Un triun­fo para la mi­sión, pe­ro una de­rro­ta para el in­fil­tra­do

Un mi­li­tar pa­só me­dia vi­da en­cu­bier­to en las Farc, has­ta que lo des­cu­brie­ron y lo pa­gó ca­ro.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por NELSON MATTA C. Y JAVIER ALE­XÁN­DER MA­CÍAS

Cuan­do un ser­vi­dor pú­bli­co ac­túa co­mo agen­te en­cu­bier­to, sa­be que en jue­go hay mu­cho más que el éxi­to de una mi­sión. En­tre las his­to­rias de hoy (una pu­bli­ca­da en www.el­co­lom­biano.com), con las que ter­mi­na­mos el es­pe­cial so­bre Los In­fil­tra­dos en el Ham­pa, un mi­li­tar que­dó li­sia­do tras es­tar 12 años en fi­las enemi­gas. “No siem­pre el Es­ta­do re­com­pen­sa a esos agen­tes. La nor­ma no da mé­ri­to a su tra­ba­jo y al re­ti­rar­se tie­nen una pen­sión igual a cual­quier otro”, cuen­ta el ex­per­to en se­gu­ri­dad, co­ro­nel (r) John Ma­ru­lan­da.

Con­clu­ye que “la in­te­li­gen­cia téc­ni­ca tie­ne gran desa­rro­llo, pe­ro gru­pos irre­gu­la­res, co­mo gue­rri­llas o el Es­ta­do Is­lá­mi­co, se blin­dan usan­do sis­te­mas an­ti­guos de co­mu­ni­ca­ción, car­tas, men­sa­je­ros. En cam­bio no siem­pre lo­gran de­tec­tar el tra­ba­jo de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na” El 13 de ma­yo de 1996, Me­jía*, un ca­pi­tán ex­per­to en in­fil­trar­se en las gue­rri­llas, re­ci­bió la or­den que te­mió por más de seis me­ses: de­be­ría in­ter­nar­se en las sel­vas del Me­ta para bus­car a quien en ese en­ton­ces se per­fi­la­ba co­mo uno de los co­man­dan­tes más te­mi­dos de las Farc: Víc­tor Suá­rez, alias “Mono Jo­joy”. Me­jía, acos­tum­bra­do li­diar con gue­rri­lle­ros ra­sos, no sa­bía có­mo lle­gar has­ta el mis­mo co­ra­zón de El Bo­ru­go, una lo­ca­li­dad en el Me­ta que le sir­vió de for­tín al co­man­dan­te del Blo­que Orien­tal, y don­de más tar­de se ins­ta­la­rían las jau­las en las que man­tu­vie­ron a los sol­da­dos y po­li­cías se­cues­tra­dos, imá­ge­nes que le die­ron la vuel­ta al mun­do y mos­tra­ron el la­do más in­hu­mano de “Jo­joy”. “Ese día me fui a la ca­sa pen­san­do en có­mo lle­gar. ¿Qué pro­pues­ta lle­var­les a mis co­man­dan­tes al otro día para co­men­zar la in­fil­tra­ción? Me sen­tí abru­ma­do”, re­cuer­da el ca­pi­tán. Esa no­che se hi­zo eter­na pen­san­do en la mi­sión. El sue­ño le ven­ció a las 3:30 a.m. y sin­tió que el mun­do se le des­va­ne­cía. Atrás que­da­ría su fa­mi­lia por un tra­ba­jo del que no sa­bía si po­día re­gre­sar.

