Ex­ce­so de dul­ce pue­de ser amar­go

El nú­me­ro de ni­ños con obe­si­dad ha au­men­ta­do 10 ve­ces en los úl­ti­mos 40 años, se­gún la OMS. Les es­ta­mos dan­do una bom­ba de azú­car.

El Colombiano - - PORTADA - Por HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ ELE­NA OSPINA

Las bom­bas de azú­car que con­su­men los ni­ños, en es­pe­cial en Halloween, es­tán lle­van­do a la po­bla­ción in­fan­til al so­bre­pe­so. Pre­sen­ta­mos re­co­men­da­cio­nes de sa­lud.

Cuan­do su hi­jo lo mi­ra con esos ojos gran­des y le pi­de una ga­lle­ta, es di­fí­cil de­cir­le que no. Es­pe­cial­men­te si cum­plir­le ese an­to­jo pue­de evi­tar una in­có­mo­da es­ce­na de llan­to en pú­bli­co. Esa go­lo­si­na lo man­tie­ne fe­liz y tran­qui­lo y com­pla­cer­lo pa­re­ce un ac­to inocen­te.

Y si no es un con­fi­te lo que quie­re, sino un ce­real azu­ca­ra­do pa­ra el desa­yuno o un he­la­do des­pués del al­muer­zo o esos dul­ces que re­co­gió en su ca­la­ba­za es­te Halloween, ¿ có­mo ne­gar­le ese pla­cer in­fan­til? Des­pués de to­do, us­ted quie­re ser un buen pa­dre y esto im­pli­ca ha­cer fe­liz a su hi­jo.

Pa­re. Píen­se­lo nue­va­men­te. Más que las gra­sas, aho­ra son bien co­no­ci­das las con­se­cuen­cias que esa pe­que­ña bom­ba de azú­car pue­de te­ner en los ni­ños.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­mien­da que los azú­ca­res pre­sen­tes en las co­mi­das de los me­no­res de edad no apor­ten más del 5% de las ca­lo­rías dia­rias, es de­cir, de tres a cua­tro cu­cha­ra­das. Ni un gra­mo más. El pro­ble­ma es que una so­la mal­tea­da de cho­co­la­te ya su­po­ne un 9,1% de lo que de­be­rían in­ge­rir a dia­rio.

Aun­que us­ted crea que la pa­ta­le­ta de su hi­jo es fru­to de la ne­ce­si­dad que tie­ne de al­go dul­ce, esto es un tru­co. Joha­na Co­rrea, en­do­cri­nó­lo­ga pe­diá­tri­ca y maes­tra de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, ase­gu­ra que los ni­ños lo que re­quie­ren son gra­sas, pro­teí­nas y car­bohi­dra­tos.

Den­tro de es­tos úl­ti­mos, más que los azú­ca­res sim­ples, lo que ellos ne­ce­si­tan es car­bohi­dra­tos com­ple­jos que se en­cuen­tran en la pa­pa, el arroz, el pan, las are­pas y en las fru­tas y las ver­du­ras.

Al­gu­nas pu­bli­ca­cio­nes re­le­van­tes so­bre es­te te­ma, en par­ti­cu­lar de la OMS, la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO) y el World Can­cer Re­search Fund, con­cuer­dan en que los fac­to­res más im­por­tan­tes que pro­mue­ven el au­men­to de pe­so en adul­tos y ni­ños, así co­mo en­fer­me­da­des co­mo dia­be­tes, en­fer­me­da­des car­día­cas y co­les­te­rol al­to son el con­su­mo ele­va­do de pro­duc­tos de ba­jo va­lor nu­tri­cio­nal y con­te­ni­do al­to de azú­car, gra­sa y sal. Por ejem­plo, los he­la­dos. A es­ta in­ges­ta ha­bi­tual de “snacks” se su­ma la ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­su­fi­cien­te. Es­ta es la re­ce­ta de la obe­si­dad.

Es im­por­tan­te en­ten­der que un ni­ño “gor­di­to”, “re­pues­ti­co” y “ro­za­gan­te”, no es si­nó­ni­mo de al­guien bien ali­men­ta­do y sano. Se con­si­de­ra que un ni­ño es obe­so cuan­do su­pera el 20 por cien­to de su pe­so ideal. Lo alar­man­te es que los ni­ños obe­sos tien­den a se­guir te­nien­do ex­ce­so de pe­so en la edad adul­ta.

