Va­ra­dos en la in­cer­ti­dum­bre

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN PUNTOS DE VISTA - Por Ro­dri­go Fuen­ma­yor

El sue­ño que cual­quier co­lom­biano o co­lom­bia­na pue­de te­ner en la vi­da es es­tu­diar pa­ra ser pro­fe­sio­nal, cam­biar­le la vi­da a su familia pre­pa­rán­do­se ade­cua­da­men­te, con­se­guir re­co­no­ci­mien­to y pres­ti­gio so­cial, al­can­zar un ni­vel sa­la­rial que le per­mi­ta ac­ce­der a gus­tos va­ria­dos, o hay tam­bién los que siguen el fast track, que fa­ci­li­ta una vía rá­pi­da pa­ra trans­por­tar a cual­quie­ra de la po­bre­za a la opu­len­cia ma­te­rial.

El cri­te­rio pa­ra se­guir por es­ta úl­ti­ma pue­de de­ber­se a fa­mi­lias di­suel­tas que de­jan los hi­jos a la bue­na de Dios, maes­tros que no for­man, Es­ta­do que no in­cul­ca el enal­te­ci­mien­to de lo co­rrec­to, la pren­sa que a ve­ces no es ri­gu­ro­sa al in­ves­ti­gar, la ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca y otras ra­zo­nes.

Yen­do al grano y de acuer­do con lo que in­for­ma el Ob­ser­va­to­rio del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Na­cio­nal, un gra­dua­do de pre­gra­do re­ci­be un suel­do pro­me­dio de 2 sa­la­rios mí­ni­mos, ha­bien­do es­tu­dia­do por lo me­nos 11 años (for­ma­ción bá­si­ca, in­ter­me­dia y secundaria y lue­go 5 años de edu­ca­ción su­pe­rior). Los pro­fe­sio­na­les de me­di­ci­na e in­ge­nie­rías re­ci­ben un po­co más, los hom­bres $1.8 mi­llo­nes y $1.5 mi­llo­nes las mujeres. Mu­chos es­tu­dian con el sa­cri­fi­cio de sus pa­dres o ayu­dán­do­se con su pro­pio tra­ba­jo.

¿Cuál es el va­lor agre­ga­do de la edu­ca­ción? Pa­re­cie­ra que es­ta no ase­gu­ra­ra el pro­gre­so in­di­vi­dual, y es co­mún en­con­trar pro­fe­sio­na­les que no han po­di­do sa­lir ade­lan­te pa­ra lo que se han pre­pa­ra­do, y tie­nen que ha­cer la­bo­res en las que es­tán so­bre­ca­li­fi­ca­dos. ¿Y qué pa­sa con los jó­ve­nes que no pue­den ac­ce­der a la edu­ca­ción su­pe­rior? Los que ni es­tu­dian ni tra­ba­jan, ¿dón­de que­dan?

Se sue­le creer que si al­guien ro­ba es por­que no lo edu­ca­ron; si mata, por­que en su casa no lo for­ma­ron; si se par­quea en un lu­gar in­de­bi­do es por­que no le im­por­tan las re­glas; si con­su­me dro­ga es por­que no va al co­le­gio y no tie­ne familia; si ha­bien­do es­tu­dia­do y no en­cuen­tra tra­ba­jo, ¿cual de­be­rá ser su plan B? De pron­to la edu­ca­ción no es par­te de la so­lu­ción sino del pro­ble­ma.

Pa­ra en­ra­re­cer más el pa­no­ra­ma, al­gu­nos co­le­gios y uni­ver­si­da­des, pre­sio­na­dos por los cos­tos de acre­di­ta­ción, ba­jan la guar­dia en la exi­gen­cia de la se­lec­ción de sus alum­nos por man­te­ner la fuen­te de in­gre­sos es­ta­bi­li­za­da. Se crea un círcu­lo vi­cio­so.

De acuer­do con una in­ves­ti­ga­ción del Se­na (Es­tu­dio de Ca­rac­te­ri­za­ción de Te­lein­for­má­ti­ca) bus­can­do en­ten­der las ne­ce­si­da­des del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do pa­ra ar­ti­cu­lar po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas, la for­ma­ción pro­fe­sio­nal, téc­ni­ca y tec­no­ló­gi­ca de­be ar­ti­cu­lar­se más con el mer­ca­do la­bo­ral por­que se es­ta­rían for­man­do jó­ve­nes pa­ra el des­em­pleo. Se ve ve­nir, oja­lá, una re­vo­lu­ción de nuevas pro­fe­sio­nes re­la­cio­na­das con la informática, co­mu­ni­ca­cio­nes, edu­ca­ción y me­dio am­bien­te.

Pa­ra no se­guir va­ra­dos, ha­brá que echar mano ade­más, de una bue­na ac­ti­tud pa­ra abrir­se a nuevas po­si­bi­li­da­des, a in­ven­tar, crear, pro­bar y sa­ber ha­cer en lo que se pue­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.