Pro­fe­sio­nes so­li­ta­rias que se con­vier­ten en maes­tras en la cri­sis

Hay tra­ba­jos que se nu­tren de la con­cen­tra­ción y el ais­la­mien­to. Con la ex­ten­sión de la cua­ren­te­na hay más que apren­der­les so­bre ru­ti­nas y au­to­rre­gu­la­ción.

El Colombiano - - Portada - Por CLAU­DIA ARAN­GO HOL­GUÍN

Las dos imá­ge­nes son igua­les, mues­tran a una per­so­na fren­te a un compu­tador. Ba­jo ca­da fo­to la fra­se: “edi­to­res an­tes de la cua­ren­te­na”, “edi­to­res des­pués de la cua­ren­te­na”. Fue uno de los me­mes que más cir­cu­ló al prin­ci­pio de la pan­de­mia.

Pa­ra Efrén Giraldo Quin­te­ro, do­cen­te de Li­te­ra­tu­ra en la Uni­ver­si­dad Ea­fit, la ló­gi­ca fle­xi­ble de los me­mes hi­zo que la pa­la­bra edi­to­res se re­em­pla­za­ra fá­cil­men­te por co­rrec­to­res, di­se­ña­do­res, tra­duc­to­res, in­ves­ti­ga­do­res, “y un lar­go et­cé­te­ra de ac­ti­vi­da­des pa­ra las que el en­cie­rro y la con­cen­tra­ción no son co­sas ex­tra­ñas. La ima­gen, ade­más de ser gra­cio­sa, di­ce al­go im­por­tan­te acer­ca de la na­tu­ra­le­za del tra­ba­jo in­te­lec­tual y, so­bre to­do, acer­ca de la pre­pa­ra­ción que ta­les pro­fe­sio­nes dan pa­ra la vi­da y la con­tin­gen­cia”.

Pro­fe­sio­nes si­len­cio­sos

Las per­so­nas que des­de ha­ce más de dos me­ses han te­ni­do que adap­tar su tra­ba­jo en la ca­sa tie­nen hoy una vi­ven­cia muy pa­re­ci­da a la co­ti­dia­ni­dad de quie­nes se de­di­can a la li­te­ra­tu­ra, las hu­ma­ni­da­des y a ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das con los li­bros, el ar­te, los do­cu­men­tos y la cul­tu­ra. “Se pa­re­ce bas­tan­te a lo que no­so­tros ha­bi­tual­men­te ha­ce­mos –cuen­ta el do­cen­te– y creo que tie­ne un con­te­ni­do mas de fon­do. Uno pa­ra sen­tar­se a leer, es­cri­bir, edi­tar, co­rre­gir o tra­du­cir ne­ce­si­ta es­tar ais­la­do”.

Bo­ris Groy, el fi­ló­so­fo ale­mán, crí­ti­co de ar­te y teó­ri­co de los me­dios, es­cri­bió en su en­sa­yo La so­le­dad del pro­yec­to, que cuan­do hay que lle­var ade­lan­te uno, hay una in­men­sa pre­sión que no de­ja tiem­po pa­ra na­da. “Co­mún­men­te se acep­ta que es­cri­bir un li­bro, pre­pa­rar una mues­tra o es­for­zar­se pa­ra un des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co obli­ga al in­di­vi­duo a evi­tar el con­tac­to so­cial sin ser au­to­má­ti­ca­men­te juz­ga­do co­mo una ma­la per­so­na”.

Aña­de Giraldo so­bre los plan­tea­mien­tos de Groy, que es ais­lar­se un po­co con esa li­cen­cia, “y lue­go re­tri­bu­yes a la so­cie­dad lo que hi­cis­te en ese re­ti­ro, lo que pa­sa es que aho­ra es­ta­mos en una con­di­ción en la que to­do el mun­do de­be es­tar en ca­sa”.

Des­de co­mien­zos de mar­zo de es­te año esas ru­ti­nas de ais­la­mien­to for­zo­so se con­vir­tie­ron en al­go ha­bi­tual y pa­ra unas pro­fe­sio­nes ha si­do más fácil lle­var­lo. “Son sa­be­res pa­ra la vi­da que han en­con­tra­do en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias una es­pe­cie de re­com­pen­sa: la que da al que las prac­ti­ca el sa­ber­se adap­ta­do pa­ra las di­fi­cul­ta­des”, pre­ci­sa Gi­ra­do. En­ton­ces, ¿qué hay que apren­der­les?

