EDI­TO­RIAL

No por uni­la­te­ral que sea la ca­li­fi­ca­ción se va a re­me­diar la po­si­ble “descertificación” con de­cla­ra­cio­nes so­bre sa­cri­fi­cios pa­sa­dos o pro­me­sas fu­tu­ras. Trump ad­vier­te y, usual­men­te, cumple.

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PA­RÍS

“No por uni­la­te­ral que sea la ca­li­fi­ca­ción se va a re­me­diar la po­si­ble “descertificación” con de­cla­ra­cio­nes so­bre sa­cri­fi­cios pa­sa­dos o pro­me­sas fu­tu­ras. Trump ad­vier­te y, usual­men­te, cumple”.

Aun­que “cer­ti­fi­ca­ción” o “descertificación” no son los tér­mi­nos téc­ni­cos exac­tos pa­ra re­fe­rir­se a esa com­pe­ten­cia uni­la­te­ral que el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos usa en la ac­tua­li­dad pa­ra lis­tar los paí­ses que, se­gún sus pa­rá­me­tros, cum­plen las ex­pec­ta­ti­vas de las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas so­bre el com­ba­te al nar­co­trá­fi­co, sí se pue­den usar en len­gua­je llano pa­ra de­sig­nar la reali­dad a la que Co­lom­bia se en­fren­ta.

El Me­mo­ran­do Pre­si­den­cial al Se­cre­ta­rio de Es­ta­do, del 13 de sep­tiem­bre de 2017, ci­ta los 15 Es­ta­dos que pa­ra las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas son los ma­yo­res pro­duc­to­res o lu­ga­res de trán­si­to de nar­có­ti­cos, en­tre ellos Bo­li­via, Ecua­dor, Mé­xi­co, Ni­ca­ra­gua, Hon­du­ras, Pa­na­má, Pe­rú, Hai­tí y Ve­ne­zue­la. Es­te úl­ti­mo y Bo­li­via son los que que­dan en la “lis­ta ne­gra” co­mo aque­llos que no cum­plen las obli­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de po­lí­ti­ca an­ti­nar­có­ti­cos.

Y a ren­glón se­gui­do di­ce que Co­lom­bia, por sus ma­los re­sul­ta­dos en los úl­ti­mos tres años, tam­bién de­be­ría es­tar eti­que­ta­da allí. Y que si no lo es­tá, es por­que con­si­de­ran que las Fuer­zas Ar­ma­das de Co­lom­bia aún son ga­ran­tes en la apli­ca­ción de las le­yes, ade­más de que Co­lom­bia “es so­cia de se­gu­ri- dad de los Es­ta­dos Uni­dos en el He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal”. Pe­ro avi­san de que en cual­quier mo­men­to pue­den ejer­cer la op­ción de la ley in­ter­na es­ta­dou­ni­den­se e in­cluir a Co­lom­bia en esa ca­te­go­ría, lo cual ten­dría efec­tos no so­lo po­lí­ti­cos y di­plo­má­ti­cos, sino eco­nó­mi­cos, por fuer­za de la re­duc­ción de ayu­da y coo­pe­ra­ción fi­nan­cie­ra.

Cual­quier co­sa po­drá de­cir el go­bierno co­lom­biano, me­nos que no hu­bie­ra re­ci­bi­do avi­sos y ad­ver­ten­cias des­de ha­ce me­ses. Co­men­zan­do por la re­fe­ren­cia di­rec­ta y sin flo­ri­tu­ras del mis­mo pre­si­den­te Trump an­te Juan Manuel San­tos, en su vi­si­ta a la Ca­sa Blan­ca en ma­yo pa­sa­do: “Es­pe­ro que re­suel­van es­te pro­ble­ma pron­to”, re­fi­rién­do­se al au­men­to de cul­ti­vos de co­ca y al de la ex­por­ta­ción de co­caí­na ha­cia el nor­te.

Wi­lliam Brown­field, ex em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Co­lom­bia y ac­tual Sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra Asun­tos de Nar­có­ti­cos, ha si­do más que cla­ro en dos com­pa­re­cen­cias su­yas an­te co­mi­tés del Con­gre­so ame­ri­cano. Ha­ce ape­nas tres días fue más ex­plí­ci­to: Co­lom­bia (el Go­bierno, se en­tien­de) des­aten­dió la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co pa­ra po­der avan­zar en sus ne­go­cia­cio­nes con las Farc. Fue jus­to en ese pe­río­do cuan­do más cre­ció el nar­co­trá­fi­co, y no por ca­sua­li­dad, sino por cau­sa­li­dad.

En en­tre­vis­ta a es­te dia­rio (16 de ju­lio de 2017), el em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Co­lom­bia, Ke­vin Whi­ta­ker, di­jo tam­bién sin am­bi­güe­da­des que el Con­gre­so de su país es­ta­ba muy preo­cu­pa­do con los ma­los re­sul­ta­dos en ma­te­ria de siem­bra de nar­có­ti­cos y que es­ta­ban es­tu­dian­do me­di­das. El go­bierno co­lom­biano, co­mo lo reite­ró ayer, pre­fie­re pe­gar­se de ex­pec­ta­ti­vas y pro­me­ter que con el acuer­do de paz con las Farc el nar­co­trá­fi­co dis­mi­nui­rá.

Es ver­dad que es­tos me­ca­nis­mos de de­sig­na­cio­nes uni­la­te­ra­les son an­ti­pá­ti­cos, y ge­ne­ran pro­fun­das mo­les­tias en los paí­ses afec­ta­dos. Es evi­den­te que el prin­ci­pio de co­rres­pon­sa­bi­li­dad por el cual Co­lom­bia cla­ma des­de ha­ce dé­ca­das en cuan­to fo­ro exis­te, es des­aten­di­do por los paí­ses con­su­mi­do­res.

Sin em­bar­go, el Me­mo­ran­do de Trump no de­ja de ser un gol­pe en la me­sa que de­ja mal ubi­ca­do al go­bierno co­lom­biano, que pen­sa­ba que con de­cla­ra­cio­nes y pro­me­sas la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción ame­ri­ca­na se iba a dar por bien ser­vi­da. Gra­ve equi­vo­ca­ción. Y si al­go ha de­mos­tra­do Trump, por cho­can­te que sean sus po­si­cio­nes, es que cumple lo que di­ce. Y Co­lom­bia, pé­se­le a quien le pe­se, si­gue sien­do pa­ra ese go­bierno un país cu­yo signo dis­tin­ti­vo es el nar­co­trá­fi­co

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.