LA IN­TI­MI­DAD

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HER­NAN­DO URI­BE C., OCD* her­nan­dou­ri­be@une.net.co

Fies­ta del Cu­ra de Ars. La di­vi­ni­dad lle­na­ba de luz su cuer­po y al­ma, trans­pa­ren­te co­mo el cris­tal. Con­tem­plo ex­ta­sia­do a ese cu­ra que se vol­vió le­yen­da, al­go que mi fan­ta­sía no acier­ta a admirar y agra­de­cer. Es­te hom­bre me en­se­ña a en­vi­diar. Su in­men­sa bon­dad.

In­ti­mi­dad es lo in­te­rior, lo que es­tá den­tro, el al­ma en re­la­ción con el cuer­po, que es la ex­te­rio­ri­dad. La in­ti­mi­dad del hom­bre se ma­ni­fies­ta en to­do ges­to, el odio o el amor.

Da gus­to en­con­trar per­so­nas que irra­dian en el cuer­po un al­ma lim­pia y or­de­na­da. Ca­da ges­to su­yo lle­na de re­go­ci­jo el co­ra­zón. Su yo, su más ín­ti­mo yo se ma­ni­fies­ta has­ta en el más im­per­cep­ti­ble de sus ade­ma­nes.

Cua­tro de agos­to, fies­ta del Cu­ra de Ars. La di­vi­ni­dad lle­na­ba de luz su cuer­po y al­ma, trans­pa­ren­te co­mo el cris­tal. Con­tem­plo ex­ta­sia­do a ese Cu­ra que se vol­vió le­yen­da, al­go que mi fan­ta­sía no acier­ta a admirar y agra­de­cer.

Su al­ma apa­re­cía en sus pa­la­bras. “El te­so­ro del hom­bre no es­tá en la tie­rra, sino en el cie­lo. Por es­to, nues­tro pen­sa­mien­to de­be es­tar siem­pre orien­ta­do ha­cia allá don­de es­tá nues­tro te­so­ro”.

Lo que leo me re­sul­ta se­duc­tor. Te­so­ro, hom­bre, tie­rra, cie­lo, pen­sa­mien­to, orien­ta­ción son pa­la­bras que me ha­blan con elo­cuen­cia de­li­ran­te de su in­ti­mi­dad, la del Cu­ra de Ars.

Con­ti­núo le­yen­do. “El hom­bre tie­ne un her­mo­so de­ber y obli­ga­ción: orar y amar. Si oran y aman, ha­brán ha­lla­do la fe­li­ci­dad en es­te mun­do”. Orar y amar, la vi­da re­du­ci­da a la mí­ni­ma ex­pre­sión, y más si orar es amar y amar es orar.

Avan­zo en la lec­tu­ra. “La ora­ción no es otra co­sa que la unión con Dios. To­do aquel que tie­ne el co­ra­zón pu­ro y uni­do a Dios ex­pe­ri­men­ta en sí mis­mo una sua­vi­dad y dul­zu­ra que em­bria­ga, se sien­te ro­dea­do de una luz ad­mi­ra­ble”.

Me de­ten­go al leer. Me em­bria­ga por sim­ple y trans­pa­ren­te a la vez. Y más si con­ti­núa así: “En es­ta ín­ti­ma unión, Dios y el al­ma son co­mo dos tro­zos de ce­ra fun­di­dos en uno so­lo, que ya na­die pue­de se­pa­rar”. El fre­ne­sí se apo­de­ra de mí. Dos tro­zos de ce­ra he­chos uni­dad. ¡La fe­li­ci­dad!

Si­go le­yen­do: “Es al­go muy her­mo­so es­ta unión de Dios con su cria­tu­ra; una fe­li­ci­dad que su­pera nues­tra com­pren­sión”. Lo en­vi­dio, con una en­vi­dia lle­na de ale­gría. Es­te hom­bre me en­se­ña a en­vi­diar. Su in­men­sa bon­dad.

“Dios por su bon­dad nos ha per­mi­ti­do ha­blar con él. Nues­tra ora­ción es el in­cien­so que más le agra­da”. Dios, bon­dad, ha­blar, ora­ción, in­cien­so, agra­dar. Quien jun­ta las pa­la­bras así pa­ra ex­pre­sar lo que vi­ve, en­dio­sa el co­ra­zón.

“La ora­ción nun­ca nos de­ja sin dul­zu­ra. Es co­mo una miel que se de­rra­ma so­bre el al­ma y lo en­dul­za to­do”. La dul­zu­ra, sé aho­ra lo que es. Dios en mí, yo en Él

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.