Un ven­de­dor de ca­chi­va­ches El 13 de agos­to de 1996 en el par­que de La Ma­ca­re­na, Me­ta, una ca­rre­ti­lla re­co­rrió las ca­lles em­pol­va­das de ese mu­ni­ci­pio en­cla­va­do en­tre el ver­dor de la sel­va orien­tal co­lom­bia­na. Eran las dos de la tar­de y a tra­vés de un me­gá­fono, una voz pai­sa ofre­cía to­da cla­se de ca­chi­va­ches: “lle­ve las chan­clas, com­pre el ja­bón, ollas para el acei­te...”. Lle­gó ves­ti­do a lo “ca­ma­ján”. “Me acuer­do que me pu­se una ca­mi­sa blan­ca gua­ya­be­ra, unos pan­ta­lo­nes ca­fés y mo­ca­si- nes. Ese día en la tien­da les ha­blé de có­mo ha­cer du­rar más las ba­te­rías para los ra­dios”, re­la­ta. Se los ga­nó con ese cuen­to, y con otros tru­cos de me­cá­ni­ca apren­di­da en el Ejér­ci­to. Na­die en­ten­día có­mo en ese pue­blo hun­di­do en el aban­dono es­ta­tal, en el que se lle­ga­ba por avión en via­jes una vez a la se­ma­na, un an­tio­que­ño fue­ra a ven­der­les ob­je­tos que con­se­guían a la vuel­ta de la es­qui­na. Le mon­ta­ron guar­dia. La gue­rri­lla le vi­gi­ló ca­da pa­so de su ca­cha­rro. “Co­men­cé a ver que me se­guían y cues­tio­na­ban que por­qué ven­día co­sas que ellos te­nían en ese pue­blo ale­ja­do de to­do, en­ton­ces le di más rea­lis­mo a mi tra­ba­jo, co­men­cé a ven­der te­nis y ro­pa que con­se­guía en Me­de­llín y me lle­ga­ba por en­co­mien­da con el avión ca­da dos se­ma­nas a La Ma­ca­re­na”. Cuen­ta el ca­pi­tán Me­jía que el ne­go­cio cre­ció tan­to, que has­ta los gue­rri­lle­ros sa­lían de los cam­pa­men­tos a com­prar me­dias, ro­pa in­te­rior, pan­ta­lo­nes y ca­mi­sas para sa­lir de vez en cuan­do a to­mar tra­gui­tos a las po­cas can­ti­nas que exis­tían en el lu­gar. “Fue lo me­jor que me su­ce­dió, por­que así pu­de iden­ti­fi­car quién era gue­rri­lle­ro y quién no. Los veía con las ca­mi­sas de cua­dros que yo les ven­dí en mu­chas oca­sio­nes. Y de esa for­ma pu­de via­jar has­ta el cam­pa­men­to del ‘Mono Jo­joy’”.

“Lo pu­se a es­tre­nar ca­mi­sa” Cua­tro me­ses des­pués de lle­gar a La Ma­ca­re­na, el ca­pi­tán re­ve­ló su nom­bre de in­fil­tra­do. Se lo di­jo a un gue­rri­lle­ro que fue a bus­car­lo por­que lle­va­ba una ra­zón es­pe­cial. Su co­man­dan­te “Mono Jo­joy” que­ría que “el pai­sa ven­de ca­mi- sas” le lle­va­ra una en es­pe­cial. — “¿Y có­mo es que tú te lla­mas?”. — “Iván Darío Pin­zón”, le res­pon­dió el mi­li­tar al in­sur­gen­te. — “La cé­du­la”, re­pli­có el gue­rri­lle­ro. — “Acá es­tá”, di­jo el ca­pi­tán. Ve­ri­fi­ca­do su nú­me­ro de iden­ti­dad, el sub­ver­si­vo le sol­tó la per­la que es­pe­ró por cua­tro me­ses: — “El Mono quie­re dos ca­mi­se­tas, una para el 24 y otra para el 31. Y una bo­te­lla de wisky y dos po­llos. Que si us­ted se los pue­de con­se­guir”, pre­gun­tó. — “Yo le trai­go lo que sea”. Y así fue. Via­jó a Bo­go­tá con la mi­sión de traer lo que pi­dió el co­man­dan­te del Blo­que Orien­tal. An­tes del via­je, el ca­pi­tán so­li­ci­tó ha­blar con el je­fe gue­rri­lle­ro para sa­ber qué que­ría exac­ta­men­te. “Me lle­va­ron a su cam­pa­men­to. Es­ta­ba gor­do y en­fer­mo. Pi­dió una ca­mi­sa de cua­dros y una ca­mi­se­ta blan­ca”. Es­te via­je fue el pri­mer contacto con sus su­pe­rio­res en cua­tro me­ses de au­sen­cia. De allí en ade­lan­te, la es­tra­te­gia cam­bia­ría para lle­gar al “Mono Jo­joy”.

