Acier­tos y du­das de la tec­no­lo­gía de­por­ti­va

Ra­fael Na­dal usó un cha­le­co con un sis­te­ma de re­fri­ge­ra­ción. Es­te es uno de los avan­ces que se im­po­nen en el al­to ren­di­mien­to. No to­dos tie­nen ac­ce­so.

El Colombiano - - PORTADA - Por JUAN FE­LI­PE ZULETA VA­LEN­CIA

Aun­que has­ta la in­du­men­ta­ria con­tri­bu­ye al éxi­to o fra­ca­so de un atle­ta, fal­ta de­fi­nir cuál es el lí­mi­te de la in­no­va­ción pa­ra no caer en tram­pas.

Al ver una ca­rre­ra de Fór­mu­la 1 o Mo­to GP y pre­sen­ciar una apa­ra­to­sa caí­da o un vi­bran­te cho­que, po­cos apa­gan el te­le­vi­sor. Es di­fí­cil re­sis­tir­se al pla­cer cul­po­so de pre­sen­ciar el desen­la­ce. Tras el sus­to ini­cial hay, ge­ne­ral­men­te, la cer­te­za de que el pi­lo­to sal­drá bien li­bra­do del ac­ci­den­te, co­mo si se tra­ta­se de un mi­la­gro.

Es­to se de­be, en par­te, a una de la in­ven­cio­nes que re­vo­lu­cio­nó los de­por­tes a mo­tor: el hans, es de­cir, el so­por­te que lle­van los pi­lo­tos pa­ra pro­te­ger­se el cue­llo y los hue­sos cer­vi­ca­les y que fue di­se­ña­do en 1980 por el bio­me­cá­ni­co es­ta­dou­ni­den­se Ro­bert Hub­bard.

Es­te apa­ra­to es­tá fa­bri­ca­do con fi­bra de car­bono y pe­sa 500 gra­mos. Sir­ve pa­ra evi­tar las gra­ves le­sio­nes en ca­be­za, cue­llo y co­lum­na que su­fren los co­rre­do­res a cau­sa de la des­ace­le­ra­ción cuan­do ocu­rre un gol­pe que po­dría oca­sio­nar la muer­te o da­ños irre­ver­si­bles co­mo in­va­li­dez y se­cue­las neu­ro­ló­gi­cos.

Des­de 2003, año en que la Fia -Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Au­to­mo­vi­lis­mo- hi­zo obli­ga­to­rio su uso, has­ta la fe­cha, el Hans sal­vó la vi­da de 19 pi­lo­tos cu­yos ac­ci­den­tes, se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes de ri­gor de la Fia, hu­bie­ran si­do mor­ta­les de no ha­ber me­dia­do es­te dis­po­si­ti­vo.

La lí­nea gris

Así, pues, la tec­no­lo­gía ha mos­tra­do su im­por­tan­cia en es­tos y otros ca­sos que pro­pen­den por la se­gu­ri­dad del de­por­tis­ta y que, de es­tar ausente, se­gu­ro no se po­drían con­ce­bir mu­chas dis­ci­pli­nas tal co­mo son ac­tual­men­te.

Aho­ra bien, ¿qué pa­sa cuan­do los avan­ces cien­tí­fi­cos in­flu­yen di­rec­ta­men­te en el re­sul­ta­do de una com­pe­ten­cia? O, me­jor di­cho, ¿cuál es el lí­mi­te de in­je­ren­cia de la tec­no­lo­gía en el desa­rro­llo com­pe­ti­ti­vo?

Qui­zás el me­jor ejem­plo que ilus­tre es­ta dis­yun­ti­va sea el ca­so de los in­ven­ci­bles tra­jes de la mar­ca Spee­do, que ha­ce una dé­ca­da cau­sa­ron con­tro­ver­sia has­ta ser fi­nal­men­te prohi­bi­dos.

El asun­to fue así, se­gún lo ex­pli­ca Juan Carlos Án­gel, ex­per­to en mer­ca­deo de­por­ti­vo y di­se­ño tex­til: en 2008, Spee­do pre­sen­tó el tra­je de ba­ño LZR Ra­cer, “el más rá­pi­do del mun­do”. Es­te fue di­se­ña­do con apo­yo de la Na­sa, en cu­yas ins­ta­la­cio­nes se pro­bó el desem­pe­ño del tra­je en el tú­nel de vien­to. Es­ta­ba he­cho de mi­cro­fi­bras de ny­lon y se­lla­do con ul­tra­so­ni­do pa­ra evi­tar la fric­ción, ade­más “re­pe­lía” el agua gra­cias a su com­pues­to de po­liu­re­tano.