Dul­ce ten­ta­ción

Un ju­go de ca­ja pa­ra la me­rien­da, otras ga­lle­tas por la tar­de y la tor­ta de cum­plea-

ños del com­pa­ñe­ri­to del co­le­gio se acu­mu­lan en el cuer­po rá­pi­da­men­te, y es­tas go­lo­si­nas apa­ren­te­men­te ino­cuas ge­ne­ran un efec­to mu­cho peor de lo que ima­gi­na. Aun­que la len­gua tie­ne cin­co ti­pos de re­cep­to­res pa­ra dul­ce, sa­la­do, áci­do, amar­go y uma­mi (con­si­de­ra­do el quin­to sa­bor y pre­sen­te en for­ma na­tu­ral, por ejem­plo, en el que­so par­me­sano), ¿ha no­ta­do que hay per­so­nas más de­pen­dien­tes del sa­bor dul­ce que de los otros cua­tro? Esto se de­be al fe­nó­meno de “adap­ta­ción del pa­la­dar”, ex­pli­ca­do por Co­rrea. En los pri­me­ros cin­co años el pa­la­dar de los hu­ma­nos se acos­tum­bra a los ali­men­tos que le ofre­cen: “En es­tas pri­me­ras eta­pas de desa­rro­llo del ni­ño se le de­be adap­tar a las co­mi­das más im­por­tan­tes, las más nu­tri­ti­vas, y no ex­po­ner­los a los dul­ces. Que pre­do­mi­ne el con­su­mo de fru­tas y en­sa­la­das pues en es­ta edad ellos se acos­tum­bran a lo que uno les dé. Esos pri­me­ros años hay que tra­tar de evi­tar el dul­ce. Dar­les dos o má­xi­mo tres ve­ces a la se­ma­na pa­ra evi­tar que su pa­la­dar desa­rro­lle atrac­ción por es­tos sa­bo­res”.

Esto le evi­ta­rá más de un be­rrin­che des­pués de los cin­co años, pues, se­gún Co­rrea, “de es­ta ma­ne­ra el ni­ño no ten­drá el há­bi­to del dul­ce y no lo pe­di­rá de for­ma cons­tan­te”.

En los se­ten­ta se cul­pa­ba al con­su­mo de gra­sa de la obe­si­dad y los pro­ble­mas del co­ra­zón, lo que fo­men­tó el con­su­mo de pro­duc­tos ba­jos en gra­sa. El pro­ble­ma es que, pa­ra man­te­ner el mis­mo sa­bor, la in­dus­tria ali­men­ta­ria au­men­tó el azú­car en los pro­duc­tos que lle­ga­ban a las me­sas. Un error costoso.

Co­mo re­sul­ta­do de es­te cam­bio, los adul­tos, por lo me­nos en Es­ta­dos Uni­dos, han au­men­ta­do su in­ges­ta de azú­car en un 30% du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das.

En Co­lom­bia no hay una me­di­ción cla­ra so­bre el ni­vel de azú­car adi­cio­na­da a la co­mi­da que con­su­men las per­so­nas. Sin em­bar­go, de acuer­do a la apro­xi­ma­ción que hi­zo un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton en San Luis y la Uni­ver­si­dad de Sao Pau­lo, en el país es­te so­bre­pa­sa lo re­co­men­da­do por la OMS, por­que en pro­me­dio se in­gie­re el 15,1 %.

Aun­que evi­tar dul­ces, mal­va­vis­cos y ga­seo­sas pue­de pa­re­cer ob­vio pa­ra al­gu­nos pa­dres, no es tan sim­ple. Si us­ted com­pra en la tien­da de la es­qui­na es pro­ba­ble que es­té co­mien­do azú­car in­ne­ce­sa­ria.

Da­vid Fer­nan­do López

Da­za, je­fe de la Fun­da­ción Uni­ver­si­ta­ria de Cien­cias de la Sa­lud (Fucs) del gru­po hos­pi­ta­la­rio de San Jo­sé, ase­gu­ra que en el país el pro­ble­ma del azú­car aña­di­do por un la­do vie­ne de los ali­men­tos pro­ce­sa­dos y, por otro, de la gran can­ti­dad de es­te que se le ad­hie­re a los ali­men­tos ca­se­ros co­mo ju­gos, ce­rea­les azu­ca­ra­dos o be­bi­das acho­co­la­ta­das.

López cuen­ta que los azú­ca­res per­ju­di­cia­les son los agre­ga­dos a los ali­men­tos y be­bi­das cuan­do se pro­ce­san o pre­pa­ran. Es­tos es­tán en ali­men­tos co­mo go­lo­si­nas, ga­seo­sas, be­bi­das de­por­ti­vas y pro­duc­tos em­pa­que­ta­dos. Pe­ro, in­si­dio­sa­men­te, tam­bién se ha­llan en sal­sas pa­ra pas­ta y con­di­men­tos co­mo sal­sa de to­ma­te y ade­re­zos pa­ra en­sa­la­das.

