¿A la NBA?

Em­pe­zó en el béis­bol, lue­go, cuan­do su ro­pa le que­dó pe­que­ña se pa­só al ba­lon­ces­to, un de­por­te en el que al co­mien­zo era “per­ver­so”. Aho­ra pue­de ser el pri­mer co­lom­biano en lle­gar a la NBA. Su his­to­ria.

El Espectador - - Portada - THO­MAS BLAN­CO LINEROS tblan­co@eles­pec­ta­dor.com @thom­bla­lin

El ba­rran­qui­lle­ro Jai­me Eche­ni­que es­ta­rá en el Draft de la NBA y po­drá con­ver­tir­se en el pri­mer co­lom­biano en lle­gar a la li­ga de ba­lon­ces­to más im­por­tan­te del pla­ne­ta. Ha­bla de su his­to­ria y ana­li­za sus po­si­bi­li­da­des de ser es­co­gi­do en ple­na pan­de­mia.

“Yo era ma­lo, pe­ro ma­lo, maaa­lo. Per­ver­so... yo pa­gué pa­ra ir a mi pri­mer tor­neo na­cio­nal”, di­ce en­tre ri­sas Jai­me Eche­ni­que en char­la con El Es­pec­ta­dor. El ba­rran­qui­lle­ro de 23 años es­ta­rá el pró­xi­mo 16 de oc­tu­bre en el draft de la NBA y es­pe­ra con­ver­tir­se en el pri­mer co­lom­biano de la his­to­ria en pe­gar el sal­to a la li­ga de ba­lon­ces­to más im­por­tan­te del pla­ne­ta. To­do em­pe­zó a co­ger for­ma en unas va­ca­cio­nes en las que su ro­pa se vol­vió ob­so­le­ta: cre­ció diez cen­tí­me­tros en tres me­ses.

Cuan­do re­gre­só de El Piñón (Mag­da­le­na) —el pue­blo na­tal de Li­dis Sa­li­nas, su ma­dre, una co­ci­ne­ra de Cre­pes & Waf­fles—, las mi­ra­das del ba­rrio fue­ron ex­tra­ñas. “¿Jai­me, eres tú?”, le di­je­ron al pi­vo­te que hoy por hoy mi­de 2,15 me­tros de es­ta­tu­ra. Su hu­ma­ni­dad cam­bió, su sen­ci­llez per­ma­ne­ce in­tac­ta.

Su pri­me­ra in­cur­sión en el de­por­te fue el béis­bol: con Jor­ge, su pri­mo, em­pe­za­ron ju­gan­do en el On­ce de No­viem­bre. Era pri­me­ra ba­se, ju­gó has­ta los do­ce años, cuan­do vio un car­tel en su co­le­gio en el que con­vo­ca­ban a prue­bas pa­ra una se­lec­ción de ba­lon­ces­to. Un ti­que­te sin re­gre­so.

Mien­tras aca­ba­ba el ba­chi­lle­ra­to, en dé­ci­mo gra­do en el Co­le­gio Pes­ta­loz­zi, mu­chas vo­ces le sem­bra­ron la idea de que po­día ir­se a ju­gar a los Es­ta­dos Uni­dos. “Tú pue­des, tú pue­des”. Y por eso, cuan­do se gra­duó en 2014 sien­do ape­nas un ni­ño de quin­ce años, de ca­mi­se­tas an­gos­tas, se fue de la ca­sa. Com­pró un ti­que­te aMe­de­llín y se fue al club pro­fe­sio­nal Aca­de­mia de laMon­ta­ña. Ese, en reali­dad, fue el pri­mer trá­mi­te de su vi­sa. Pe­ro tam­bién te­nía que cum­plir­le la pro­me­sa a su vie­jo: es­tu­diar. Aun­que la par­ti­da no fue sen­ci­lla, su pa­pá no qui­so acom­pa­ñar­lo al ae­ro­puer­to.

“Le dio mu­cho do­lor que su úni­co hom­bre de la ca­sa se fue­ra. No me ha­bló por tres días, es­ta­ba tris­te. Es al­go bo­ni­to que se me que­dó mar­ca­do. No im­por­ta dón­de es­tén, mis pa­dres siem­pre me han apo­ya­do. Lle­vo seis años aquí en Es­ta­dos Uni­dos y me si­guen lla­man­do diz­que a po­ner­me re­glas (ri­sas). El otro día te­nía vein­te lla­ma­das per­di­das de mi ma­má, ¿qué tal? Esas son las co­sas lin­das que he te­ni­do que sa­cri­fi­car ”.

