DEPORTES

Ya la cuo­ta en los equi­pos lo­ca­les es ba­ja. En Na­cio­nal, por ejem­plo, al­ter­nan en la ti­tu­lar Agui­lar, Ren­te­ría y Cues­ta.

El Colombiano - - PORTADA - Por JU­LIO CÉ­SAR ACOS­TA V.

¿Ju­ga­do­res pai­sas ce­den pro­ta­go­nis­mo en el fút­bol na­cio­nal?

En la dé­ca­da de los ochen­ta y los no­ven­ta el fut­bo­lis­ta an­tio­que­ño era el más ape­te­ci­do en el país. Na­cio­nal, Me­de­llín y las se­lec­cio­nes de Co­lom­bia, por ejem­plo, sus­ten­ta­ban sus ba­ses en el ta­len­to de es­ta re­gión.

La afi­ción re­cuer­da dos te­mas pun­ta­les de 1989: el oc­ta­vo lu­gar del com­bi­na­do pa­trio ju­ve­nil en el Mun­dial de Ara­bia Sau­di­ta y el pri­mer tí­tu­lo del país en Co­pa Li­ber­ta­do­res con Atlé­ti­co Na­cio­nal.

En la nó­mi­na de Ara­bia hu­bo nue­ve pai­sas: Gio­van­ni Ca­sian­ni, Víc­tor Ma­ru­lan­da, Ro­bei­ro Moreno, Gustavo Res­tre­po, Die­go Oso­rio, Carlos Jiménez, Mar­tín Vé­lez, Carlos Cas­tro y Wil­son Da­no­bis Mu­ñoz, di­ri­gi­dos por Juan José Pe­láez, tam­bién de es­ta tie­rra.

En la plan­ti­lla cam­peo­na de la Li­ber­ta­do­res, nue­ve de los on­ce ti­tu­la­res fue­ron an­tio­que­ños: Re­né Hi­gui­ta, John Jai­ro Car­mo­na, Luis Carlos Pe­rea, An­drés Es­co­bar, Gil­dar­do Gó­mez, Leo­nel Ál­va­rez, Luis Al­fon­so Fa­jar­do, Jai­me Arango y John Jai­ro Tré­llez.

Lue­go, en los años 90 y 94, las se­lec­cio­nes Co­lom­bia de ma­yo­res que com­pi­tie­ron en las eli­mi­na­to­rias y los mun­dia­les de Ita­lia y Es­ta­dos Uni­dos, y que tu­vie­ron gran pro­ta­go­nis­mo, te­nían ma­yo­ría de ju­ga­do­res de An­tio­quia.

Fue­ron épo­cas en las que, ade­más de los an­te­rio­res, Luis Fernando He­rre­ra, León Vi­lla, Ga­briel Jai­me Gó­mez, Carlos Ma­rio Ho­yos, Her­mán Ga­vi­ria, Víc­tor Hu­go Aris­ti­zá­bal y Mau­ri­cio Ser­na, en­tre otros, se pa­sea­ban por el mun­do ha­cien­do que­dar bien el fút­bol co­lom­biano.

Hoy, con preo­cu­pa­ción, se ve la es­ca­sez de an­tio­que­ños en los equi­pos de la Pri­me­ra A. Na­cio­nal, el gran pro­mo­tor del crio­llis­mo y del apo­yo al fut­bo­lis­ta de la tie­rra, so­lo cuen­ta con 4: Ca­mi­lo Zú­ñi­ga, An­drés Ren­te­ría, Carlos Cues­ta y Fe­li­pe Agui­lar, de los cua­les los 3 úl­ti­mos al­ter­nan en el equi­po prin­cial. ¿Por qué se ha per­di­do ese pro­ta­go­nis­mo? ¿Qué as­pec­tos han in­flui­do para que el fut­bo­lis­ta pai­sa ya no sea tan va­lo­ra­do en los clu­bes de su te­rru­ño? Es­tas y otras in­quie­tu­des son re­suel­tas por téc­ni­cos y ju­ga­do­res.

