La gen­te, el po­der que le­van­ta a Mé­xi­co del 19/S

Aún hay es­tra­gos del sis­mo que de­jó 369 muer­tos. En lu­ga­res co­mo Jo­jutla, epi­cen­tro de la tra­ge­dia, los ci­vi­les tu­vie­ron que asu­mir la re­cu­pe­ra­ción.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por MA­RIA­NA ES­CO­BAR ROLDÁN REUTERS

Jo­jutla, el co­ra­zón del te­rre­mo­to que afec­tó a Mé­xi­co el pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre, se le­van­ta a tien­tas de la tra­ge­dia. Es­te po­bla­do, en el es­ta­do de Mo­re­los, re­ci­bió más que cual­quie­ra los efec­tos del sis­mo, y Li­lia­na Gu­tié­rrez, due­ña de una in­mo­bi­lia­ria allí, se asom­bra de la au­sen­cia del Es­ta­do en una re­cu­pe­ra­ción que los ci­vi­les se vie­ron obli­ga­dos a asu­mir.

“Jo­jutla era el cen­tro de to­do, el nú­cleo del abas­te­ci­mien­to de los pue­blos al­re­de­dor. Aho­ra, si vie­nes, no ves ni el 80 %: ne­go­cios, hos­pi­ta­les, ca­sas y es­cue­las des­trui­das; aba­rro­tes sin ali­men­tos y la po­bla­ción sin sa­ber có­mo to­do vol­ve­rá a ser igual que an­tes”, co­men­ta la ad­mi­nis­tra­do­ra, que vio des­de un fi­lo, con su au­to sal­tan­do por el mo­vi­mien­to de la tie­rra, có­mo una ga­so­li­ne­ra se ha­cía “chi­cle”, caían los edi­fi­cios y se le­van­ta­ba una nu­be blanca so­bre el mu­ni­ci­pio.

Los muer­tos en Jo­jutla fue­ron 73. Uno de ellos, una mu­jer, que Li­lia­na pre­fie­re de­jar sin nom­bre pa­ra no acre­cen­tar su do­lor. Ella, ami­ga de la fa­mi­lia, vi­vía an­gus­tia­da por no po­der te­ner hi­jos, has­ta que cin­co años de tra­ta­mien­to le per­mi­tie­ron te­ner una ni­ña. “Jus­to cuan­do con­si­guió a su be­bé, pa­só es­te te­rre­mo­to, que se lle­vó a la pe­que­ña y a la abue­la, los ma­yo­res te­so­ros de mi ami­ga. Aho­ra an­da se­da­da, con­so­lán­do­se con la idea de que sus dos amo­res es­tán en el cie­lo. Ima­gí­na­te su te­rror, su de­cep­ción”, cuen­ta.

En su fa­mi­lia no hu­bo pér­di­das hu­ma­nas, pe­ro sí ma­te­ria­les. La in­mo­bi­lia­ria se que­dó sin pan­ta­llas y sin equi­pos pa­ra vi­vien­da, pe­ro la in­fra­es­truc­tu­ra que­dó ser­vi­ble. Por eso, al ver que jus­to a un la­do, ba­jo el sol y el agua, los mé­di­cos vo­lun­ta­rios co­sían he­ri­das y es­ta­bi­li­za­ban a hi­per­ten­sos y a dia­bé­ti­cos, con­vir­tió el lo­cal en un hos­pi­tal im­pro­vi­sa­do, al que han lle­ga­do mé­di­cos por su cuen­ta y me­di­ca­men­tos do­na­dos, pe­ro nin­gu­na ayu­da del Ayun­ta­mien­to ni del Go­bierno Na­cio­nal.

“Hay unos hos­pi­ta­les que se les vino el te­cho aba­jo y a otros Pro­tec­ción Ci­vil les di­jo que no era se­gu­ro in­gre­sar, en­ton­ces en Jo­jutla es­tán aten­dien­do en las ca­lles, y so­lo ur­gen­cias ex­tre­mas, no dia­rreas, fie­bres, gri­pes o cri­sis ner­vio­sas”, con­ti­núa Li­lia­na, pa­ra quien ha si­do in­só­li­to que en esas cir­cuns­tan­cias no se ha­yan ha­bi­li­ta­do lu­ga­res pa­ra la muer­tos se re­gis­tra­ron en el mu­ni­ci­pio de Jo­jutla tras el sis­mo de 7,1 gra­dos.

aten­ción a pa­cien­tes. De he­cho, en su in­mo­bi­lia­ria, un so­lo mé­di­co, el doc­tor Ri­chard, ha lle­ga­do a aten­der has­ta a 170 per­so­nas en un so­lo día.