El po­der del si­len­cio

Si hay un es­pa­cio, vi­si­ta­do por to­dos en al­gún mo­men­to de la vi­da, en el que de­be pri­mar el mu­tis­mo es en una bi­blio­te­ca. Cris­tian Ale­jan­dro Chi­sa­ba Pereira, bi­blio­te­có­lo­go y desa­rro­lla­dor de Co­lec­cio­nes de la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, ex­pli­ca que tra­di­cio­nal­men­te en es­tos lu­ga­res el si­len­cio es cla­ve, y así se con­ci­bie­ron des­de la Edad Me­dia, co­mo si­tios que cus­to­dian el co­no­ci­mien­to y son vi­ta­les pa­ra prác­ti­cas co­mo el es­tu­dio, la es­cri­tu­ra y la lec­tu­ra. “Han cam­bia­do con la tec­no­lo­gía y se han con­ver­ti­do en nue­vos es­pa­cios de apertura y co­mu­ni­ca­ción, pe­ro siem­pre en lo tra­di­cio­nal, el si­len­cio es­ta­rá pre­sen­te”.

Y aun­que es­ta pro­fe­sión no es ha­bi­tual en una ca­sa, sí se desa­rro­lla en lu­ga­res en los que la con­cen­tra­ción, el si­len­cio y el ais­la­mien­to son sig­ni­fi­ca­ti­vos y ge­ne­ran una en­se­ñan­za pa­ra lo que hoy se vi­ve. A ni­vel per­so­nal, Chi­sa­ba ha to­ca­do el te­ma con su fa­mi­lia y ami­gos, “por­que ra­ra vez los se­res hu­ma­nos te­ne­mos la opor­tu­ni­dad, en ge­ne­ral, co­mo gru­po so­cial, de te­ner es­pa­cios en los que es­tás tú y tu men­te en si­len­cio, pen­san­do, ana­li­zan­do, es qui­zás una prác­ti­ca de au­to­co­no­ci­mien­to, de re­fle­xión y au­to­crí­ti­ca”.

Pa­ra Iván Hernández, crea­dor y edi­tor de Frai­le­jón edi­to­res y quién tam­bién fue pro­fe­sor por mu­chos años en la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, los tra­ba­jos que ha te­ni­do re­quie­ren de ese si­len­cio: “La pre­pa­ra­ción de una cla­se im­pli­ca­ba

“En el pre­gra­do en Li­te­ra­tu­ra de Ea­fit, los pro­fe­so­res han en­ten­di­do que la post­pan­de­mia va a re­que­rir de ha­bi­li­da­des que ha­cen par­te ya del co­ra­zón de la for­ma­ción hu­ma­nís­ti­ca y li­te­ra­ria”.

EFRÉN GIRALDO QUIN­TE­RO

Do­cen­te de Li­te­ra­tu­ra Ea­fit

tiem­po de so­le­dad, la lec­tu­ra de obras otro de re­fle­xión, tam­bién he si­do tra­duc­tor y esas la­bo­res re­quie­ren de una gran con­cen­tra­ción y de al­gún mo­do el si­len­cio y la so­le­dad son ne­ce­sa­rias. Se re­quie­re con­cen­tra­ción fuer­te de pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos”.

Pa­ra el in­ge­nie­ro y desa­rro­lla­dor José Daniel Suá­rez

Ju­ra­do, el si­len­cio no es una op­ción, pe­ro cree que en su pro­fe­sión sí le dan im­por­tan­cia a ais­lar­se del bu­lli­cio, a su ma­ne­ra, “en una ofi­ci­na de tec­no­lo­gía la ma­yo­ría tie­ne sus au­dí­fo­nos pues­tos pa­ra ale­jar­se del rui­do del en­torno y hay play­list que usa­mos, por ejem­plo con Lo­fi (del in­glés

low fi­de­lity: es­ti­lo mez­cla de hip hop, jazz y más gé­ne­ros, sin tan­ta ca­li­dad de so­ni­do)”. De al­gu­na ma­ne­ra no bus­ca el si­len­cio, si no un so­ni­do que le sea agra­da­ble y le ge­ne­re al­go de ais­la­mien­to.

Cuen­ta Suá­rez que pa­ra con­cen­trar­se ne­ce­si­ta siem­pre au­dí­fo­nos, “pre­fe­ri­ble con la mú­si­ca que me gus­ta”, y pre­fie­re el am­bien­te de su ca­sa al de un edi­fi­cio lleno de gen­te, “hay quie­nes echan de me­nos eso y se han crea­do si­mu­la­do­res de am­bien­te de ofi­ci­nas pa­ra quie­nes es­tan­do en ca­sa lo ex­tra­ñan. ‘No mu­chas gra­cias’, le di­go yo a eso”.

