Ban­cua­dra le qui­ta­rá víc­ti­mas al pa­ga­dia­rio

Con ta­sas de 0,91 %, per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos po­drán ac­ce­der a mi­cro­cré­di­tos. La idea es com­ba­tir ren­tas ile­ga­les.

El Colombiano - - PORTADA - Por VÍC­TOR AN­DRÉS ÁLVAREZ C.

Esa es la es­tra­te­gia de la Al­cal­día de Me­de­llín, que bus­ca lle­gar a ba­rrios de es­tra­tos 1, 2 y 3, y co­do a co­do com­pe­tir con los lla­ma­dos “go­ta go­ta”. Pres­ta­rá has­ta 1 mi­llón 800.000 pe­sos con una fo­to­co­pia de la cé­du­la y la cuen­ta de ser­vi­cios pú­bli­bli­cos co­mo re­qui­si­tos. Los in­ter­ere­ses se­rán 19 % in­fe­rio­res a lo que co­bran, en pro­me­dio, los pres­ta­mis­tas ile­ga­les. Aquí, de­ta­lles del pro­gra­ma.

Quien ne­ce­si­ta, de ur­gen­cia, 200.000 o 300.000 pe­sos es por­que es una per­so­na po­bre, vul­ne­ra­ble y de esa con­di­ción se apro­ve­chan los pa­ga­dia­rios pa­ra ex­plo­tar­los. Ba­jo esa pre­mi­sa, en Me­de­llín, se le dio vi­da a una es­tra­te­gia que su­ple ese sis­te­ma de cré­di­to ile­gal, que pu­lu­la en los ba­rrios de es­tra­to ba­jo y ali­men­ta la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

Y los que caen en esas re­des de pres­ta­mis­tas, lo ha­cen por ne­ce­si­dad: cuen­tas de ser­vi­cios pú­bli­cos atra­sa­das, arrien­do, el co­le­gio de los hi­jos, si­tua­cio­nes apre­mian­tes por las que pa­gan in­tere­ses de un 20 por cien­to men­sual y ter­mi­nan, en mu­chos ca­sos, sien­do víc­ti­mas de vio­len­cia.

La idea de la Al­cal­día era en­con­trar un sis­te­ma de mi- cro­cré­di­to pú­bli­co que su­plie­ra ese es­que­ma ile­gal. La con­di­ción de­bía ser la fa­ci­li­dad y la con­fian­za, ade­más de la ac­ce­si­bi­li­dad.

De esa ma­ne­ra na­ció Ban­cua­dra, es­tra­te­gia que ayer ini­ció en fir­me, y que con­sis­te en otor­gar a ha­bi­tan­tes de es­tra­tos 1, 2 y 3 préstamos que van des­de 200.000 has­ta 1 mi­llón 800.000 pe­sos, con una ta­sa de in­te­rés del 0,91 por cien­to men­sual, cuan­do la de un pa­ga­dia­rio os­ci­la en­tre el 20 y el 35 por cien­to. El pla­zo de pa­go se­rá de 3 me­ses.

El va­lor es la con­fian­za

Ha­ce 15 días Mar­ta Ve­lás­quez, del ba­rrio Vi­lla del So­co­rro, vol­vió a res­pi­rar con tran­qui­li­dad. Se la pa­só, dos años an­tes, abo­nan­do a un pa­ga­dia­rio y aho­ra es­tá con Ban­cua­dra.

“Vi­vía en zo­zo­bra, pa­gán­do­le a un pa­ga­dia­rio in­tere- ses muy al­tos. Ha­ce dos se­ma­nas, cuan­do me vi en di­fi­cul­ta­des pa­ra pa­gar la cuen­ta de ser­vi­cios pú­bli­cos, pe­dí el prés­ta­mo con Ban­cua­dra. Fue fá­cil”, co­men­tó.

Va­len­ti­na Ramírez, di­rec­to­ra del Ban­co de los Po­bres, en­ti­dad ads­cri­ta a la Al­cal­día de Me­de­llín, de la que ha­ce par­te Ban­cua­dra, ex­pli­có que los úni­cos re­qui­si­tos pa­ra ac­ce­der a los mi­cro­cré­di­tos son fo­to­co­pia de la cé­du­la y la cuen­ta de ser­vi­cios, así co­mo con­for­mar un gru­po de ami­gos o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que den re­fe­ren­cias del so­li­ci­tan­te.

“El prin­ci­pal va­lor es la con­fian­za y por eso no le pres­ta­mos a una per­so­na, sino a un gru­po, que de­be ser de en­tre 5 y 10 per­so­nas. Se les pres­ta fá­cil , rá­pi­do, se­gu­ro y sin tan­tos trá­mi­tes y sin nin­gu­na pre­sión fí­si­ca y si­co­ló­gi­ca”, se­ña­ló.

El pro­gra­ma lle­ga­rá, con 19 ges­to­res, ini­cial­men­te a la zo­na nororiental de Me­de­llín, una de las zo­nas que la Ad­mi­nis­tra­ción Mu­ni­ci­pal con­si­de­ra más per­mea­da por los pa­ga­dia­rios. En un año se bus­ca­rá es­tar en las 16 co­mu­nas y cin­co co­rre­gi­mien­tos.

Se­gún, Ma­ría Fer­nan­da Ga­leano, se­cre­ta­ria de De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co, es­tos ges­to­res re­co­rre­rán a pie ca­da cua­dra pa­ra ins­cri­bir a las per­so­nas que re­quie­ran uno de es­tos cré­di­tos.

In­di­có que, por ejem­plo, un ciu­da­dano que ges­tio­ne un cré­di­to de 200.000 pe­sos a 3 me­ses pa­ga­rá 66.000 pe­sos del ca­pi­tal, más 1.800 pe­sos de in­tere­ses.

“Es­to siem­pre se de­be com­pa­rar con el pa­ga­dia­rio, que en teo­ría es la so­lu­ción más fá­cil pa­ra la gen­te pe­ro que al fi­nal la ga­ran­tía es la vi­da o su ca­sa”, di­jo la fun­cio­na­ria.

Aca­bar con el go­ta a go­ta

Las co­mu­nas 10 (Cen­tro), 1 (Po­pu­lar) y 2 (San­ta Cruz) son las más im­pac­ta­das por el pa­ga­dia­rio, se­gún Ga­leano. Ese ne­go­cio ile­gal, re­por­ta­ron au­to­ri­da­des en Me­de­llín, mue­ve al año más de $360.000 mi­llo­nes.

Pa­ra el al­cal­de Fe­de­ri­co Gutiérrez, esa ci­fra fi­nan­cia ban­das de­lin­cuen­cia­les que ope­ran en la ciu­dad. “Un pro­ble­ma se­rio que va di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con si­tua­cio­nes de se­gu­ri­dad. ¿De dón­de sa­ca di­ne­ro al­guien que ad­mi­nis­tra un pa­ga­dia­rio?: de pla­ta mal ha­bi­da, nar­co­trá­fi­co, mi­cro­trá­fi­co, ex­tor­sión”, apun­tó

FOTOILUSTRACIÓN CARLOS VE­LÁS­QUEZ

Se­gún ci­fras de Jesús A. Eche­ve­rri, pre­si­den­te del Con­ce­jo, 53 % de quie­nes usan pa­ga­dia­rio lo ha­cen pa­ra sur­tir su ne­go­cio y el 19 % por una ca­la­mi­dad fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.