#No­mas­fle­teos

Con­ti­núan los ro­bos a mano ar­ma­da des­de mo­to­ci­cle­tas. Pa­re­cie­ra un desafío a la Po­li­cía y las al­cal­días del Va­lle de Abu­rrá. Hay que ac­tuar con fir­me­za an­te es­ta nue­va “pla­ga ur­ba­na”.

El Colombiano - - OPINIÓN - ES­TE­BAN PA­RÍS

Al prin­ci­pio, cuan­do la ciu­da­da­nía pa­só los pri­me­ros vi­deos por las re­des so­cia­les de los ro­bos co­me­ti­dos des­de mo­to­ci­cle­tas con­tra con­duc­to­res y pa­sa­je­ros de vehícu­los par­ti­cu­la­res, e in­clu­so ta­xis, se pen­só que su mag­ni­fi­ca­ción y gra­ve­dad obe­de­cía más a su di­fu­sión ma­si­va que a la reali­dad mis­ma del au­ge de es­te ti­po de de­li­to en las ca­lles.

Pe­ro las ci­fras y el ma­les­tar ciu­da­dano cre­cien­tes son hoy un preo­cu­pan­te in­di­ca­dor de que el lla­ma­do “fle­teo” se ha con­ver­ti­do en un azo­te dia­rio en las prin­ci­pa­les ave­ni­das de Me­de­llín y su área me­tro­po­li­ta­na, don­de las con­ges­tio­nes vehi­cu­la­res fa­ci­li­tan el ata­que de los la­dro­nes.

En las ave­ni­das El Po­bla­do, Las Ve­gas, Las Pal­mas, La 80, La 33, La 30, Au­to­pis­ta Norte, El Pa­lo, Bom­bo­ná e in­clu­so en ese ner­vio prin­ci­pal de la mo­vi­li­dad del Cen­tro que es la Ave­ni­da Oriental. Allí, en me­dio de las fi­las len­tas de au­to­mo­to­res, motociclistas que por­tan mo­rra­les y que apro­ve­chan los cas­cos pa­ra evi­tar ser iden­ti­fi­ca­dos se acer­can a las ven­ta­ni­llas de con­duc­to­res y pa­sa­je­ros y, en me­nos de un mi­nu­to, des­po­jan a sus víc­ti­mas de te­lé­fo­nos mó­vi­les, ca­de­nas, bra­za­le­tes y ani­llos, re- lo­jes, ga­fas, di­ne­ro y otros ob­je­tos de va­lor. Ac­túan con te­me­ri­dad y des­fa­cha­tez an­te la im­po­ten­cia de sus “blan­cos”.

Se­gún ci­fras de la mis­ma Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na, el “hur­to a per­so­nas” ha cre­ci­do en el Va­lle de Abu­rrá el 11%, si se com­pa­ran el 2016 y 2017, en­tre el 1 de enero y el 14 de septiembre (jue­ves pa­sa­do): se pa­só de 11.279 ca­sos a 12.505. Aun­que al­gu­nos mu­ni­ci­pios re­por­tan le­ves des­cen­sos, el con­jun­to man­tie­ne una ten­den­cia creciente. Se tra­ta, hay que pre­ci­sar, de to­das las mo­da­li­da­des de hur­to.

Uno de los pro­ble­mas más gra­ves es que en los fle­teos siem­pre se em­plean ar­mas de fue­go (ver­da­de­ras, de fo­gueo o de ju­gue­te), pe­ro es muy cier­to que no hay fle­te­ros ro­ban­do con cu­chi­llos. Ello, su­ma­do a la es­pec­ta­cu­la­ri­dad y arro­jo de los cri­mi­na­les, ha­ce que es­te de­li­to au­men­te con no­to­rie­dad la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad en vía pú­bli­ca. La gen­te, hoy, se sien­te ex­pues­ta cuan­do tran­si­ta por el Abu­rrá.

El pa­sa­do jue­ves se vi­ra­li­zó por las re­des otro ca­so de fle­teo, en Envigado. Se­gún los de­nun­cian­tes, y el vi­deo que pro­ba­ba el atra­co, en el ilí­ci­to par­ti­ci­pa­ron tres mo­to­ci­cle­tas de ba­jo ci­lin­dra­je. A di­fe­ren­cia de las mo­tos de gran po­der em­plea­das en ata­ques de si­ca­rios en el pa­sa­do, aho­ra son las mo­tos sen­ci­llas las más re­cu­rri­das por los asal­tan­tes que con ello bus­can mi­me­ti­zar­se en el tráfico ma­si­vo de es­tos vehícu­los en la ciu­dad. Ade­más, su uti­li­dad es­tá en que pue­den es­ca­bu­llir­se con ra­pi­dez en me­dio de los tran­co­nes, sin lla­mar la aten­ción por su ba­jo per­fil.

Pe­ro más que un diag­nós­ti­co, es­cri­bir es­te edi­to­rial de do­min­go tie­ne el áni­mo de que co­mien­ce una cam­pa­ña de­ci­di­da de com­ba­te de las au­to­ri­da­des a es­te de­li­to que po­ne en gra­ve ries­go la vi­da de las víc­ti­mas. En va­rios y la­men­ta­bles ca­sos, sus au­to­res han de­mos­tra­do es­tar dis­pues­tos a ja­lar el ga­ti­llo.

Hay que al­zar la voz y hay que usar es­ta eti­que­ta #No­mas­fle­teos pa­ra ha­cer sen­tir a los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad que la gen­te es­tá can­sa­da de te­ner que via­jar en sus vehícu­los con los vi­drios arri­ba, lle­na de mie­do y pro­cu­ran­do no por­tar per­te­nen­cias que la pon­gan en la mi­ra de de­lin­cuen­tes que pa­re­cen no te­mer a la reac­ción ofi­cial.

Me­de­llín y su área me­tro­po­li­ta­na tie­nen que lu­char de fren­te con­tra es­ta nue­va pla­ga de in­se­gu­ri­dad ur­ba­na

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.