Par­quea­de­ros son la “ma­la no­ta” en las uni­ver­si­da­des

El cre­ci­mien­to del par­que au­to­mo­tor en Me­de­llín afec­ta el or­den en los cam­pus, que en­fren­tan pro­ble­mas de mo­vi­li­dad y sa­tu­ra­ción en sus es­ta­cio­na­mien­tos.

El Colombiano - - METRO - Por DIE­GO ZAMBRANO BE­NA­VI­DES JAI­ME PÉ­REZ

Las má­qui­nas de in­gre­so a la Uni­ver­si­dad Ea­fit anun­cian que no hay cel­das de par­queo dis­po­ni­bles. Dos ca­rros es­pe­ran en una de las por­te­rías el mo­men­to en que las pan­ta­llas den luz ver­de pa­ra in­gre­sar al cam­pus cen­tral, en La Agua­ca­ta­la. Con su car­né en la mano, al igual que el con­duc­tor de otro au­to­mó­vil es­ta­cio­na­do a su la­do, ella es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ga­nar­le el lu­gar que se de­socu­pe y así no lle­gar tar­de a cla­se.

La má­qui­na anun­cia la li­be­ra­ción de una cel­da. No di­ce en dón­de exac­ta­men­te. En po­cos se­gun­dos, los dos han pues­to el car­né y el sis­te­ma los de­ja in­gre­sar. Em­pie­za la ca­rre­ra pa­ra en­con­trar el es­ta­cio­na­mien­to an­tes que el otro. Es­ta vez co­rre con suer­te, uno de los vi­gi­lan­tes le avi­sa dón­de pue­de par­quear. Otras ve­ces tu­vo que que­dar­se dan­do vuel­tas den­tro de la uni­ver­si­dad has­ta ha­llar si­tio, lo que se­gu­ra­men­te tu­vo que ha­cer el con­duc­tor del ca­rro que in­gre­só jun­to a ella.

Su nom­bre es Sa­ra Gó­mez, es­tu­dian­te de Co­mu­ni­ca­ción So­cial en Ea­fit, y la es­ce­na se re­pi­te va­rios días a la se­ma­na. Por eso, aun­que vi­ve cer­ca, sa­le siem­pre des­de su ca­sa, en la Co­la del Zo­rro, con al me­nos una ho­ra de an­ti­ci­pa­ción.

“A ve­ces no fun­cio­na ni eso. La se­ma­na pa­sa­da te­nía una reunión a las 3: 00 p. m., pe­ro hu­bo una con­ges­tión te­rri­ble en una de las por­te­rías y lle­gué 40 mi­nu­tos tar­de”, re­la­ta Sa­ra.

El fe­nó­meno, que se su­ma a los dolores de ca­be­za de los con­duc­to­res por las con­ges­tio­nes en las vías de Me­de­llín, se re­pi­te en ca­da una de las uni­ver­si­da­des de la ciu­dad, ca­da una con sus pro­pias par­ti­cu­la­ri­da­des.

Se­gún el Área Me­tro­po­li­ta­na, en los úl­ti­mos 10 años el par­que au­to­mo­tor au­men­tó un 100 % en au­to­mó­vi­les y 400 % en mo­to­ci­cle­tas. Se cal­cu­la que du­ran­te los úl­ti­mos tres años fue­ron com­pra­dos 140.000 vehícu­los.

No es la mi­sión uni­ver­si­ta­ria

“El di­le­ma es in­ver­tir pa­ra ca­rros o en in­ves­ti­ga­ción. ¿Cons­trui­mos par­quea­de­ros o la­bo­ra­to­rios? — pre­gun­ta Juan Luis Me­jía, rec­tor de Ea­fit—. Creo que la fun­ción de la uni­ver­si­dad es la cir­cu­la­ción de co­no­ci­mien­to, y aún así, ha­ce­mos un es­fuer­zo enor­me pa­ra te­ner su­fi­cien­tes cel­das de es­ta­cio­na­mien­to pa­ra los vehícu­los de la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria”.

La de­man­da de es­ta­cio­na­mien­tos en la ciu­dad su­pera la ofer­ta. Y un factor adi­cio­nal, co­mo ex­pli­ca Ál­va­ro Fran­co Gi­ral­do, vi­ce­rrec­tor ge­ne­ral de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia (U. de A.), es que las ocho prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior de Me­de­llín se unie­ron pa­ra impulsar me­dios al­ter­na­ti­vos de trans­por­te co­mo la bi­ci­cle­ta, pa­ra con­tri­buir en la des­con­ta­mi­na­ción del ai­re.

