Un mal amor tam­bién le afec­ta la sa­lud y el co­ra­zón.

Se su­man las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre có­mo las emo­cio­nes tie­nen re­per­cu­sio­nes en la sa­lud.

El Colombiano - - PORTADA - Por HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ ESTEBAN PA­RÍS

Es me­jor es­tar so­lo que mal acom­pa­ña­do re­za el ada­gio po­pu­lar. Y al pa­re­cer la evi­den­cia cien­tí­fi­ca lo res­pal­da, un mal amor, una au­sen­cia re­pen­ti­na o una sen­sa­ción de in­sa­tis­fac­ción an­te una re­la­ción afec­tan el co­ra­zón y el sue­ño de for­ma ne­ga­ti­va.

Un tra­ba­jo en el que se ana­li­zó la ca­li­dad del sue­ño de 443 es­tu­dian­tes de en­tre 18 a 25 años, ade­lan­ta­do por el gru­po de in­ves­ti­ga­ción en neu­ro­cien­cias de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio (Neu­ros) y pu­bli­ca­do en la re­vis­ta de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, en­con­tró que los que tie­nen ras­gos ob­se­si­vos o for­mas de ape­go te­me­ro­so en sus re­la­cio­nes amo­ro­sas re­por­tan con ma­yor fre­cuen­cia sen­sa­cio­nes ne­ga­ti­vas al des­per­tar.

El doc­tor Car­los Ma­rio Eche­ve­rría Pa­la­cio, re­si­den­te de Neu­ro­pe­dia­tría de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia, quien par­ti­ci­pó en la in­ves­ti­ga­ción, ase­gu­ra que es­te es un es­tu­dio de aso­cia­ción no de cau­sa­li­dad, por tan­to los in­ves­ti­ga­do­res no pue­den ase­gu­rar qué cau­sa qué, sino que en­con­tra­ron una re­la­ción en­tre ma­los há­bi­tos de sue­ño y re­la­cio­nes amo­ro­sas in­sa­tis­fac­to­rias.

64 % de los es­tu­dian­tes en­cues­ta­dos pre­ci­sa­ron es­tar en una re­la­ción, aun­que no acla­ra­ron en qué ti­po.

Eche­ve­rría agre­ga: “Las per­so­nas que es­ta­ban más sa­tis­fe­chas con su re­la­ción dor­mían me­jor, mien­tras que las que te­nían ras­gos ob­se­si­vos u otro ti­po de per­cep­cio­nes ne­ga­ti­vas de su pa­re­ja ma­ni­fes­ta­ron te­ner una peor ca­li­dad del sue­ño”.

Pa­ra esto se in­da­gó so­bre la si­tua­ción sen­ti­men­tal y los há­bi­tos noc­tur­nos de es­tu­dian­tes de me­di­ci­na, psi­co­lo­gía, fi­sio­te­ra­pia, te­ra­pia ocu­pa­cio­nal y fo­no­au­dio­lo­gía.

Ca­da uno con­tes­tó un cues­tio­na­rio que in­cluía pre­gun­tas so­bre qué tan enamo­ra­do es­ta­ba, qué tan­ta atrac­ción sen­tía, qué tan sa­tis­fe­cho es­ta­ba con la re­la­ción, en­tre otras re­la­cio­na­das con los ras­gos ob­se­si­vos y for­mas de ape­go, pa­ra ver qué tan ob­se­sio­na­da se sen­tía la per­so­na por su pa­re­ja y si pre­sen­ta­ba un ape­go se­gu­ro, te­me­ro­so, evi­ta­ti­vo o preo­cu­pa­do.

Ade­más, se les en­tre­gó un dia­rio del sue­ño que de­bían di­li­gen­ciar du­ran­te una se­ma­na

“Es im­pe­ra­ti­vo es­tu­diar qué re­per­cu­sio­nes tie­nen las emo­cio­nes y el ci­clo sue­ño-vi­gi­lia en la sa­lud. CAR­LOS MA­RIO ECHE­VE­RRÍA Mé­di­co Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia

en­tre los pri­me­ros cin­co mi­nu­tos des­pués de des­per­tar­se, pa­ra re­gis­trar si ha­bían te­ni­do buen o mal sue­ño o sen­sa­cio­nes ne­ga­ti­vas al le­van­tar­se.

Tam­bién de­bían re­por­tar la fre­cuen­cia de uso de al­cohol, ci­ga­rri­llos, be­bi­das ener­gé­ti­cas, ma­rihua­na, co­caí­na y otras sus­tan­cias psi­coac­ti­vas du­ran­te los sie­te días de ob­ser­va­ción, así co­mo el nú­me­ro de ho­ras que dor­mían y las ho­ras re­que­ri­das pa­ra sen­tir­se des­can­sa­dos, en­tre otros as­pec­tos.

