UNA OFER­TA DA­ÑI­NA PA­RA CEN­SU­RAR SO­LI­CI­TU­DES EN HAR­VARD

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ELI­SE C. BODDIE redaccion@el­co­lom­biano.com.co

Ima­gi­ne es­te es­ce­na­rio: un ofi­cial de ad­mi­sio­nes se sien­ta a leer un mon­tón de so­li­ci­tu­des, pe­ro es­tán bas­tan­te edi­ta­das por­que la uni­ver­si­dad de­be cen­su­rar to­das las re­fe­ren­cias a la ra­za de un so­li­ci­tan­te.

El ofi­cial de ad­mi­sio­nes pue­de con­si­de­rar el se­xo de un so­li­ci­tan­te, don­de cre­ció, si pre­fe­ría a los Yan­kees por en­ci­ma de los Me­dias Ro­jas y cual­quier otra par­te con­ce- bi­ble de su his­to­ria o iden­ti­dad. Pe­ro no su ra­za, in­clu­so si tu­vo un im­pac­to for­ma­ti­vo en su vi­da.

Es­to po­dría con­ver­tir­se en la reali­dad pa­ra to­das las uni­ver­si­da­des si un gru­po de es­tu­dian­tes asiá­ti­co-ame­ri­ca­nos a quie­nes se les ne­gó la ad­mi­sión a Har­vard ga­nan una de­man­da. Quie­ren prohi­bir el uso mo­des­to de la ra­za en las ad­mi­sio­nes que la Cor­te Su­pre­ma ha con­fir­ma­do dos ve­ces co­mo vi­tal pa­ra la edu­ca­ción de los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios. Afir­man que Har­vard es­ta­ble­ce un lí­mi­te en el nú­me­ro de asiá­ti­cos-es­ta­dou­ni­den­ses que ad­mi­ti­rá, una afir­ma­ción que la uni­ver­si­dad con­ti­nua­rá ne­gan­do vi­go­ro­sa­men­te cuan­do co­mien­ce el jui­cio el pró­xi­mo lu­nes en el Tri­bu­nal Fe­de­ral de Dis­tri­to en Bos­ton.

La de­man­da pide a la cor­te que prohi­ba a las uni­ver­si­da­des con­si­de­rar, apren­der so­bre o in­clu­so co­no­cer la ra­za de un apli­can­te. Even­tual­men­te, los apli­can­tes po­drían de­jar de dis­cu­tir su ra­za to­tal­men­te, omi­tien­do co­sas co­mo pa­pe­les de li­de­raz­go en la Alian­za de Es­tu­dian­tes La­ti­nos de su es­cue­la se­cun­da­ria, o la elec­ción de no es­cri­bir so­bre íco­nos co­mo Do­lo­res Huer­ta - to­do por­que po­drían es­tar preo­cu­pa­dos por in­di­car su iden­ti­dad ra­cial.

Es­te ca­so po­dría te­ner un im­pac­to de­vas­ta­dor. Con­si­de­re a un es­tu­dian­te ne­gro que se crió en el la­do sur de Chica­go o un apli­can­te Hmong que vi­ve en un ba­rrio de cla­se tra­ba­ja­do­ra en Min­nea­po­lis. Am­bos pro­ba­ble­men­te han te­ni­do ex­pe­rien­cias muy di­fe­ren­tes a las de los apli­can­tes blan­cos.

Ba­jo el ac­tual pro­ce­so de ad­mi­sio­nes de Har­vard, po­drían dis­cu­tir el pa­pel que la ra­za ju­gó en sus vi­das. Un apli­can­te blan­co tal vez quie­ra tam­bién com­par­tir sus ex­pe­rien­cias con la ra­za. Pe­ro en el uni­ver­so al­terno de los de­man­dan­tes, se­ría ile­gal que un co­mi­té de ad­mi­sio­nes to­ma­ra eso en cuen­ta.

