ARRAS­TRAR LA DU­RA CA­DE­NA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ÓSCAR HE­NAO ME­JÍA os­car­he­nao­me­jia@yahoo.es

“Arras­trar la du­ra ca­de­na/ Tra­ba­jar sin tre­gua y sin fin/ Es lo mis­mo que una con­de­na/ Que nin­guno pue­de elu­dir”.

Pa­ra mu­chos, el tra­ba­jo es eso que la­men­ta Ra­fael en su can­ción. Gra­ve cuan­do ese es el úni­co mo­ti­vo de nues­tro pro­yec­to de vi­da. A la fa­ti­ga que ge­ne­ra, co­mo yu­go, se su­ma el es­trés del aglu­ti­na­mien­to en la ciu­dad, el es­trés por el trá­fi­co, por la con­ta­mi­na­ción, por la lar­ga es­pe­ra pa­ra pro­ce­di­mien­tos de sa­lud, ges­tio­nes pú­bli­cas y re­cla­ma­cio­nes que no tie­nen re­torno; ese fu­nes­to po­pu­rrí de rui­do per­sis­ten­te, en el día y en la no­che, de los co­ches, las mo­tos, las fá­bri­cas, de las fa­rras sin con­trol; el es­trés del pe­si­mis­mo que se vuel­ve virus con­ta­gio­so en el me­tro, los bu­ses, el mer­ca­do, el pa­so peatonal, los lu­ga­res de tra­ba­jo, en los ho­ga­res que ten­drían que ser nues­tros re­fu­gios; el pe­si­mis­mo que en­gen­dra la ati­bo­rra­da in­for­ma­ción me­diá­ti­ca, ca­da vez más del la­do de lo que ven­de, lo que au­men­ta el ra­ting, co­mo son la po­la­ri­za­ción de opi­nio­nes, las no­ti­cias ama­ri­llas y ro­jas, el desas­tre y el do­lor. Se aca­ba el com­par­tir la me­sa en ca­sa. El ri­tual de fa­mi­lia es des­pla­za­do por la pri­sa de to­dos los días con la “co­mi­da rá­pi­da” en el ano­ni­ma­to de los cen­tros co­mer­cia­les. El apu­ro y el con­trol de los re­lo­jes se vuel­ven el mo­do usual, se es­fu­ma el pla­cer de la len­ti­tud y el si­len­cio; em­pu­ja­dos por la iner­cia se des­co­nec­ta el rit­mo pro­pio. La vi­da se les ha­ce im­po­si­ble. Arras­trar la du­ra ca­de­na arrui­na el buen ge­nio, frun­ce el ce­ño, envejece y de­pri­me.

Por su­pues­to, mu­chos tra­ba­jos son mo­ti­vo de abu­so, hu­mi­lla­ción y ex­plo­ta­ción. Pe­ro, en mu­chos otros ca­sos, ese con­cep­to es una cons­truc­ción so­cial do­lo­ro­sa, pe­yo­ra­ti­va y pe­si­mis­ta que aso­cia el tra­ba­jo con la ca­de­na que opri­me y te­ne­mos que arras­trar. Pe­ro el tra­ba­jo digno, dig­ni­fi­ca. Por eso nues­tro pro­yec­to, des­de tem­prano, de­be ser cons­truir el ca­mino pa­ra lle­gar a ese ofi­cio en el que nos sin­ta­mos a gus­to, rea­li­za­dos, un tra­ba­jo que, ade­más de fa­ci­li­tar­nos la su­per­vi­ven­cia, no sea car­ga sino mo­ti­vo de sa­tis­fac­ción. Te­ne­mos que lle­gar a pen­sar que hay otras es­ce­nas de nues­tras vi­das de mayor re­le­van­cia. Son esas que le dan sus­ten­to al es­pí­ri­tu, las que nos ha­cen pen­sar que es bueno vi­vir, que ca­da día no es un fla­ge­lo más, sino una nue­va his­to­ria, nue­vos es­ce­na­rios pa­ra sen­tir y dis­fru­tar de las per­so­nas que ama­mos y nos aman.

In­du­da­ble­men­te, aho­ra hay que rein­ven­tar, a dia­rio, el mo­do de vi­vir. Hay que ha­cer un es­fuer­zo, se­gu­ra­men­te más allá de nues­tras pro­pias po­si­bi­li­da­des, pa­ra dar­le re­le­van­cia a lo que nos res­ca­ta, a lo que ama­mos y nos ama, a lo que nos da vi­da, a lo que nos ele­va, a lo que nos cons­tru­ye, a lo que nos da vi­ta­mi­nas, a lo que nos em­pu­ja a vi­vir y no a so­bre­vi­vir; en­con­trar, has­ta don­de la vi­da lo per­mi­ta, ese tra­ba­jo que no sea una ca­de­na de arras­trar, que nos ha­ga dig­nos, nos enor­gu­llez­ca y nos dé la sen­sa­ción de que no es só­lo tra­ba­jo, sino rol pa­ra vi­vir, pa­ra ser úti­les en el en­gra­na­je de la vi­da hu­ma­na, que nos dé ca­li­dad de vi­da.

No hay dis­cul­pa pa­ra la bús­que­da de bue­nos pro­yec­tos, por­que mu­chos ejem­plos en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y por su­pues­to en his­to­rias cer­ca­nas, nos han de­mos­tra­do que no hay ba­rre­ras pa­ra los sue­ños cuan­do hay ener­gía, dis­ci­pli­na, per­sis­ten­cia y ter­que­dad. Al­gu­nos di­rán que son ca­sos ex­cep­cio­na­les. Son ex­cep­cio­na­les por­que es ex­cep­cio­nal, tam­bién, te­ner em­pu­je, per­sis­ten­cia, ter­que­dad y dis­ci­pli­na. No pue­de ser asun­to del des­tino, sim­ple­men­te, arras­trar la du­ra ca­de­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.