El sín­do­me del co­ra­zón ro­to

Con el tiem­po se de­tec­tan más re­la­cio­nes en­tre las emo­cio­nes y la sa­lud hu­ma­na.

Otro sín­dro­me ha si­do re­cien­te­men­te des­cri­to co­mo el del co­ra­zón ro­to. La an­gus­tia emo­cio­nal por la muer­te de un ser ama­do pue­de desatar­lo y es una afec­ción que ata­ca des­pro­por­cio­nal­men­te a las mu­je­res y pue­de ser fa­tal.

In­ves­ti­ga­do­res ja­po­ne­ses fue­ron los pri­me­ros en des­cri­bir es­ta en­fer­me­dad en 1990. Lo lla­ma­ron Ta­kot­su­bo, que sig­ni­fi­ca “va­si­ja pa­ra atra­par pul­pos”, por la for­ma en la que un co­ra­zón afec­ta­do se ve en los es­tu­dios.

“Un ‘co­ra­zón ro­to’ en reali­dad es un even­to en el que es­te ór­gano de­ja de fun­cio­nar nor­mal­men­te y es sus­cep­ti­ble de anor­ma­li­da­des en el rit­mo car­dia­co”, di­jo el doc­tor Mark Crea­ger, di­rec­tor del Cen­tro Car­día­co y Vas­cu­lar Dart­mouth-Hitch­cock en New Ham­ps­hi­re y ex­pre­si­den­te de Ame­ri­can Heart As­so­cia­tion (Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Co­ra­zón).

Es­te ra­ro cua­dro mé­di­co lo pue­de ata­car in­clu­so si us­ted es­tá sa­lu­da­ble.

Las mu­je­res son más pro­pen­sas que los hom­bres a ex­pe­ri­men­tar el do­lor re­pen­tino e in­ten­so en el pe­cho, la reac­ción a un au­men­to de las hor­mo­nas del es­trés, que pue­de ser cau­sa­do por un even­to emo­cio­nal­men­te es­tre­san­te.

Po­dría ser la muer­te de un ser que­ri­do o un di­vor­cio, rup­tu­ra o se­pa­ra­ción fí­si­ca, trai­ción o re­cha­zo ro­mán­ti­co. In­clu­so po­dría su­ce­der des­pués de una no­ti­cia sor­pren­den­te co­mo ga­nar­se la lotería.

Ya sea que ha­blen ar­me­nio o man­da­rín, las per­so­nas de to­do el mun­do usan las mis­mas imá­ge­nes de do­lor fí­si­co pa­ra des­cri­bir un co­ra­zón ro­to, que per­ci­ben co­mo aplas­tan­te y pa­ra­li­zan­te. No es so­lo una me­tá­fo­ra de un golpe emo­cio­nal. El do­lor so­cial pue­de pro­vo­car el mis­mo ti­po de an­gus­tia que un có­li­co de es­tó­ma­go o un hue­so ro­to.

Al con­tra­rio, un to­que amo­ro­so es su­fi­cien­te pa­ra cam­biar to­do. Ja­mes Coan, un neu­ro­cien­tí­fi­co de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia, reali­zó ex­pe­ri­men­tos en 2006 en los que dio una des­car­ga eléc­tri­ca a los to­bi­llos de mu­je­res en re­la­cio­nes fe­li­ces y com­pro­me­ti­das. Las prue­bas re­gis­tra­ron su an­sie­dad an­tes y el ni­vel de do­lor du­ran­te las cri­sis.

Lue­go se sor­pren­die­ron de nue­vo, es­ta vez sos­te­nien­do la mano de su aman­te. El mis­mo ni­vel de elec­tri­ci­dad pro­du­jo una res­pues­ta neu­ro­nal sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más ba­ja en to­do el cerebro. Lo que in­di­ca que si man­tie­ne una re­la­ción sa­na, su­je­tar la mano de su com­pa­ñe­ro es su­fi­cien­te pa­ra ali­viar su res­pues­ta al es­trés, me­jo­rar su sa­lud y sua­vi­zar el do­lor fí­si­co.

En re­la­cio­nes pro­ble­má­ti­cas, es­te efec­to pro­tec­tor no ocu­rrió.

Así que an­tes de aven­tu­rar­se en una re­la­ción com­pli­ca­da ten­ga en cuentas las re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas en su sa­lud. Al fin de cuentas, el mal de amo­res sí exis­te

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.