“En la U. de A. lo­gra­mos que las mo­tos sa­lie­ran del cam­pus. Cons­trui­mos un es­ta­cio­na­mien­to ex­terno con ca­pa­ci­dad pa­ra 1.400 de es­tos vehícu­los, y den­tro de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria he­mos ve­ni­do pri­vi­le­gian­do par­quea­de­ros pa­ra bi­ci­cle­ta, aun a costa de te­ner que sa­cri­fi­car al­gu­nas cel­das de par­queo pa­ra ca­rros”, se­ña­la Fran­co.

En la se­de de El Vo­la­dor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal es­tán ter­mi­nan­do un es­pa­cio pa­ra es­ta­cio­nar las mo­tos. Las an­ti­guas zo­nas don­de eran ubi­ca­das se usa­rán pa­ra am­pliar los bi­ci­par­quea­de­ros.

“En la nue­va área ca­brían unas 1.500 mo­tos, pe­ro no qui­si­mos ha­cer­lo así, y so­lo ha­brá es­pa­cio pa­ra 764. La idea es ser sos­te­ni­bles, en­ton­ces ar­bo­ri­za­mos el lu­gar, le pu­si­mos jar­di­nes”, ex­pli­ca Mau­ri­cio Cas­tri­llón, di­rec­tor de Or­de­na­mien­to y Desa­rro­llo Fí­si­co de la Na­cio­nal.

Otras ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Uni­ver­si­dad de Me­de­llín (U. de M.) y la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na (UPB), tam­bién se han su­ma­do a la pro­mo­ción de las bi­ci­cle­tas. UPB cuen­ta con 1.152 me­tros de bi­ci­vías den­tro del cam­pus que se co­nec­tan con las ci­clo­rru­tas de la ciu­dad; en la U. de M. se es­tu­dia am­pliar el es­pa­cio pa­ra las ci­clas, ac­tual­men­te el claus­tro so­lo tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra es­ta­cio­nar 80.

Un pro­ble­ma des­bor­da­do

Tres cua­dras al­re­de­dor de la U. de M., los vehícu­los de pro­fe­so­res, es­tu­dian­tes y em­plea­dos se es­ta­cio­nan fren­te a las en­tra­das de las ca­sas del ba­rrio Be­lén Los Al­pes.

“Ya he­mos re­ci­bi­do que­jas de los ve­ci­nos, quie­nes nos ma­ni­fies­tan su in­con­for­mi­dad por­que les ocu­pan las en­tra­das de ga­ra­jes y se par­quean so­bre la vía pú­bli­ca”, re­ve­la Nés­tor Cés­pe­des, je­fe de pla­nea­ción de la U. de M.

El di­rec­ti­vo agre­ga que cuan­do hay even­tos en el tea­tro uni­ver­si­ta­rio, que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 1.700 per­so­nas, la si­tua­ción es mu­chí­si­mo peor. Ni si­quie­ra da abasto el par­quea­de­ro de vi­si­tan­tes, ubi­ca­do en un lo­te en la parte norte de la ins­ti­tu­ción.

En la por­te­ría del Río de la U. de A., al cos­ta­do de la ave­ni­da Re­gio­nal, los vehícu­los a los cua­les no se les per­mi­te el in­gre­so al cam­pus de­bi­do a la res­tric­ción de pi­co y pla­ca que tie­ne la ins­ti­tu­ción, sue­len par­quear­se en la bahía de ac­ce­so, don­de in­clu­so un “tra­pi­to” es­tá pen­dien­te por si apa­re­cen agen­tes de trán­si­to.

“Es nues­tra ma­yor en­tra­da de ca­rros y mo­tos —ad­mi­te el vi­ce­rrec­tor Fran­co—, pe­ro la Se­cre­ta­ría de Mo­vi­li­dad ins­ta­ló allí se­ña­les de prohi­bi­do par­quear, y aun­que si­gue ocu­rrien­do, he­mos no­ta­do que es­te fe­nó­meno de par­queo in­de­bi­do ha dis­mi­nui­do”, di­ce.

En Ea­fit, co­mo re­la­ta Sa­ra Gó­mez, los es­tu­dian­tes o pro­fe­so­res a ve­ces lle­gan tar­de a cla­ses o no asis­ten, al de­mo­rar­se por bus­car un si­tio don­de es­ta­cio­nar.

