política pa­re­ce cla­ra: en mo­men­tos en que la vi­da política de los par­la­men­ta­rios de­pen­de de la po­pu­la­ri­dad de quien los pa­tro­ci­na, de­ben to­mar me­di­das pa­ra no que­mar­se política ni elec­to­ral­men­te con el Go­bierno que ter­mi­na el año en­tran­te y que no go­za de apre­cio ni de cre­di­bi­li­dad po­pu­lar. Les ur­ge su­bir­se a otros va­go­nes elec­to­ra­les con mayor acep­ta­ción y po­si­bi­li­da­des de triun­fo.

El par­ti­do de la U ha si­do des­de sus ini­cios un par­ti­do ins­tru­men­tal, que flo­ta so­bre la es­te­la de be­ne­fi­cios que los Go­bier­nos des­de 2006 le han re­par­ti­do pa­ra ase­gu­rar apo­yos en el par­la­men­to y en las de­más cor­po­ra­cio­nes de elec­ción po­pu­lar. Na­ció ese par­ti­do con la ini­cial del ape­lli­do del en­ton­ces pre­si­den­te Álvaro Uri­be y pro­mo­vi­do por su alia­do de ese mo­men­to, Juan Ma­nuel Santos, y de ani­mar y de­fen­der la política de Se­gu­ri­dad De­mo­crá­ti­ca pa­sa­ron sus miem­bros, sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, a ser los ma­yo­res alia­dos de la política de ne­go­cia­ción con las gue­rri­llas eje­cu­ta­da por la Ad­mi­nis­tra­ción Santos en su do­ble man­da­to.

Com­par­te La U la au­sen­cia de de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca con otros par­ti­dos, pe­ro tam­bién com­par­te la con­cep­ción de que su ra­zón de ser es la ob­ten­ción de par­ce­las de la bu­ro­cra­cia es­ta­tal co­mo me­ca­nis­mo de su­per­vi­ven­cia. El ejem­plo ac­tual es cla­ro: los in­quie­ta tre­men­da­men­te la po­si­bi­li­dad de per­der un Mi­nis­te­rio, an­tes que la suer­te de la po­lí­ti- ca pú­bli­ca en ma­te­ria agrí­co­la, por ejem­plo.

Si de ha­bi­li­tar el trans­fu­guis­mo se tra­ta, no es, sin em­bar­go, la pri­me­ra vez que se aprue­ba un pro­yec­to le­gis­la­ti­vo en es­te sen­ti­do. Y no es Co­lom­bia el úni­co país don­de aquel ope­ra co­mo mé­to­do de reaco­mo­do po­lí­ti­co-elec­to­ral. En Es­ta­dos Uni­dos ha ha­bi­do ca­sos cé­le­bres de cam­bio de ca­mi­se­ta en­tre re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas. Pe­ro en Co­lom­bia ocu­rre la ma­yo­ría de las ve­ces por mo­ti­vos me­ra­men­te tác­ti­cos, no tan­to por cohe­ren­cia ideo­ló­gi­ca o doc­tri­na­ria.

Des­pués de la en­tra­da en vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción de 1991 han in­gre­sa­do al “mer­ca­do elec­to­ral” de­ce­nas de par­ti­dos y mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos, mu­chos de ellos de efí­me­ra vi­da, pues exis­ten en tan­to sir­ven a los due­ños de sus mar­cas a ele­gir­se en di­ver­sos car­gos. No asu­men pro­gra­mas de­fi­ni­dos ni es­ta­ble­cen com­pro­mi­sos de go­bierno, sino los ati­nen­tes a ob­ten­ción de cu­pos bu­ro­crá­ti­cos y de asig­na­ción de por­cio­nes de con­tra­ta­ción pú­bli­ca.

Si es­te pro­yec­to que abre pa­so a un nue­vo es­pec­tácu­lo de trans­fu­guis­mo prospera, co­mo en efec­to pue­de pros­pe­rar, el men­sa­je que se da a la ciu­da­da­nía no ha­rá sino ra­ti­fi­car que el sis­te­ma de par­ti­dos co­lom­bia­nos es en­de­ble, muy po­co fia­ble, ca­ren­te de cual­quier cohe­ren­cia política, y que la re­pre­sen­ta­ción en­co­men­da­da en las ur­nas al per­so­na­je ele­gi­do es asu­mi­da por es­te co­mo esen­cial­men­te per­so­nal, sin de­be­res con sus par­ti­dos ni con los su­pues­tos pro­gra­mas que di­cen de­fen­der

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.