El va­lor de la co­mo­di­dad

Pa­ra el in­ge­nie­ro de sis­te­mas su pro­fe­sión pue­de en­se­ñar en es­tos mo­men­tos lo que tie­ne que ver con el con­fort, sin im­por­tar un có­di­go de ves­tua­rio. Es co­mún ver a desa­rro­lla­do­res de Fa­ce­book o Goo­gle que van a tra­ba­jar en bi­ci­cle­ta, ber­mu­das, tenis y se que­dan así to­do el día. De esa for­ma pa­sa en ca­sa, ade­más por­que a ve­ces sus ho­ra­rios no son los ha­bi­tua­les, “ima­gi­nen a al­guien a quien le ha­ya to­ca­do tra­ba­jar en la ma­dru­ga­da pa­ra sal­var un sis­te­ma de in­for­ma­ción que no fun­cio­nó la no­che an­te­rior pa­ra eje­cu­tar una nó­mi­na. Les ase­gu­ro que son per­so­nas que es­tán dis­fru­tan­do su tra­ba­jo y por eso lo más im­por­tan­te es es­tar có­mo­dos”.

Pa­ra el do­cen­te Giraldo eso tam­bién im­pli­ca ha­llar en ca­sa un es­pa­cio que le gus­te. Los in­ge­nie­ros, aña­de Suá­rez, pue­den ade­cuar ese lu­gar de la me­jor ma­ne­ra, tec­no­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do, y eso tam­bién es co­mo­di­dad pa­ra ellos, tra­ba­jar con las me­jo­res he­rra­mien­tas.

Con­cen­tra­ción, otra cla­ve

Suá­rez la en­cuen­tra con sus play­list, Hernández en el si­len­cio, la ilus­tra­do­ra Ele­na Os­pi­na

(quien tu­vo la ta­rea de plas­mar en un di­bu­jo es­te te­ma) con­si­de­ra que es esen­cial y se ad­quie­re con la prác­ti­ca por­que “el rui­do lo te­ne­mos per­ma­nen­te­men­te, con so­lo pren­der el compu­tador y el ce­lu­lar ahí ya hay có­mo dis­traer­nos”.

Y el con­se­jo del pro­fe­sor Giraldo es que “esa ca­pa­ci­dad de lo­grar con­cen­tra­ción cuan­do tra­ba­ja en la ca­sa, con hi­jos, fa­mi­lia o com­pa­ñía, tie­ne que di­li­gen­ciar­se des­de las pro­pias con­di­cio­nes de ca­da uno. Hay que bus­car la ma­ne­ra de ais­lar­se”.

Pen­san­do en el fu­tu­ro

Es un mo­men­to co­lec­ti­vo pa­ra re­plan­tear há­bi­tos –de­ta­lla la ilus­tra­do­ra– y val­drá la pe­na pre­gun­tar­se qué que­re­mos des­pués de que pa­se es­ta pan­de­mia, va­mos a vol­ver a esa nor­ma­li­dad que te­nía­mos o ha­brá mu­chos cam­bios. Ca­da uno de­be­rá re­sol­ver­lo des­de sus sen­si­bi­li­da­des o preo­cu­pa­cio­nes”.

Pa­ra Giraldo, “la gen­te va a te­ner que apren­der a au­to­rre­gu­lar­se, a te­ner ta­reas en las que uno mis­mo de­ci­da cuán­do ter­mi­nar, son com­pe­ten­cias del fu­tu­ro que es­to es­tá ace­le­ran­do, se di­ce que lo que es­ta­mos vi­vien­do aho­ra es una pre­pa­ra­ción pa­ra lo que va a ocu­rrir, co­mo que es­te es un pe­que­ño si­mu­la­cro del mun­do que vie­ne”. El bi­blio­te­có­lo­go agre­ga que es­te ha si­do un gran tiem­po pa­ra des­cu­brir nue­vas for­mas de tra­ba­jar en equi­po.

Es­tas dis­ci­pli­nas son más que ese me­me en el que el an­tes y en me­dio de la pan­de­mia son una ima­gen re­pe­ti­da. Mu­cho en­se­ñan y de­jan lec­cio­nes pa­ra la vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.