Así fun­cio­na el se­gu­ro de arren­da­mien­to

Al­gu­nas ase­gu­ra­do­ras ofre­cen el ser­vi­cio y, en­tre otras co­sas, le ayu­dan a se­lec­cio­nar a su arren­da­ta­rio.

El Colombiano - - PORTADA - Por SER­GIO RO­DRÍ­GUEZ SAR­MIEN­TO

Uno de los be­ne­fi­cios más im­por­tan­tes es que la ase­gu­ra­do­ra ha­ce un per­fil de ries­go del po­si­ble arren­da­ta­rio, con el que ve­ri­fi­ca si es el in­di­ca­do pa­ra ha­bi­tar su in­mue­ble. In­clu­so, de lle­gar a pre­sen­tar­se un da­ño o un in­cum­pli­mien- to de pa­go, gra­cias a es­te con- tra­to ase­gu­ra­dor, se le res- pon­de­rá por el cos­to que aca- rree la si­tua­ción. Le en­se­ña- mos otras ven­ta­jas.

Si tie­ne un in­mue­ble en arrien­do y lo que quie­re es cu­rar­se en sa­lud an­te po­si­bles da­ños o pre­ve­nir que su in­qui­lino no le pa­gue la cuo­ta men­sual obli­ga­to­ria, us­ted pue­de ac­ce­der a un se­gu­ro de arren­da­mien­to.

Es­te ti­po de be­ne­fi­cio lo ofre­cen va­rias ase­gu­ra­do­ras en el país y se con­vier­te en una he­rra­mien­ta más pa­ra ge­ne­rar tran­qui­li­dad so­bre el ma­ne­jo de su pro­pie­dad.

Ten­ga muy pre­sen­te que si ha­ce uso de es­te se­gu­ro, se­rá la en­ti­dad con la cual ha­ya con­tra­ta­do, la que se en­car­gue de lle­var a ca­bo los pro­ce­sos de se­lec­ción del in­qui­lino, así co­mo la va­lo­ri­za­ción del in­mue­ble y cuál po­dría ser el cos­to que se de­ba pa­gar an­te un po­si­ble da­ño que pre­sen­te la pro­pie­dad.

De es­ta ma­ne­ra, se­rá la ase­gu­ra­do­ra la que se en­car­gue, en pri­me­ra ins­tan­cia, de va­lo­rar la his­to­ria cre­di­ti­cia, ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to y re­fe­ren­cias tan­to la­bo­ra­les co­mo per­so­na­les de quien se pos­tu­le co­mo arren­da­ta­rio del in­mue­ble. A par­tir de ello da­rá el vis­to bueno o ne­ga­rá la so­li­ci­tud del postulante.

Es muy im­por­tan­te que ten­gar pre­sen­te que al­gu­nas ase­gu­ra­do­ras, pre­vias a la con­tra­ta­ción del se­gu­ro, co­bran la rea­li­za­ción de es­te es­tu­dio (ver Pa­ra Sa­ber Más).

Si se de­ci­de por ad­qui­rir un ser­vi­cio de es­te ti­po ten­ga en cuen­ta que el pre­cio va­ría te­nien­do co­mo re­fe­ren­cia fac­to­res co­mo qué tan gran­de es el in­mue­ble, la zo­na en la que es­tá ubi­ca­do, tiem­po de cons­truc­ción y ti­po (vi­vien­da, ofi­ci­na o co­mer­cial). A par­tir de ello, la com­pa­ñía en­car­ga­da del ase­gu­ra­mien­to fi­ja el mon­to por el cual pue­de brin­dar­se ese se­gu­ro de arrien­do.

El pa­go de es­te, que pue­de ha­cer­se ba­jo la mo­da­li­dad de can­ce­la­ción anual o des­em­bol­so men­sual, se es­ta­ble­ce, pa­ra el pri­mer ca­so, te­nien­do en cuen­ta en­tre el 50 % y el 60 % de un ca­non de arren­da­mien­to; aho­ra, pa­ra el se­gun­do ca­so, el va­lor se mue­ve en­tre un 3 % y 6 % del pa­go to­tal por arrien­do.

Al­fon­so Ál­va­rez, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Pro­pie­ta­rios, Arren­da­ta­rios y Ad­mi­nis- tra­do­res de Pro­pie­dad Ho­ri­zon­tal de Co­lom­bia (Asur­be), cree que es­te ti­po de ser­vi­cios, si se con­tra­tan ba­jo las me­di­das y ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas, pue­den ter­mi­nar sien­do un be­ne­fi­cio im­por­tan­te. “Es un me­ca­nis­mo vá­li­do pa­ra pro­te­ger un in­mue­ble y co­mo pren­da de ga­ran­tía pa­ra que la in­ver­sión he­cha en una pro­pie­dad no se pier­da”.

Por cues­tio­nes de fa­ci­li­dad y si su pro­pie­dad se en­cuen­tra ad­mi­nis­tra­da por una in­mo­bi­lia­ria, el trá­mi­te de ad­qui­si­ción de es­te se­gu­ro tam­bién lo pue­de ha­cer a tra­vés de es­ta.

Los be­ne­fi­cios reales pue­den di­fe­ren­ciar­se mu­cho en­tre una com­pa­ñía y otra, pe­ro en me­dio las con­di­cio­nes que de­be pri­mar se re­co­mien­da que es­te ti­po de ser­vi­cios le brin­den a us­ted la pro­ba­bi­li­dad, por ejem­plo, de no car­gar con el trá­mi­te de un po­si­ble li­ti­gio si la si­tua­ción lle­ga a esas ins­tan­cias. Es de­cir, que us­ted es­té exen­to del pa­go de abo­ga­dos o trá­mi­tes ju­di­cia­les.

Una de las ven­ta­jas que de­be te­ner muy pre­sen­te es el tiem­po de res­pon­sa­bi­li­dad que asu­me la ase­gu­ra­do­ra

an­te el in­cum­pli­mien­to del in­qui­lino en el pa­go de la ren­ta. En al­gu­nos ca­sos se ofre­ce has­ta el des­em­bol­so, por 36 me­ses, una vez se ha ini­cia­do el pro­ce­so de re­cla­ma­ción.

Ase­gu­rar pa­re­ce cla­ve en un con­tex­to co­mo el co­lom­biano, más si se tie­ne en cuen­ta que, se­gún el De­par­ta­men­to Ad­mi­nis­tra­ti­vo Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (Da­ne), de ca­da 100 vi­vien­das que se cons­tru­yen, 23 se des­ti­nan a arrien­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.