En la prác­ti­ca, el tra­je apre­ta­ba el tor­so y com­pri­mía la ma­sa mus­cu­lar de los na­da­do­res a la vez que oxi­ge­na­ba los músculos. El re­sul­ta­do: el 98% de las medallas que re­par­tió na­ta­ción en Juegos Olímpicos de Pe­kín-2008 que­da­ron en ma­nos de quie­nes los usa­ron.

En el Mun­dial de Ro­ma2009 es­tos ba­ña­do­res ayu­da­ron a ba­tir 43 ré­cords mun­dia­les. La Fi­na- Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Na­ta­ción- se pro­nun­ció. Es­ta­ban, di­je­ron, an­te un ca­so de do­pa­je tec­no­ló­gi­co.

“Pien­so que con ese an­te­ce­den­te se cas­ti­gó a la in­no­va­ción. Si na­die se atre­ve a in­no­var hoy to­da­vía se usa­rían tra­jes la­na co­mo en los 80”, ex­pre­sa Án­gel, quien re­co­no­ce que el LZR sí pro­pi­cia­ba ven­ta­jas, pe­ro “los ré­cords fue­ron de los na­da­do­res. Es que ha­bla­mos de Mi­chael Phelps, Na­ta­lie Cough­lin, Ryan Loch­te, cu­yos re­gis­tros de por sí los ha­cían su­pe­rio­res”, es­ti­ma.

Pe­ro eso no es lo que pien­sa el na­da­dor co­lom­biano Ómar Pin­zón, quien re­cuer­da que en ese en­ton­ces la Fi­na su­pe­di­tó el uso del LZR a que to­dos los par­ti­ci­pan­tes en una com­pe­ten­cia pu­die­ran usar­lo.

“El tra­je cos­ta­ba 500 dó­la­res. No ha­bía for­ma en que na- da­do­res de paí­ses co­mo Co­lom­bia pu­dié­ra­mos te­ner­los”, re­cuer­da el na­da­dor bo­go­tano.

Lo más gra­ve, es­ti­ma Pin­zón, es que más allá de im­po­ner­se en los me­da­lle­ros, la ven­ta­ja tec­no­ló­gi­ca de los paí­ses po­ten­cia im­pac­ta el tra­ba­jo a ni­vel fe­de­ra­ti­vo de una na­ción co­mo Co­lom­bia.

“Ves que en las se­mi­fi­na­les so­lo fi­gu­ran na­da­do­res de un pu­ña­do de paí­ses y no apa­re­cen co­lom­bia­nos y la gen­te di­ce: y en­ton­ces ¿qué ha­cen, qué es­tán tra­ba­jan­do? Y la reali­dad es que sí, que se me­jo­ra el en­tre­na­mien­to, cua­li­fi­ca, se bus­ca la for­ma de ir más se­gui­do al ex­te­rior, pe­ro, al fi­nal, ese tra­ba­jo que­da opa­ca­do an­te la sol­ven­cia de re­cur­sos de otros ri­va­les”, apun­ta.

Avan­ces, sí, pe­ro con éti­ca

Luis Ma­rio Me­jía es un in­ves­ti­ga­dor que ha dic­ta­do cá­te­dra en uni­ver­si­da­des co­mo la de Bue­nos Ai­res y ase­so­ra en­ti­da­des co­mo el Se­na so­bre pro­yec­tos de em­pren­di­mien­to, in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y di­se­ño in­dus­trial.

En una de sus cá­te­dras, Me­jía in­sis­te en la ne­ce­si­dad de arro­par con un de­ba­te éti­co los pro­yec­tos de in­no­va­ción en el de­por­te. Y ci­ta un ejem­plo: “el pro­gra­ma de ci­clis­mo de pis­ta británico gas­tó cer­ca de 5.000 dó­la­res dia­rios pa­ra que sus prin­ci­pa­les car­tas en pis­ta per­fec­cio­na­ran la téc­ni­ca y se que­da­ran con los me­da­lle­ros de los úl­ti­mos dos Juegos Olímpicos”.

Pa­ra el ca­te­drá­ti­co, que las fe­de­ra­cio­nes y los en­tes in­ter­na­cio­na­les co­mo el Co­mi­té Olímpico In­ter­na­cio­nal eva­dan la res­pon­sa­bi­li­dad de po­ner reglas cla­ras, to­pes de pre­su­pues­to y pa­rá­me­tros, tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.