MIEN­TRAS SE CAE A PE­DA­ZOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MAU­RI­CIO PÉ­REZ pe­rez­mau­ri­cio61@hot­mail.com

Tres lec­tu­ras re­cien­tes me han de­ja­do unas ideas o con­cep­tos más o me­nos cla­ros que se me en­tre­la­zan. No son por su­pues­to co­no­ci­mien­to úni­co que se pue­da de­ri­var de ellas, pues son li­bros ri­quí­si­mos y apa­sio­nan­tes que abun­dan en in­for­ma­ción, hi­pó­te­sis y pen­sa­mien­tos, pe­ro, co­mo di­go, se me en­tre­la­za­ron tres con­cep­tos.

En “De Ani­ma­les a Dio­ses”, de Yu­val Noah Ha­ra­ri, va que­dan­do cla­ro des­de el prin­ci­pio que en tér­mi­nos am­bien­ta­les el gé­ne­ro hu­mano, y más con­cre­ta­men­te la es­pe­cie Ho­mo Sa­piens a la que per­te­ne­ce­mos, po­co más o me­nos ha si­do una des­gra­cia am­bien­tal des­de que apa­re­ció por es­tos la­dos. Si bien pue­de ser su­je­to a de­ba­te, las prue­bas cir­cuns­tan­cia­les han ido de­mos­tran­do que don­de fui­mos lle­gan­do, en­tra­mos aca­ban­do has­ta con el ni­do de la pe­rra. Así pues que des­de que sa­li­mos de Áfri­ca y Asia, hay prue­bas de que tras nues­tra lle­ga­da fue­ron des­apa­re­cien­do ma­si­va­men­te es­pe­cies de ani­ma­les y plan­tas. So­mos una má­qui­na de ex­tin­ción. (Oja­lá fué­ra­mos tan efi­cien­tes pa­ra la ex­tin- ción de do­mi­nio de los bie­nes de tan­to ban­di­do, pe­ro bueno, eso es otro cuen­to). Ma­muts, ti­gres sa­ble, di­po­tro­don­tes, pe­re­zo­sos gi­gan­tes y una lar­ga lis­ta fue­ron ca­yen­do ba­jo nues­tro pu­ño (y pie­dra).

En “Ar­mas, Gér­me­nes y Ace­ro”, Ja­red Dia­mond ex­plo­ra có­mo el desa­rro­llo de las diferentes so­cie­da­des se ha da­do de for­ma de­sigual a raíz de la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos en los te­rri­to­rios don­de se es­ta­ble­cían. Nue­va­men­te, des­de que sa­li­mos de Áfri­ca y Asia, de­pen­dien­do de la re­gión don­de lle­gá­ra­mos y su dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos, así co­mo la po­si­bi­li­dad de do­mes­ti­ca­ción de es­tos, se pu­do des­truir más o me­nos. Fui­mos so­me­tien­do la na­tu­ra­le­za y crean­do cam­bios pro­fun­dos. Aca­ban­do con parte de ella y uti­li­zan­do otra. Que­da cla­ro, eso sí, que la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va hu­ma­na es si­mi­lar pa­ra to­dos pe­ro que la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llos “su­pe­rio­res” tie­ne mu­cho que ver con la ma- te­ria pri­ma a mano. Se le po­ne una car­ga de di­na­mi­ta de­fi­ni­ti­va a al­gu­nos ar­gu­men­tos ra­cis­tas. Cier­to es tam­bién que a me­di­da que las es­truc­tu­ras so­cia­les se fue­ron ha­cien­do más com­ple­jas y la suer­te de los pa­tro­nes cul­tu­ra­les se fue de­fi­nien­do, es­tos en­tra­ron a ju­gar un pa­pel im­por­tan­tí­si­mo en el pro­gre­so o atraso de las so­cie­da­des.

Y lle­gó fi­nal­men­te a “La era del desa­rro­llo sos­te­ni­ble”, de Je

ffrey Sachs, quién tra­ta del gran re­to que tie­ne la hu­ma­ni­dad ha­cia el fu­tu­ro. Uti­li­zan­do un tér­mino re­pe­ti­do en su libro, si se­gui­mos BAU ( bu­si­ness as

usual) o sea, si se­gui­mos co­mo va­mos, pues nos es­ta­mos pre­ci­pi­tan­do in­elu­di­ble­men­te al desas­tre. He­mos si­do tan exi­to­sos en so­me­ter la na­tu­ra­le­za, des­tru­yén­do­la de pa­so, y pro­creán­do­nos co­mo co­ne­jos en pri­ma­ve­ra que la Tie­rra va ca­mino a con­ver­tir­se, por fal­ta de ca­pa­ci­dad, en un te­rri­to­rio hos­til pa­ra la hu­ma­ni­dad.

Es cu­rio­so có­mo ese pa­trón de com­por­ta­mien­to ani­qui­la­dor que he­mos te­ni­do des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos se man­tie­ne a pe­sar de que aho­ra con­ta­mos con más ins­tru­men­tos de re­fle­xión y aná­li­sis. Sa­be­mos que nos acer­ca­mos al pre­ci­pi­cio, pe­ro so­mos tan­tos y sin una con­cien­cia co­lec­ti­va del asun­to, dis­traí­dos, preo­cu­pa­dos por ejem­plo en el ca­so de Colombia por ata­car­nos los unos a los otros, que me te­mo que se nos va a ha­cer de­ma­sia­do tar­de pa­ra ac­tuar

He­mos si­do tan exi­to­sos en so­me­ter la na­tu­ra­le­za, des­tru­yén­do­la, que la Tie­rra va ca­mino a con­ver­tir­se en un te­rri­to­rio hos­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.