1 CUEN­TAN LA TA­LLA Y LA PO­TEN­CIA

El ju­ga­dor de 1.90 m, fuer­te y de po­ten­cia, ha ga­na­do am­plio es­pa­cio en el fút­bol co­lom­biano. El ta­len­to­so y de ha­bi­li­dad, pe­ro de es­ta­tu­ra ba­ja, po­co es te­ni­do en cuen­ta por los en­tre­na­do­res, y ahí es­tán en des­ven­ta­ja los an­tio­que­ños.

“Lo del fút­bol en nues­tro país es muy cla­ro, ya pre­do­mi­na el fut­bo­lis­ta que es gran­de, po­ten­te, así no ten­ga ta­len­to para es­tar en el cam­po. Ade­más, nues­tros equi­pos los ma­ne­jan gen­te de afue­ra que no se iden­ti­fi­ca con ellos y pre­fie­ren traer fut­bo­lis­tas del Va­lle, del Atlán­ti­co y del Pa­cí­fi­co, prin­ci­pal­men­te. El pai­sa si­gue acá, pe­ro sin las mis­mas po­si­bi­li­da­des de an­tes, así le so­bre ca­pa­ci­dad”, di­ce el téc­ni­co Víc­tor Lu­na.

2 EL NI­VEL DE PRO­TA­GO­NIS­MO HA BA­JA­DO

An­drés Oroz­co, quien aho­ra tra­ba­ja en las di­vi­sio­nes me­no­res

“El fút­bol an­tio­que­ño es tan ri­co en ju­ga­do­res que es­tos es­tán en to­dos los equi­pos del país. Son muy ta­len­to­sos”. IVÁN CO­RRE­DOR Di­vi­sio­nes me­no­res del DIM “Lo de po­cos an­tio­que­ños pue­de ser por­que el fút­bol se ha vuel­to más de po­ten­cia y me­nos téc­ni­co”. JAVIER ÁL­VA­REZ Téc­ni­co an­tio­que­ño

del En­vi­ga­do y es asis­ten­te del equi­po pro­fe­sio­nal (fue in­te­gran­te de se­lec­cio­nes Co­lom­bia, de Na­cio­nal, DIM y En­vi­ga­do) con­fir­ma que a ni­vel de equi­pos, en An­tio­quia se ha ba­ja­do mu­cho la par­ti­ci­pa­ción del ju­ga­dor lo­cal, aun­que ase­gu­ra que en el con­jun­to na­ran­ja tra­tan de dar­le prio­ri­dad. “He­mos per­di­do mu­cho nues­tra iden­ti­dad, pe­se a que el pai­sa si­gue te­nien­do ta­len­to y ca­li­dad. Acá hay de so­bra, pe­ro fal­ta ese sen­ti­do de per­te­nen­cia por par­te de al­gu­nos clu­bes. En Se­lec­ción no te­ne­mos la mis­ma par­ti­ci­pa­ción, pe­ro si­guen con­tan­do con no­so­tros, ade­más que ahí no in­tere­sa la re­gión, sino que sean buenos”.

3 EL JU­GA­DOR SE DE­BE PELLIZCAR

Para el ana­lis­ta Hu­go Cas­ta­ño, a di­fe­ren­cia de épo­cas an­te­rio­res, aho­ra los ju­ve­ni­les de re­gio­nes co­mo la Cos­ta, el Va­lle y el cen­tro del país vie­nen a bus­car me­jo­res ho­ri­zon­tes.

“An­tes que pen­sar en la cul­pa­bi­li­dad de di­ri­gen­tes y en­tre­na­do­res, hay que de­cir que los ju­ga­do­res de acá se de- ben pellizcar, por­que aho­ra lle­gan mu­chos jó­ve­nes de afue­ra a lu­char por su fu­tu­ro. Aquí les brin­dan me­jo­res ga­ran­tías para lle­gar al fút­bol pro­fe­sio­nal y ellos se es­fuer­zan para sa­lir ade­lan­te, mien­tras el an­tio­que­ño se vol­vió muy có­mo­do”

ILUS­TRA­CIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.