Me­dio si­glo de un pro­di­gio

Co­men­zó ayer una se­ma­na pro­pi­cia pa­ra re­cor­dar –y re­leer– ‘Cien años de so­le­dad’, y pa­ra afian­zar el le­ga­do de Gar­cía Már­quez fren­te a fuer­zas que pug­nan por pro­pa­gar en el mun­do la pes­te de la li­vian­dad y el ol­vi­do.

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN -

Co­men­zó ayer una se­ma­na pro­pi­cia pa­ra re­cor­dar –y, so­bre to­do, re­leer– una no­ve­la ma­gis­tral que cam­bió pa­ra siem­pre el rum­bo de la li­te­ra­tu­ra latinoamericana. Ha­ce me­dio si­glo, un 30 de ma­yo de 1967, se ter­mi­nó de im­pri­mir en los talleres de la com­pa­ñía Ar­gen­ti­na S.A., en Bue­nos Ai­res, Cien años de so­le­dad.

Ese pro­di­gio­so pan re­cién hor­nea­do tu­vo que es­pe­rar aún va­rios días, has­ta el 5 de ju­nio, pa­ra lle­gar a las li­bre­rías y po­der ser de­gus­ta­do por el pú­bli­co. Mu­cho se ha es­cri­to des­de en­ton­ces so­bre la no­ve­la cum­bre de Ga­briel Gar­cía Már­quez. Y mu­cho es lo que queda por es­cri­bir, pues los es­tu­dio­sos no ce­san de des­cu­brir ca­da día nuevos án­gu­los y aris­tas al ana­li­zar se­me­jan­te obra mis­te­rio­sa e in­abar­ca­ble. En­tre la in­fi­ni­dad de afir­ma­cio­nes que los ex­per­tos han he­cho so­bre Cien años de so­le­dad hay una que me­re­ce es­pe­cial aten­ción: la obra nos en­se­ñó a los co­lom­bia­nos, y muy en par­ti­cu­lar a los ha­bi­tan­tes de la Re­gión Ca­ri­be, a mi­rar­nos a no­so­tros mis­mos sin com­ple­jos. Caí­mos de pron­to en la cuen­ta de que nues­tra his­to­ria co­lec­ti­va me­re­cía ser con­ta­da, que nues­tro pue­blo te­nía una iden­ti­dad pro­pia, que nues­tros con­flic­tos lo­ca­les –las gue­rras ci­vi­les, las Ba­na­ne­ras, etc.– po­dían con­mo­ver al mun­do. Y, por su­pues­to, ex­pe­ri­men­ta­mos una sen­sa­ción irre­pri­mi­ble de or­gu­llo al com­pro­bar que un cos­te­ño, na­ci­do en un pue­blo del Mag­da­le­na del que mu­chos no ha­bían oí­do ha­blar has­ta ese mo­men­to, ha­bía es­ca­la­do a la ci­ma

de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal con un li­bro que ha­bla­ba de nues­tra tie­rra y nues­tra gen­te. Es­tos días en que ce­le­bra­mos el me­dio si­glo de Cien años de

so­le­dad se de­be­rían apro­ve­char, des­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, pa­ra dar nuevos pa­sos en la pre­ser­va­ción de la his­to­ria de Ma­con­do, que, a ries­go de in­cu­rrir en sim­pli­fi­ca­cio­nes– no es otra co­sa que la his­to­ria de nues­tra Re­gión Ca­ri­be.

Se­ría desea­ble que las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas uti­li­za­ran es­te aniver­sa­rio co­mo pre­tex­to pa­ra aco­me­ter una in­mer­sión de las nuevas ge­ne­ra­cio­nes en el mun­do gar­cia­mar­quiano. En es­tos tiem­pos lí­qui­dos en que la pa­la­bra im­pre­sa vie­ne per­dien­do te­rreno fren­te al po­der ava­sa­lla­dor de la ima­gen, con­vie­ne re­cu­pe­rar el in­te­rés por la lec­tu­ra. Y na­da me­jor que ha­cer­lo a tra­vés de la sa­ga de los Buen­día, esa con­mo­ve­do­ra y de­li­ran­te es­tir­pe con­de­na­da por el des­tino a la so­le­dad. Des­de EL HE­RAL­DO nos su­ma­mos con al­bo­ro­zo a es­ta con­me­mo­ra­ción. No es pa­ra me­nos si te­ne­mos en cuen­ta que Ga­bi­to fue en los años 50 re­dac­tor en nues­tro pe­rió­di­co y que, des­de su co­lum­na ‘La ji­ra­fa’ fue sol­tan­do pis­tas de lo que se­ría, 15 años des­pués, el uni­ver­so má­gi­co de Cien años de so­le­dad.

Ha­ber te­ni­do en nues­tra re­dac­ción a Ga­briel Gar­cía Már­quez no so­lo cons­ti­tu­ye pa­ra no­so­tros un mo­ti­vo de in­men­so or­gu­llo. Tam­bién nos es­ti­mu­la a man­te­ner vi­vo el le­ga­do de nues­tro No­bel fren­te a las fuer­zas que pug­nan por pro­pa­gar en el mun­do la pes­te de la li­vian­dad y el ol­vi­do.

Des­de EL HE­RAL­DO nos su­ma­mos con al­bo­ro­zo a es­ta con­me­mo­ra­ción. No es pa­ra me­nos si te­ne­mos en cuen­ta que Ga­bi­to fue en los años 50 re­dac­tor en nues­tro pe­rió­di­co y que, des­de su co­lum­na ‘La ji­ra­fa’ fue sol­tan­do pis­tas de lo que se­ría, 15 años des­pués, el uni­ver­so má­gi­co de ‘Cien años de so­le­dad’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.