Le sir­vió de en­fer­me­ro El ca­pi­tán Me­jía re­gre­só con to­do lo que pi­dió “Jo­joy”. Se hos­pe­dó en un ho­tel de La Ma­ca­re­na, cu­ya due­ña le co­cía pla­tos di­fe­ren­tes al “Mono”. —Ese man le man­da­ba a ha­cer en una se­ma­na has­ta 200 ta­ma­les que lue­go re­par­tía en la po­bla­ción—, cuen­ta. Con la en­tra­da ple­na al cam­pa­men­to, Me­jía se ga­nó la con­fian­za del co­man­dan­te. Le cui­dó su dia­be­tes, le apli­ca­ba la in­su­li­na que con­se­guía en Vi­lla­vi­cen­cio y le lle­va­ba wis­ki ca­da que se em­bo­rra­cha­ba año­ran­do su tie­rra na­tal: Cha­pa­rral, To­li­ma. Me­jía, con la ex­cu­sa de traer­le en­car­gos a “Jo­joy”, sa­lía a la po­bla­ción más cer­ca­na, y de un te­lé­fono pú­bli­co da­ba in­for­ma­ción a sus su­pe­rio­res. Así fue co­mo se en­te­ra­ron que es­te co­man­dan­te era bue­na gen­te con los gue­rri­lle­ros ra­sos, que es­tu­dia­ba to­dos los días has­ta las 12 de la no­che, se le­van­ta­ba a las 5:00 a.m., se to­ma­ba un ca­fé y en­via­ba co­rreos al Se­cre­ta­ria­do de las Farc. “Me ga­né tan­to su con­fian­za que in­clu­so le re­vi­sa­ba to­do lo que le lle­ga­ba y le ad­mi­nis­tré una de sus fin­cas en la zo­na de dis­ten­sión en las con­ver­sa­cio­nes con el go­bierno de An­drés Pastrana”. En­tre 1996 y 2008, el ca­pi­tán Me­jía en­tre­gó in­for­ma­ción a las Fuer­zas Mi­li­ta­res que ayu­dó a ce­rrar el cer­co so­bre “el Mono Jo­joy”. Fue su co­ci­ne­ro, ase­sor, en­fer­me­ro y ca­ta­dor de tra­gos. “Vi mu­chas co­sas en esos 12 años in­fil­tra­do. Lo que más me do­lió fue ver caer a mis com­pa­ñe­ros y des­pués ver a mu­chos en esas re­jas. Al­gu­nas ve­ces qui­se ir­me, pe­ro pen­sa­ba en que lo ha­cía por ellos y desis­tía de la idea”, re­cuer­da Me­jía.

Se en­fren­tó a la muer­te “Quie­to hi­juepu­ta o se mue­re. Yo sí sa­bía que era un sa­po”, le di­jo el gue­rri­lle­ro “Os­wal­do” cuan­do el ca­pi­tán Me­jía da­ba un re­por­te so­bre el “Mono Jo­joy”, el 22 de ju­nio de 2008. Les da­ba las coor­de­na­das para un pri­mer ope­ra­ti­vo. Lo ve­nían si­guien­do ha­cía un mes y lo des­cu­brie­ron cuan­do pi­dió per­mi­so para ir a pe­dir unas bo­tas para el je­fe sub­ver­si­vo, y lo que hi­zo fue ir a lla­mar. Al ver­se des­cu­bier­to, el ca­pi­tán Me­jía se ti­ró a co­rrer por una mon­ta­ña y fue des­pe­di­do con un re­gue­ro de ba­las. He­ri­do se ti­ró al río Gua­ya­be­ro has­ta que sin­tió des­va­ne­cer su vi­da. Fue res­ca­ta­do por una pa­tru­lla del Ejér­ci­to que lo lle­vó a la ba­se y de allí fue tras­la­da­do al Hos­pi­tal Mi­li­tar. Hoy el ca­pi­tán Me­jía pa­sa sus días en una si­lla de rue­das. Per­dió la mo­vi­li­dad de sus pier­nas, pe­ro sien­te que va­lió la pe­na dar to­do por la pa­tria que lo vio na­cer. *Nom­bre­cam­bia­do­por­se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.