Ate­rri­zó en un Ju­nior Co­lle­ge de Te­xas a es­tu­diar por un par de años Ar­tes li­be­ra­les. Sin sa­ber ca­si na­da de in­glés, pe­ro con la “di­cha” de lle­gar con dos vie­jos com­pa­ñe­ros de la se­lec­ció­nMag­da­le­na: An­drés Ibar­güen y Yil­don Men­do­za. “Ellos me ayu­da­ron. La par­te di­fí­cil fue cuan­do nos se­pa­ra­mos”, por­que to­das las uni­ver­si­da­des se es­ta­ban pe­lean­do por con­tra­tar­lo.

Así lle­gó a Wi­chi­ta Sta­te, de Kan­sas, don­de por cua­tro años hi­zo su ca­rre­ra de so­ció­lo­go y psi­có­lo­go. Y en pa­ra­le­lo tu­vo una par­ti­ci­pa­ción fe­no­me­nal en el ba­lon­ces­to uni­ver­si­ta­rio con un pro­me­dio de 11,3 pun­tos, 7,1 de re­bo­tes y 23 mi­nu­tos de jue­go en la úl­ti­ma tem­po­ra­da. “Cuan­do lle­gué a Kan­sas me to­có ga­nar­me el res­pe­to. No po­día ni al­zar una pe­sa de 25 ki­los. El otro día fui a vi­si­tar mi Ju­nior Co­lle­ge y con mi en­tre­na­dor nos reía­mos por­que an­tes no lo­gra­ba ha­cer na­da, era muy delgado y sin fuer­za. Aquí he tra­ba­ja­do mu­cho mi for­ta­le­za fí­si­ca, to­dos los días al­za­ba pe­sas”.

Lle­gó mar­can­do en la bás­cu­la ape­nas 104 ki­lo­gra­mos. Un mes y me­dio des­pués ya ha­bía ga­na­do quin­ce ki­los. “Eso era en­tre­na­mien­to, pro­tein sha­ke, en­tre­na­mien­to, pro­tein sha­ke. Y co­mer mu­cho: me lla­ma­ban a ver si ya es­ta­ba co­mien­do. Tu­ve que su­bir mu­cha ma­sa mus­cu­lar, al co­mien­zo me cos­tó co­rrer. Ya en el se­gun­do año mi cuer­po se adap­tó”.

En el co­li­seo deWi­chi­ta ca­bían 14.000 al­mas y nun­ca hu­bo me­nos de 10.000 en los par­ti­dos. Jai­me, el ba­rran­qui­lle­ro no­ble que lle­gó sin lla­mar la aten­ción y se ga­nó el co­ra­zón de to­da la ciu­dad. “Cuan­do sa­lías a un res­tau­ran­te to­dos te re­co­no­cían, ha­bía mu­chos fans. Fue una ex­pe­rien­cia muy es­pe­cial”.

En­su ca­len­da­rio hay una x en el cua­dro del 16 de oc­tu­bre, cuan­do los trein­ta equi­pos de la NBA es­co­ge­rán ca­da uno a dos ju­ga­do­res pa­ra re­for­zar sus plan­ti­llas. “Va a ser un draft muy ra­ro, to­do se­rá muy vir­tual y los equi­pos se van a de­jar lle­var mu­cho por los ran­kings. Pa­ra mí se­rá más com­pli­ca­do por­que yo aquí no hi­ce high school co­mo to­dos y no ten­go la fa­ma que otros en las pá­gi­nas de ba­lon­ces­to que tan­to mi­ran los equi­pos. Ob­vio, yo tam­bién hi­ce mi fa­ma en Kan­sas, pe­ro la pan­de­mia lo cam­bió to­do, tal vez te­nía más po­si­bi­li­da­des an­tes. Pe­ro na­die sa­be qué va a pa­sar. Oja­lá, con el fa­vor de Dios, mi nom­bre sal­te”.

/ @GoShoc­ker­sMBB

El ído­lo de Jai­me es Tim Dun­can, el “pi­vot” le­yen­da de los San An­to­nio Spurs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.