El tér­mino “agre­ga­do” es cla­ve, por­que hay otros azú­ca­res que se en­cuen­tran na­tu­ral­men­te en ali­men­tos sa­lu­da­bles y nu­tri­ti­vos, co­mo la le­che y las fru­tas que tam­bién con­tie­nen fi­bra y otros nu­trien­tes.

El ex­ce­so

Al­re­de­dor del 80% de los 600,000 ali­men­tos em­pa­que­ta­dos que se pue­den com­prar en Es­ta­dos Uni­dos tie­nen edul­co­ran­tes ca­ló­ri­cos y azú­car ex­tra, se­gún el doc­tor Ro­bert Lus­tig, quien ha pa­sa­do los úl­ti­mos 19 años tra­tan­do la obe­si­dad in­fan­til. Su voz se le­van­tan en contra de es­te fe­nó­meno en su libro Fat Chan­ce: La ver­dad ocul­ta so­bre el azú­car, la obe­si­dad y la en­fer­me­dad.

En entrevista con el pe­rió­di­co in­glés The Guar­dian, ase­gu­ró que “el con­su­mo dia­rio de fruc­to­sa se ha du­pli­ca­do en los úl­ti­mos 30 años en ese país, un pa­trón tam­bién ob­ser­va­ble, aun­que no idén­ti­co en Gran Bre­ta­ña, Ca­na­dá, Ma­la­sia, In­dia, en to­do el mun­do desa­rro­lla­do y en desa­rro­llo”. Así que el con­su­mo mun­dial de azú­car se ha tri­pli­ca­do en los úl­ti­mos años, mien­tras que la po­bla­ción so­lo se ha du­pli­ca­do. La pan­de­mia de la obe­si­dad tie­ne sen­ti­do.

Se­gún Luz He­le­na Mo­reno, pe­dia­tra de gru­po EMI, “los azú­ca­res aña­di­dos au­men­tan el ex­ce­so de ener­gía y re­du­cen la den­si­dad de nu­trien­tes en nues­tras die­tas”.

¿Qué ha­cer?

Aun­que la obe­si­dad in­fan­til se ha in­cre­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te, in­ves­ti­ga­do­res de las Uni­ver­si­da­des de Ca­li­for­nia en San Fran­cis­co y de Tou­ro son op­ti­mis­tas pues si­guie­ron de cer­ca a 43 ni­ños con so­bre­pe­so y des­cu­brie­ron que la re­duc­ción del con­su­mo de azú­car, in­clu­so man­te­nien­do la mis­ma can­ti­dad de ca­lo­rías y de co­mi­da cha­ta­rra co­mo las pa­pas fri­tas, con­du­jo a una re­duc­ción dra­má­ti­ca en 10 días.

Así que es po­si­ble que el ni­ño que tie­ne so­bre­pe­so en es­te mo­men­to me­jo­re su con­di­ción de sa­lud si re­du­ce o eli­mi­na el azú­car de su die­ta.

La res­pon­sa­bi­li­dad de la ali­men­ta­ción de su hi­jo es so­lo su­ya. No ce­da fá­cil­men­te a los ca­pri­chos del ni­ño. Si su hi­jo le pi­de una ba­rra de man­te­qui­lla, nun­ca di­ría que sí. Es­tá lle­na de gra­sa, lo que us­ted des­co­no­ce es que un ju­go de ca­ja, co­mo el que le em­pa­ca en la lon­che­ra, equi­va­le a dar­le un cuar­to de esa mar­ga­ri­na.

Por lo tan­to, la pró­xi­ma vez que es­té en una fies­ta de cum­plea­ños y su hi­jo le pi­da otra bo­la de he­la­do o ma­ña­na, cuan­do su hi­jo quie­ra con­su­mir las bol­sas de dul­ces que re­co­gió, re­cuer­de que la fe­li­ci­dad tem­po­ral que sien­te hoy po­dría lle­var a pro­ble­mas de sa­lud en el fu­tu­ro.

Cuan­do es­cu­che “tri­qui, tri­qui, Halloween”, quie­ro dul­ces pa­ra mí” no se asus­te. No se tra­ta de prohi­bir el dul­ce, es cues­tión de re­gu­lar.

Co­rrea le re­co­mien­da a las fa­mi­lias que dis­fru­ten y re­co­jan los dul­ces con los ni­ños. Pe­ro lue­go, cla­si­fi­que lo re­ci­bi­do, re­vi­sen sus fe­chas de ven­ci­mien­to y los guar­den pa­ra dis­tri­buir­los en va­rias se­ma­nas. El pro­ble­ma no es la co­mi­da en sí, sino la can­ti­dad y la fre­cuen­cia en que se co­me

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.