Los es­tu­dian­tes asiá­ti­coa­me­ri­ca­nos que han pre­sen­ta­do el ca­so ar­gu­men­tan que las uni­ver­si­da­des de­be­rían en­fo­car­se só­lo en ca­li­fi­ca­cio­nes y pun­ta­jes de exá­me­nes es­tan­da­ri­za­dos. Pe­ro se­gún Har­vard, una gran ma­yo­ría de sus más de 40.000 apli­can­tes son aca­dé­mi­ca­men­te ca­li­fi­ca­dos, y los apli­can­tes con un pro­me­dio de no­tas prue­bas es­tan­da­ri­za­das per­fec­tos so­bre­pa­san por mu­cho el nú­me­ro de pues­tos en sus cla­ses en­tran­tes. La pro­por­ción de es­tu­dian­tes asiá­ti­co-ame­ri­ca­nos en las cla­ses ad­mi­ti­das a Har­vard ha cre­ci­do un 27 % des­de 2010, y re­pre­sen­tan ca­si una cuar­ta par­te de la cla­se ad­mi­ti­da en 2022 (en ge­ne­ral, los asiá­ti­co-ame­ri­ca­nos re­pre­sen­tan apro­xi­ma­da­men­te el 6 % de la po­bla­ción de los Es­ta­dos Uni­dos) .

Otros que se opo­nen a con­si­de­ra­cio­nes de ra­za en ad­mi­sio­nes di­cen que las dis­cu­sio­nes de iden­ti­dad nos di­vi­den co­mo país y que to­dos es­ta­ría­mos me­jor ba­jo un sis­te­ma dal­tó­ni­co.

El pro­ble­ma es que na­die es dal­tó­ni­co, y ac­tuar co­mo si lo so­mos nos ha­ce peor, no me­jor. La in­ves­ti­ga­ción de­mues­tra que los blan­cos que es­tán tra­tan­do de ser dal­tó­ni­cos fre­cuen­te­men­te pa­re­cen más pre­jui­cia­dos y hos­ti­les con las per­so­nas de co­lor. Las per­so­nas de co­lor re­por­tan más hos­ti­li­dad ra­cial en los lla­ma­dos en­tor­nos dal­tó­ni­cos. Si bien los blan­cos pue­den ser cons­cien­tes de la ra­za de los de­más, a me­nu­do no son cons­cien­tes de sí mis­mos por­que no tie­nen que ser­lo.

El dal­to­nis­mo, por lo tan­to, obli­ga a la ra­za a es­con­der­se. Con­vier­te la ex­pe­rien­cia de las per­so­nas de co­lor en fi­chas y con­so­li­da la blan­cu­ra co­mo el va­lor pre­de­ter­mi­na­do.

Tam­bién es de­gra­dan­te in­sis­tir en que los ofi­cia­les uni­ver­si­ta­rios de ad­mi­sión se vuel­van cie­gos a la ra­za, lo que tra­ta la iden­ti­dad ra­cial co­mo un ta­bú, pe­ro otras iden­ti­da­des co­mo le­gí­ti­mas. Obli­ga a los so­li­ci­tan­tes que se iden­ti­fi­can por ra­za a ig­no­rar sus pro­pias ex­pe­rien­cias, pe­ro per­mi­te que otros so­li­ci­tan­tes se ex­pre­sen li­bre­men­te.

Có­mo se sen­ti­ría si al­guien le di­ce que no pue­de ha­blar so­bre su gé­ne­ro, re­li­gión u orientación se­xual, que no pue­de dis­cu­tir su in­ca­pa­ci­dad o ha­blar su pro­pia len­gua? Si­len­ciar dis­cu­sio­nes so­bre la ra­za si­len­cia a las per­so­nas cu­yas vi­das han si­do mol­dea­das por la ra­za.

Ig­no­rar la ra­za nos nie­ga las opor­tu­ni­da­des de cons­truir puen­tes a tra­vés de co­mu­ni­da­des y com­pren­der las reali­da­des vi­vi­das de la ra­za en Es­ta­dos Uni­dos. La ra­za im­por­ta. No por­que de­be ha­cer­lo, sino por­que lo ha­ce.

Co­mo líder en edu­ca­ción su­pe­rior, Har­vard es­tá tra­tan­do de cam­biar es­to por me­dio de su mo­des­ta con­si­de­ra­ción de la ra­za en ad­mi­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.