EDI­TO­RIAL

“Lo re­la­cio­na­do con de­re­chos fun­da­men­ta­les y DIH en el acuer­do fi­nal (2016) de­be­rá ser cum­pli­do y res­pe­ta­do du­ran­te tres go­bier­nos. Se­gún las Farc, to­das las con­ce­sio­nes se ubi­can ba­jo esos pi­la­res”.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PA­RÍS

El pa­sa­do mes de ma­yo, el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca apro­bó un ac­to le­gis­la­ti­vo me­dian­te el cual se in­cor­po­ró un nue­vo ar­tícu­lo tran­si­to­rio a la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca. Bá­si­ca­men­te, el pro­pó­si­to era ase­gu­rar que, du­ran­te los tres pró­xi­mos pe­río­dos pre­si­den­cia­les com­ple­tos, los acuer­dos de paz fir­ma­dos por el ac­tual Go­bierno con la gue­rri­lla de las Farc tu­vie­ran es­ta­bi­li­dad ju­rí­di­ca y ga­ran­tías de cum­pli­mien­to, ci­ñén­do­se a las nor­mas de im­ple­men­ta­ción de­ri­va­das del mis­mo acuer­do.

Ese ac­to le­gis­la­ti­vo (el N° 02 de 2017) di­ce que, en con­cre­to, se­rán obli­ga­to­rios pa­rá­me­tros de in­ter­pre­ta­ción, va­li­dez y desa­rro­llo las nor­mas del Acuer­do que tra­ten so­bre De­re­cho In­ter­na­cio­nal Hu­ma­ni­ta­rio y de­re­chos fun­da­men­ta­les. El miér­co­les pa­sa­do la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, por vo­ta­ción fa­vo­ra­ble de los nue­ve ma­gis­tra­dos en Sa­la Ple­na, de­ci­dió que es­te ac­to le­gis­la­ti­vo es exe­qui­ble, que no sus­ti­tu­ye nor­mas ni prin­ci­pios bá­si­cos de la Cons­ti­tu­ción.

De in­me­dia­to, un te­ma de tan com­ple­ja ar­gu­men­ta­ción ju­rí­di­ca y de tan in­tere­sa­da uti­li­za­ción po­lí­ti­ca fue sim­pli­fi­ca­do a lo si­guien­te: du­ran­te 12 años, na­da de los acuer­dos con las Farc po­drá ser mo­di­fi­ca­do. Y, evi­den­te­men­te, del es­cue­to co- mu­ni­ca­do N° 51 de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal son po­cas las ra­zo­nes cons­ti­tu­cio­na­les de fon­do que pue­den ex­traer­se pa­ra com­pren­der la vía ar­gu­men­tal que per­mi­tió a los ma­gis­tra­dos arri­bar a la de­ci­sión que to­ma­ron. Bá­si­ca­men­te di­ce có­mo de­ben in­ter­pre­tar­se los tér­mi­nos “va­li­dez”, “obli­ga­ción”, “guar­dar cohe­ren­cia” y el “prin­ci­pio de es­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad”. Pa­ra, a ren­glón se­gui­do, de­jar sen­ta­do uno de los pun­tos más im­por­tan­tes que po­drán leer­se en la sen­ten­cia cuan­do es­ta sea di­vul­ga­da: “la Cor­te de­ter­mi­nó que la in­cor­po­ra­ción del Acuer­do (con las Farc) al or­de­na­mien­to ju­rí­di­co exi­ge su im­ple­men­ta­ción nor­ma­ti­va por los ór­ga­nos com­pe­ten­tes y de con­for­mi­dad con los pro­ce­di­mien­tos es­ta­ble­ci­dos por la Cons­ti­tu­ción”.

Es de­cir, el acuer­do con las Farc no en­tra al blo­que de cons­ti­tu­cio­na­li­dad ni tie­ne fuer­za ju­rí­di­co nor­ma­ti­va pro­pia, co­mo pre­ten­den sus ase­so­res le­ga­les y po­lí­ti­cos. Pa­ra que sus dis­po­si­cio­nes sean ju­rí­di­ca­men­te vin­cu­lan­tes, se re­quie­re que sean de­fi­ni­das co­mo tal por los ór­ga­nos com­pe­ten­tes: Con­gre­so, Go­bierno ejer­cien­do com­pe­ten­cias de­le­ga­das; y lue­go, exa­mi­na­das por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal.

Y es es­ta cor­te, pre­ci­sa­men- te, la que al fi­nal de cuen­tas va a te­ner el po­der de­ci­si­vo pa­ra ver si es­tos acuer­dos son o no in­to­ca­bles. Las ma­yo­rías po­lí­ti­cas en el Le­gis­la­ti­vo cam­bian al vai­vén de los go­bier­nos ele­gi­dos por las “ma­yo­rías mi­no­ri­ta­rias” que en Co­lom­bia vo­tan. Así el Con­gre­so dis­pon­ga cam­bios, es al fi­nal la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal la que de­fi­ne si se in­cor­po­ran o no al or­de­na­mien­to ju­rí­di­co.

Ob­via­men­te, que­da abier­ta la dis­cu­sión de si un even­tual -y re­mo­to, la ver­dad sea di­cha­pro­nun­cia­mien­to del pue­blo (cons­ti­tu­yen­te pri­ma­rio) tam­bién ten­dría ve­ta­do el po­der de ha­cer cam­bios en los acuer­dos. No obs­tan­te, es­ta vía, así es­té sien­do men­cio­na­da por fuer­zas po­lí­ti­cas de opo­si­ción, no pa­re­ce te­ner po­si­bi­li­da­des rea­les de ser con­vo­ca­da.

El pre­si­den­te San­tos, ob­via­men­te, ce­le­bró la de­ci­sión de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal co­mo “un es­pal­da­ra­zo” a su po­lí­ti­ca de paz y co­mo el aval de­fi­ni­ti­vo a la ju­ri­di­ci­dad de su im­ple­men­ta­ción nor­ma­ti­va. Pe­ro él sa­be me­jor que na­die que las nor­mas y el De­re­cho se for­man aten­dien­do las ma­yo­rías po­lí­ti­cas del mo­men­to. El pén­du­lo se mue­ve, y ha­blar de “acuer­dos ju­rí­di­ca­men­te blin­da­dos” es tan in­cier­to co­mo los pac­tos que los po­lí­ti­cos sus­cri­ben pa­ra lle­gar al man­do y con­ser­var el po­der

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.