PERSONALISMO Y “VOLTEAREPISMO” SON CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS DEL SIS­TE­MA DE PAR­TI­DOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN CAR­LOS ES­CO­BAR ES­CO­BAR Pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor, Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos U. de An­tio­quia.

Ha­bría que re­to­mar las di­rec­tri­ces de las re­for­mas de 2003 y 2009, que bus­ca­ban re­or­ga­ni­zar el sis­te­ma de par­ti­dos y dis­ci­pli­nar su or­ga­ni­za­ción in­ter­na. Si bien una abrió la puer­ta al trans­fu­guis­mo du­ran­te un tiem­po li­mi­ta­do, su idea cen­tral apun­ta­ba a una mayor es­ta­bi­li­dad. Hay que te­ner en cuen­ta una co­sa, y es que los par­ti­dos no de­ben ser mo­no­lí­ti­cos, an­tes bien, de­ben per­mi­tir ma­ti­ces en su in­te­rior, di­ver­sas vi­sio­nes del mun­do, eso es lo nor­mal en la ac­ti­vi­dad política, y en Co­lom­bia ha ocu­rri­do.

La U es uno de aque­llos par­ti­dos tran­si­cio­na­les, don­de bus­can aco­mo­do per­so­nas pro­ve­nien­tes de otros par­ti­dos. Aho­ra en su in­te­rior sur­gen otros in­tere­ses, de ca­ra a las elec­cio­nes del año en­tran­te, y lo anó­ma­lo se­ría cam­biar las re­glas en vís­pe­ras de un cer­ta­men elec­to­ral.

Una ca­rac­te­rís­ti­ca de nues­tro sis­te­ma, so­bre to­do de la his­to­ria re­cien­te, es el personalismo de la política: se es uri­bis­ta, o san­tis­ta. Y otra es lo que se ha lla­ma­do el “voltearepismo”, una for­ma de jus­ti­fi­car que la política es cam­bian­te. No se ol­vi­de que hu­bo épo­cas en que lí­de­res po­lí­ti­cos pa­sa­ron has­ta por sie­te par­ti­dos o mo­vi­mien­tos en cor­to pe­río­do de tiem­po, pues no es­ta­ba re­gu­la­da la do­ble mi­li­tan­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.