“In­clu­so, a ve­ces te­ne­mos que ha­cer uso del par­quea­de­ro del cen­tro co­mer­cial Ovie­do, que es gra­tui­to, por­que el es­ta­cio­na­mien­to ex­terno más cer­cano a la uni­ver­si­dad co­bra una ta­ri­fa de $12.000 el día, y eso ya no es sos­te­ni­ble pa­ra uno”, cuen­ta Sa­ra.

Aun­que en la Na­cio­nal la

si­tua­ción no es tan crí­ti­ca, cuan­do no hay cupos den­tro del cam­pus de El Vo­la­dor, o cuan­do tie­nen res­tric­ción de pi­co y pla­ca, al­gu­nos es­tu­dian­tes par­quean al­re­de­dor de la es­ta se­de y con­ges­tio­nan la por­te­ría en La Igua­ná, que se­rá tras­la­da­da pró­xi­ma­men­te a la ca­rre­ra 65, pa­ra me­jo­rar el in­gre­so y sa­li­da de vehícu­los.

Me­di­das

La U. de A, Ea­fit y la Na­cio­nal, tie­nen pi­co y pla­ca du­ran­te to­do el día, de acuer­do con las pla­cas que ten­gan res­tric­ción se­gún la pro­gra­ma­ción de la Se­cre­ta­ría de Mo­vi­li­dad. En la U. de M. y en la UPB, des­de que se co­men­zó a co­brar por el par­quea­de­ro, de­jó de apli­car es­ta me­di­da.

El rec­tor de Ea­fit man­tu­vo las dos en la ins­ti­tu­ción, y el di­ne­ro re­cau­da­do por es­ta­cio­na­mien­to se des­ti­na pa­ra apo­yar en ali­men­ta­ción y otros as­pec­tos a los es­tu­dian­tes be­ca­dos en la uni­ver­si­dad.

Aun­que los pla­nes de Ea­fit no pa­san por cons­truir más par­quea­de­ros, Sa­ra con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio y es un pro­ble­ma que la ins­ti­tu­ción de­be re­sol­ver.

“No po­de­mos cons­truir par­quea­de­ros sub­te­rrá­neos, por­que las con­di­cio­nes del te­rreno no lo per­mi­ten —res­pon­de el rec­tor Me­jía—. Las per­so­nas te­ne­mos que adap­tar­nos a otras for­mas, le he­mos me­ti­do al Va­lle de Abu­rrá más de un mi­llón de vehícu­los, y creo que te­ne­mos que pen­sar en otras al­ter­na­ti­vas de trans­por­te”.

Cam­pa­ñas pa­ra com­par­tir el vehícu­lo son fre­cuen­tes en UPB y en la U. de M. Sin em­bar­go, Nés­tor Cés­pe­des con­fie­sa que no han si­do muy bien re­ci­bi­das, por­que la co­mu­ni­dad si­gue pre­fi­rien­do la co­mo­di­dad de ir en su pro­pio me­dio de trans­por­te.

Den­tro de los pro­yec­tos de la U. de M. se con­tem­pla la cons­truc­ción de par­quea­de­ros sub­te­rrá­neos, con los cua­les lle­ga­rían a te­ner has­ta 1.400 cel­das de par­queo pa­ra ca­rros.

La Na­cio­nal sue­ña con una es­ta­ción del me­tro que les per­mi­ta a es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res y em­plea­dos lle­gar fá­cil­men­te a la ins­ti­tu­ción, a la vez que tie­nen un pro­yec­to con el Área Me­tro­po­li­ta­na pa­ra co­nec­tar las ci­clo­rru­tas en­tre la se­de El Vo­la­dor y la U. de A., con el cual es­pe­ran au­men­tar el uso de la bi­ci­cle­ta.

“Es­te fe­nó­meno lo su­fri­mos to­das las uni­ver­si­da­des,

ca­da cual con sus par­ti­cu­la­ri­da­des. Por más que cons­tru­ya­mos y cons­tru­ya­mos par­quea­de­ros —re­cal­ca Me­jía— el te­ma no se va a re­sol­ver, so­lo se ha­rá si de ver­dad se em­pie­zan a bus­car me­dios de trans­por­te al­ter­na­ti­vos”

FO­TO

En días la­bo­ra­les, la ocu­pa­ción de los par­quea­de­ros en la U. de A (iz­quier­da) lle­ga al 100% en ho­ras pi­co. En Ea­fit (arri­ba), las 1.000 cel­das pa­ra ca­rros exis­ten­tes se lle­nan con fa­ci­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.