Bru­se­las, el nue­vo es­tra­do del li­de­raz­go ca­ta­lán tras des­ti­tu­ción

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por MA­RIA­NA ES­CO­BAR ROLDÁN AFP

Car­les Puig­de­mont ha­bría via­ja­do a Bél­gi­ca, don­de fla­men­cos tam­bién pi­den se­pa­rar­se.

El lu­nes era un día cla­ve pa­ra com­pren­der có­mo asu­mió su des­ti­tu­ción el ga­bi­ne­te del ex­li­der ca­ta­lán Car­les Piug­de­mont. Se­gún el re­por­te de las agencias Efe y Afp, ni él ni sus con­se­je­ros lle­ga­ron ayer al pues­to de tra­ba­jo, la ban­de­ra es­pa­ño­la on­dea­ba en los edi­fi­cios pú­bli­cos de Bar­ce­lo­na y la po­li­cía ca­ta­la­na (los Mos­sos d’Es­qua­dra) acep­tó re­ti­rar la pro­tec­ción a cier­tos miem­bros del go­bierno ce­sa­do, aun­que el por­tal web ca­ta­lán se­guía mos­tran­do las fo­to­gra­fías de di­chos fun­cio­na­rios.

To­da­vía no es cla­ro si ellos se­rán impu­tados por los de­li­tos de re­be­lión, se­di­ción y mal­ver­sa­ción de fon­dos, pe­ro se­gún pu­die­ron con­fir­mar es­tas agencias con el Go­bierno de Es­pa­ña, Puig­de­mont via­jó a Bru­se­las des­de Mar­se­lla (sur de Fran­cia) con cin­co ex­con­se­je­ros de su ex­ga­bi­ne­te: los que ocu­pa­ban las car­te­ras de Go­ber­na­ción, Me­rit­xell Bo­rràs; Sa­lud, An­to­ni Co­mín; In­te­rior, Joa­quim Forn; Tra­ba­jo y Asun­tos So­cia­les, Do­lors Bas­sa: y Agri­cul­tu­ra, Ga­na­de­ría, Pes­ca y Ali­men­ta­ción, Me­rit­xell Se­rret.

Ele­gir co­mo des­tino a Bél­gi­ca no es for­tui­to. El se­cre­ta­rio de Estado bel­ga pa­ra la In­mi­gra­ción, Theo Franc­ken, miem­bro tam­bién de los na­cio­na­lis­tas fla­men­cos (mo­vi­mien­to que bus­ca la in­de­pen­den­cia de la re­gión de Flan­des), di­jo que Puig­de­mont po­día pe­dir “asi­lo po­lí­ti­co” en Bél­gi­ca, aun­que ho­ras des­pués, el pri­mer mi­nis­tro del país, Char­les Mi­chel, afir­mó que des­co­no­cía esa pro­pues­ta.

Pa­ra Ja­vier Ga­ray, do­cen­te in­ter­na­cio­na­lis­ta de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do, aún no es cla­ro si ese via­je se tra­ta de una mo­vi­da po­lí­ti­ca en el mar­co del con­tex­to eu­ro­peo, don­de va­rios mo­vi­mien­tos se­pa­ra­tis­tas se han alen­ta­do con las úl­ti­mas ac­cio­nes de Ca­ta­lu­ña, o si lo que se bus­ca es re­du­cir las ten­sio­nes in­ter­nas en Es­pa­ña.

El via­je, ade­más, su­ma

nue­vas con­fu­sio­nes a las ya exis­ten­tes por la fal­ta de cla­ri­dad de Puig­de­mont res­pec­to a la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia y la aco­gi­da o no de las de­ci­sio­nes del Go­bierno es­pa­ñol. “Con el so­lo he­cho de huir a Bél­gi­ca pa­re­cie­ra que Puig­de­mont di­ce que no hay pro­ce­so de in­de­pen­den­cia, aun­que hay par­te del ga­bi­ne­te que si­gue re­si­si­tién­do­se. Uno no sa­be el es­ta­tus del pro­ce­so”, ase­ve­ra.

En cuan­to a la in­ter­na­cio­na-

li­za­ción del te­ma ca­ta­lán, Ga­ray di­ce que des­de el pri­me­ro de octubre, cuan­do nu­me­ro­sos paí­ses, en­tre los que es­tá Co­lom­bia, die­ron su apo­yo a Es­pa­ña, hu­bo una cla­ra po­si­ción de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Aho­ra, pe­se a te­ner pro­ce­sos se­pa­ra­tis­tas en sus paí­ses, na­die en Eu­ro­pa quie­re crear un an­te­ce­den­te de apo­yo a Ca­ta­lu­ña, que lue­go des­en­ca­de­ne cri­sis in­ter­nas, a lo que se su­man fuer­tes re­sis­ten­cias de las Na-

cio­nes Uni­das pa­ra apro­bar cam­bios abrup­tos de fron­te­ra.

A esa idea se su­ma Miguel Mar­tí­nez, di­rec­tor de la lí­nea Eu­ro­pa del Ex­ter­na­do. El mis­mo pro­ce­so ca­ta­lán ha­ce que pier­da le­gi­ti­mi­dad an­te los ojos del mun­do, en la me­di­da en que “no se in­de­pen­di­zó de un estado opre­sor ni per­dió sus li­ber­ta­des”, por lo que con­si­de­ra que el mo­vi­mien­to se­ce­sio­nis­ta es­tá cons­trui­do so­bre ra­di­ca­lis­mos

FOTO

La ofi­ci­na de Ca­ta­lu­ña en Bru­se­las, ca­pi­tal de Bél­gi­ca, fue la úni­ca que no ce­rró en Eu­ro­pa lue­go de la de­cla­ra­ción del artículo 155. En esa ciu­dad es­ta­ría pro­te­gi­do Car­les Puig­de­mont.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.