CANO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JU­LIÁN PO­SA­DA pri­mi­zia­su­per@hot­mail.com

Li­bros, re­tros­pec­ti­vas y múl­ti­ples exposiciones son tes­ti­mo­nio del rol de Fran­cis­co An

to­nio Cano en la historia del ar­te co­lom­biano. El in­ves­ti­ga­dor Santiago Lon­do­ño ha es­cri­to bas­tan­te so­bre él, es­te tex­to, ba­sa­do en los su­yos y ela­bo­ra­do por el equi­po del Mu­seo Na­cio­nal, des­cri­be quién fue el ar­tis­ta. “Cano na­cio en Ya­ru­mal (An­tio­quia), en 1865. Alli apren­dio de su pa­dre dis­tin­tos tra­ba­jos ma­nua­les. En 1883 se vincu­lo a un gru­po de jo­ve­nes y pu­bli­co un pe­rio di­co ma­nus­cri­to, pa­ra el cual con­tri­bu­yo con di­bu­jos y vin etas que hoy se cuen­tan en­tre sus obras ma s tem­pra­nas … ya ra­di­ca­do en Me­de­lli n, sub­sis­tio co­mo re­tra­tis­ta, dicto cla­ses de pin­tu- ra y di­bu­jo y desa­rro­llo in­tere­ses co­mo fo­to­gra­fo, gra­ba­dor, ilus­tra­dor y edi­tor. En 1892 pro­mo­vio la ce­le­bra­cion de la pri­me­ra ex­po­si­cio n de ar­te que se lle­vo a ca­bo en la ciu­dad de Me­de­llin. Par­ti­ci­po en la crea­cio n de las dos pri­me­ras re­vis­tas ilus­tra­das que tu­vo An­tio­quia: El Re­per­to­rio (1896-1897) y El Mon­tan e s (1897-1899), pa­ra las cua­les pro­du­jo gra­ba­dos en di­fe­ren­tes te cni­cas, asi co­mo ar­ti cu­los y co­men­ta­rios so­bre ar­te.

En 1898, gra­cias a una be­ca del Con­gre­so de la Re­pu bli­ca, via­jo a es­tu­diar a Pa­ris. En Eu­ro­pa tu­vo con­tac­to con las van­guar­dias de prin­ci­pios del si­glo XX, pe­ro co­mo lo ex­pre­sa en al­gu­nas de sus car­tas, es­tas no le lla­ma­ron la aten­cion.

De re­gre­so a Me­de­lli n, a co­mien­zos de 1901, y lue­go de mu­chos es­fuer­zos, con­si­guio que se crea­ra en 1910 el Ins­ti­tu­to de Be­llas Ar­tes, don­de ade­ma s de en­sen ar pin­tu­ra, di­bu­jo y es­cul­tu­ra, for­mo a to­da una generacion de ar­tis­tas. En 1911 se tras­la­do a Bo­go­ta pa­ra asu­mir la di­rec­cion de la Li­to­gra­fia Na­cio­nal.

En 1923 lo nom­bra­ron rec­tor de la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de Bo­go­ta , car­go que desem­pen o has­ta 1927, cuan­do re­nun­cio , ago­bia­do por los con­flic­tos in­ter­nos.

Du­ran­te sus ultimos anos, pro­du­jo va­rias es­cul­tu­ras y pin­tu­ras con­me­mo­ra­ti­vas de per­so­na­jes na­cio­na­les y re­gio­na­les; ade­mas de los en­car­gos con­ti­nuo ela­bo­ran­do una in­ter­pre­ta­cio n ma s i nti­ma del pai­sa­je … asi mis­mo, Cano ex­pe­ri­men­to las fric­cio­nes oca­sio­na­das por el as­cen­so del ar­te na­cio­na­lis­ta.

En su tes­ta­men­to sen alo que mo­ria fue­ra de to­da re­li­gio n y dis­pu­so que lo en­te­rra­ran bajo tie­rra, sin nin­gu­na iden­ti­fi­ca­cio n. Po­bre, mar­gi­na­do co­mo aca­de­mi­co y ca­si ol­vi­da­do, Fran­cis­co

An­to­nio Cano fallecio en Bo­go­ta a los 69 an os, el 10 de ma­yo de 1935”.

En 1913 pin­tó “Ho­ri­zon­tes” obra em­ble­má­ti­ca del ar­te lo­cal; más allá de su ima­gen idí­li­ca, el cua­dro re­pre­sen­ta el ar­que­ti­po del co­lono, los des­pla­za­dos y los sin tie­rra.

”Tan­to ha­bla que has­ta de no­che es­pan­ta”, di­jo Tomás Ca­rras­qui­lla del bus­to de Ata­na­sio Gi­rar­dot que Cano ha­bía fun­di­do con mo­ti­vo del cen­te­na­rio de la in­de­pen­den­cia, el mis­mo que la tar­de del jue­ves se ro­ba­ron del pe­des­tal que ocu­pa­ba al la­do de la Ca­sa del En­cuen­tro ubi­ca­da en un cos­ta­do del Mu­seo de An­tio­quia, se ro­ba­ron otra par­te del pa­tri­mo­nio de la na­ción, su­yo y mío, se­gu­ra­men­te pa­ra fun­dir­lo y ven­der su pe­so en bron­ce, lo sus­tra­je­ron en las na­ri­ces de to­dos, a ple­na luz del día, al la­do de la muy vi­gi­la­da Pla­za Bo­te­ro, la ima­gen re­sul­ta ab­sur­da y abru­ma, una es­ca­le­ra de ma­de­ra re­cos­ta­da al pe­des­tal es el tes­ti­mo­nio del sa­queo, se ro­ban lo nues­tro, se­gui­mos aquí, im­pá­vi­dos fren­te a los que per­pe­túan es­ta afren­ta con­tra el país, la cul­tu­ra y el ar­te, que es “re­sis­ten­cia del es­pí­ri­tu”. Po­co nos que­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.