Cues­ta vol­ver a ca­sa

A lo an­te­rior se su­ma la in­cer­ti­dum­bre por sa­ber qué pa­sa­rá con las vi­vien­das. Aun­que el Go­bierno Na­cio­nal, a tra­vés de Pro­tec­ción Ci­vil, es­tá eva­luan­do las con­di­cio­nes de las ca­sas y en­tre­gan­do ayu­das eco­nó­mi­cas a quie­nes per­die­ron to­do, hay ca­sos de per­so­nas cu­yos arrien­dos te­nían un va­lor de un mi­llón de pe­sos me­xi­ca­nos (al­re­de­dor de 150.000 pe­sos co­lom­bia­nos) y el Es­ta­do so­lo les da 20 % de esa su­ma pa­ra bus­car un ho­gar. El pre­cio de los ali­men­tos aún no se es­ta­bi­li­za. Li­lia­na cuen­ta que el que­so pa­ra la so­pa de ají y to­ma­te, que a dia­rio le da a los mé­di­cos de la in­mo­bi­lia­ria, es­tá cos­tan­do tres ve­ces más de lo co­rrien­te, y las ayu­das (agua, en­la­ta­dos y fra­za­das, so­bre to­do) se en­tre­gan sin un or­den, por lo que hay fal­sos be­ne­fi­cia­rios o per­so­nas que so­li­ci­tan el pa­que­te va­rias ve­ces.

“El go­bierno real­men­te no ha pues­to un grano de arena pa­ra sub­sa­nar ese ti­po de pro­ble­mas. Le fal­ta mu­cho ir a lu­ga­res don­de ver­da­de­ra­men-

te se es­tá vi­vien­do es­te te­rror”, sos­tie­ne Li­lia­na, y agre­ga que le preo­cu­pa que hay es­cue­las fun­cio­nan­do sin el aval de Pro­tec­ción Ci­vil que per­mi­te sa­ber si son ap­tas pa­ra su fun­cio­na­mien­to.

El mis­mo te­mor tie­ne Ana Lu­cía Hill, pro­mo­to­ra de la ini­cia­ti­va me­xi­ca­na Yo soy Pro­tec­ción Ci­vil, que bus­ca ge­ne­rar ca­pa­ci­dad de pre­pa­ra­ción y de res­pues­ta en la gen­te fren­te a las emer­gen­cias na­tu­ra­les. Se­gún cuen­ta, en Ciu­dad de Mé­xi­co (don­de hu­bo 228 muer­tos y 200 in­mue­bles de­be­rán ser de­mo­li­dos) hay edi­fi­cios que si­guen acor­do­na­dos por las au­to­ri­da­des, por­que tie­nen fa­llas es­truc­tu­ra­les, pe­ro en los re­gis­tros de Pro­tec­ción Ci­vil apa­re­cen co­mo ap­tos pa­ra ha­bi­tar.

Hill re­co­no­ce que en el Go­bierno hay es­fuer­zos cla­ros pa­ra una pron­ta re­cu­pe­ra­ción de los lu­ga­res afec­ta­dos por el te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre, pe­ro le preo­cu­pa que el pro­ce­so se ace­le­re con me­di­das in­su­fi­cien­tes o su­per­fi­cia­les pa­ra

mos­trar re­sul­ta­dos, ya que el pró­xi­mo año hay elec­cio­nes re­gio­na­les y pre­si­den­cia­les en Mé­xi­co. Eso mis­mo, aña­de, pue­de re­pre­sen­tar ries­gos de co­rrup­ción (ro­bo de los re­cur­sos pa­ra re­cons­truir) fren­te a los que la so­cie­dad ci­vil ten­drá que es­tar vi­gi­lan­te.

Por úl­ti­mo, la ex­per­ta di­ce que te­men que to­dos los es­fuer­zos es­ta­ta­les es­tén orien­ta­dos a ayu­dar a aque­llas per­so­nas que no pue­den sa­lir ade­lan­te a me­nos de que sea con ayu­da del Go­bierno, cuan­do hay un por­cen­ta­je al­to, prin­ci­pal­men­te en Ciu­dad de Mé­xi­co, de per­so­nas que per­die­ron su ca­sa o su ne­go­cio, pe­ro que son de cla­se me­dia y no exis­ten me­ca­nis­mos pa­ra ten­der­les una mano, pe­se a que ca­re­cen de su pa­tri­mo­nio

FO­TO

En Jo­jutla, Mo­re­los, se con­cen­tró la ma­yor can­ti­dad de da­ños por el te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre. Li­lia­na Gu­tié­rrez pres­tó su in­mo­bi­lia­ria pa­ra que mé­di­cos vo­lun­ta­rios aten­die­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.