Álex Cano, el poe­ta de las bie­las

En sus ra­tos li­bres, el an­tio­que­ño de­ja co­rrer su ve­na poé­ti­ca. Lu­cha por que­dar en po­dio de la Vuel­ta.

El Colombiano - - DEPORTES - VIE­NE 48 Por LUZ ÉLIDA MO­LI­NA MA­RÍN *In­vi­ta­da es­pe­cial Fe­de­ci­clis­mo COR­TE­SÍA ÉDER GÁRCES-FE­DE­CI­CLIS­MO

Cin­co días an­tes de ini­ciar la Vuel­ta a Co­lom­bia, lue­go de un en­tre­na­mien­to en la tran­qui­li­dad de su ca­sa en San­ta Ele­na, Álex Cano Ardila se sen­tó a des­can­sar sus pier­nas y a pen­sar en la com­pe­ten­cia que se apro­xi­ma­ba. Mien­tras tan­to, por su men­te em­pe­za­ron a pa­sar in­fi­ni­dad de ideas que fue re­gis­tran­do, una a una, en un cua­derno. Al fi­nal de la tar­de to­do lo pen­sa­do que­dó con­den­sa­do en un acrós­ti­co. Cuan­do su es­po­sa, Glo­ria

Ve­lás­quez, lle­gó del tra­ba­jo, él le com­par­tió el es­cri­to y jun­tos se sen­ta­ron fren­te al compu­tador pa­ra “re­to­car­lo”, dán­do­le, co­mo coin­ci­den, co­lor a la le­tra.

En le­tras ama­ri­llas, azu­les ro­jas Álex es­cri­bió Vi­ve ca­da eta­pa Uni­do a lo que te apa­sio­na, En­tre­gan­do to­do sin que La du­da ata­je, ya que el Tiem­po es fu­gaz y so­lo el Aho­ra tras­cien­de. As­pi­ra a los más al­to Con hu­mil­dad, pues el Or­gu­llo des­lu­ce. Sé va­lien­te, Las ad­ver­si­da­des y Obs­tácu­los se­rán na­tu­ra­les, Más no de­cai­gas, eres Bie­na­ven­tu­ra­do por­que In­du­da­ble­men­te, haces lo que Amas”.

Con la obra de ar­te ter­mi­na­da, el ci­clis­ta de Ya­ru­mal de­ci­dió im­pri­mir­la y com­par­tir­las con sus com­pa­ñe­ros del Col­de­por­tes-Ze­nú-Cla­ro.

El ges­to del dor­sal 31 de la Vuel­ta no es nue­vo, pues Álex, des­pués de la ex­pe­rien­cia que vi­vió en Eu­ro­pa, don­de es­tu­vo so­lo, no de­ja de de­mos­trar su amor a quie­nes son vi­ta­les en su vi­da, es agra­de­ci­do con los afi­cio­na­dos del ci­clis­mo, nun­ca nie­ga una foto, una fir­ma o una son­ri­sa pa­ra quie­nes lo aplau­den o lo vi­to­rean.

“Cuan­do es­tu­ve en Eu­ro­pa su­frí bas­tan­te por la au­sen­cia de la fa­mi­lia y des­de que vol­ví siem­pre in­ten­to de­mos­trar­le mi amor a mis pa­dres, her­ma­nos, es­po­sa, a mis ami­gos -que no son mu­chos pe­ro que son sin­ce­ros-, quie­nes es­tán ahí en las bue­nas y en las ma­las”.

Y no es so­lo eso. Cano di­se­ñó una “guar­da­ba­rros” pa­ra bi­ci­cle­tas. En el que tie­ne se apre­cia una fra­se: “cuan­do lle­vas el sol por den­tro, no im­por­ta si afue­ra llue­ve” (Can­did­man). Du­ran­te la sép­ti­ma eta­pa, llu­vio­sa de por sí, lo com­par­tió, du­ran­te va­rios tra­mos de la jor­na­da, con al­gu­nos ci­clis­tas que se mos­tra­ron sor­pren­di­dos con la re­cur­si­vi­dad del an­tio­que­ño, quien per­sis­te en ha­cer po­dio en la Vuel­ta a Co­lom­bia y ra­ti­fi­car aque­llo del ci­clis­ta poe­ta

“Quie­ro ga­nar, me ha­ría muy fe­liz te­ner ese tí­tu­lo, pa­ra eso he tra­ba­ja­do y por eso ca­da día doy al má­xi­mo en ca­da eta­pa; igual el ob­je­ti­vo es el po­dio”. ÁLEX CANO Co­rre­dor an­tio­que­ño

FOTO

Ca­la -ama­ri­llo- se mues­tra com­ba­ti­vo pa­ra ga­nar el tí­tu­lo. Cano - ade­lan­te- no se rin­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.