DE­MOS EL SE­GUN­DO PA­SO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN PA­BLO CAR­DO­NA adie­lo123@gmail.com

No se tra­ta de per­do­nar mu­cho, sino siem­pre. Pa­ra Je­sús, la ley de la ven­gan­za que­da su­pe­ra­da por la ley del amor y del per­dón. Se­ten­ta ve­ces sie­te quie­re de­cir “per­do­nar sin lí­mi­tes”. Los nú­me­ros uti­li­za­dos por la pre­gun­ta de Pe­dro, y, so­bre to­do, por la res­pues­ta de Je­sús ha­blan de un “per­dón ili­mi­ta­do”. El pa­trón de es­ta res­pues­ta de Je­sús es la ven­gan­za. La con­tra­par­ti­da del prin­ci­pio pa­gano de la ven­gan­za sin lí­mi­tes es el prin­ci­pio cris­tiano del per­dón ili­mi­ta­do.

Si que­re­mos en­ten­der el prin­ci­pio bá­si­co de la vi­da cris­tia­na, te­ne­mos que es­tar ro­dea­dos por do­quier de al­go que fue el cen­tro de los men­sa­jes del “papa pá­rro­co”: el per­dón y la re­con­ci­lia­ción. Si nos lle­na­mos la bo­ca re­zan­do mu­chas ve­ces en el día la ora­ción del “Pa­dre Nues­tro”, pues nues­tro co­ra­zón y nues­tra men­te de­be es­tar lle­na de bon­dad y de mi­se­ri­cor­dia por do­quier. Si Dios nos ha per­do­na­do tan­to, ¿có­mo es po­si­ble que no­so­tros no per­do­ne­mos? Sig­ni­fi­ca­ría que no cree­mos en Dios. Por­que Dios es amor, y el amor de Dios ha­cia no­so­tros tie­ne un pri­mer y de­ci­si­vo com­po­nen­te que es el per­dón y la mi­se­ri­cor­dia.

Ac­tuar siem­pre así, es de­cir, res­pon­der a es­ta lla­ma­da del Se­ñor de “per­do­nar ili­mi­ta­da­men­te”, real­men­te no es na­da fá­cil. No es fá­cil por nues­tra du­re­za per­so­nal, que tien­de a afir­mar­se fren­te a los de­más y le cues­ta per­do­nar, y le pa­re­ce re­ba­jar­se al “dar el se­gun­do pa­so” de una re­con­ci­lia­ción y de un “en­cuen­tro” con aquel que me ha ofen­di­do, hu­yén­do­le a un ges­to de per­dón, que pue­de ser in­ter­pre­ta­do co­mo signo de de­bi­li­dad y de nue­vos ma­les, ten­dien­do más a la des­con­fian­za que a con­fiar.

Pe­ro no es na­da fá­cil tam­po­co por­que las re­la­cio­nes hu­ma­nas son muy com­ple­jas, y es cier­to que hay co­sas, que por mu­cho que se in­ten­te la re­con­ci­lia­ción es­ta re­sul­ta im­po­si­ble, y es cier­to tam­bién que hay co­sas en las cua­les con un ti­po de per­so­nas más va­le man­te­ner­se a dis­tan­cia por­que si no se­ría aún peor, y es cier­to que no siem­pre las rup­tu­ras son evi­ta­bles, co­mo por ejem­plo, cuan­do hay un jue­go de in­jus­ti­cias ha­cia los po­bres.

Pe­ro sea co­mo sea, lo que hay que ha­cer cons­tan­te­men­te es exa­mi­nar sin­ce­ra­men­te an­te Dios nues­tra ma­ne­ra de ac­tuar ha­cia los de­más, las ten­sio­nes y ene­mis­ta­des en las que es­ta­mos im­pli­ca­dos, nues­tros cri­te­rios de ac­tua­ción… y ver si ha­ce­mos lo que ten­dría­mos que ha­cer.

Es­te exa­men se­ría bueno que lo hi­cié­ra­mos a dos ni­ve­les: por un la­do, per­so­nas y si­tua­cio­nes con­cre­tas; por el otro la­do, con­si­de­ran­do glo­bal­men­te nues­tra ma­ne­ra ha­bi­tual de obrar. Y tan­to en un ca­so co­mo en el otro, mi­ran­do al in­te­rior de la co­mu­ni­dad cris­tia­na y mi­ran­do tam­bién a la otra gen­te con la que con­vi­vi­mos. La in­vi­ta­ción es­tá ser­vi­da, de­mos cuan­to an­tes “el se­gun­do pa­so”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.