¿Qué sig­ni­fi­ca que EE. UU. sal­ga de la Unes­co?

El Colombiano - - PORTADA - Por JU­LIÁN AMOROCHO BE­CE­RRA ELE­NA OS­PI­NA

El anun­cio de Es­ta­dos Uni­dos de re­ti­rar­se de la Unes­co se in­ter­pre­ta co­mo una mues­tra más de ais­la­mien­to.

El país más da­do al in­ter­ven­cio­nis­mo re­cién con­fir­mó su sa­li­da de la Unes­co, la en­ti­dad que pro­te­ge los mo­nu­men­tos y el pa­tri­mo­nio ma­te­rial del mun­do.

El anun­cio lo hi­zo la por­ta­voz del de­par­ta­men­to de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano, Heat­her Nauert, al acu­sar a la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (Unes­co en in­glés) de man­te­ner un “ses­go contra Is­rael”, que ade­más tam­bién aban­do­nó ayer es­ta mis­ma or­ga­ni­za­ción por con­si­de­rar­la an­ti­is­rae­lí.

Di­cha de­ci­sión se­rá efec­ti­va el 31 de di­ciem­bre de 2018, se­gún dic­tan las nor­mas.

El desacuer­do vie­ne des­de 2011, año en el que la Unes­co re­co­no­ció a Pa­les­ti­na co­mo una na­ción, ga­nán­do­se la mo­les­tia de Is­rael, con quien se sos­tie­ne un con­flic­to te­rri­to­rial des­de 1948 y de Es­ta­dos Uni­dos, sus alia­dos his­tó­ri­cos.

Sin em­bar­go, la go­ta que re­ba­só el va­so ca­yó en ju­lio, con la de­ci­sión de dar es­ta­tus de “zo­na pro­te­gi­da” pa­les­ti­na al cas­co an­ti­guo de He­brón, en Cis­jor­da­nia, un te­rri­to­rio de al­to va­lor re­li­gio­so pa­ra los ju­díos.

La di­rec­to­ra ge­ne­ral del or­ga­nis­mo, Iri­na Bo­ko­va, la­men­tó “pro­fun­da­men­te” la de­ci­sión. “En el mo­men­to en que la lucha contra el ex­tre­mis­mo vio­len­to pi­de una in­ver­sión re­no­va­da en edu­ca­ción y en diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral pa­ra pre­ve­nir el odio, es la­men­ta­ble que Es­ta­dos Uni­dos se re­ti­re”,

La po­si­ción del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Donald Trump, preo­cu­pa pe­ro no sor- pren­de, pues im­pli­ca un pa­so más ade­lan­te en la ten­den­cia del re­pu­bli­cano de ale­jar­se de la vi­gi­lan­cia in­ter­na­cio­nal que rea­li­za la ONU. Tam­po­co es un ca­mino iné­di­to pa­ra un man­da­ta­rio de ese país, pues en 1984, Ro­nald Rea­gan, uno de los mo­de­los a se­guir de Trump, tam­bién aban­do­nó la Unes­co.

“En­tra­mos en una nue­va era en las Na­cio­nes Uni­das: la era en que, cuan­do se dis­cri­mi­ne a Is­rael, ha­brá que asu- mir las con­se­cuen­cias”, se­ña­ló el em­ba­ja­dor is­rae­lí an­te la ONU, Danny Da­non.

Se­gún Nauert el ar­gu­men­to “fi­nan­cie­ro” pe­só a la ho­ra de de­ci­dir la sa­li­da de la ins­ti­tu­ción. “Te­ne­mos atra­sos de pa­go del or­den de 550 mi­llo­nes de dó­la­res. ¿Que­re­mos se­guir pa­gan­do más di­ne­ro” pa­ra una or­ga­ni­za­ción “an­ti-Is­rael?”, pre­gun­tó e in­sis­tió que es­ta es una nue­va aler­ta pa­ra bus­car un re­for­ma en pro­fun­di­dad de la ONU

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.