Otra pa­té­ti­ca reali­dad

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN PUNTOS DE VISTA - Por Ál­va­ro De la Es­prie­lla Aran­go

Ya he­mos ex­pre­sa­do en es­tas mis­mas co­lum­nas en oca­sio­nes an­te­rio­res que la­men­ta­ble­men­te en el país la co­rrup­ción, el de­li­to y el te­rro­ris­mo le han ga­na­do la ba­ta­lla a la jus­ti­cia y al orden a tra­vés de los años y en di­fe­ren­tes épo­cas. Basta con re­pa­sar la his­to­ria nues­tra pa­ra dar­nos cuen­ta de que por dé­ca­das no he­mos po­di­do erra­di­car los tre­men­dos ho­rro­res que ha vi­vi­do el país por cuen­ta de las con­duc­tas de­lic­ti­vas en to­das sus es­pe­cies y mo­da­li­da­des, que han te­ni­do más fuer­za, ma­yor efi­ca­cia, me­jor re­sul­ta­dos fa­ta­les, que el ejer­ci­cio de la jus­ti­cia, la apli­ca­ción de la ley, la efi­ca­cia de Ejér­ci­to y Po­li­cía. Tris­te­men­te se lu­cha, se ha­ce el es­fuer­zo, se le­gis­la, se ar­man có­di­gos, cre­cen las cár­ce­les y se for­ta­le­cen los en­tes de con­trol, sin em­bar­go, siem­pre el de­li­to va ade­lan­te y siem­pre, siem­pre, el Es­ta­do se la pa­sa apa­gan­do in­cen­dios, sor­pren­di­do en ca­da es­qui­na con los pa­vo­res de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

Aho­ra con va­len­tía la Sa­la de Con­sul­ta y Ser­vi­cio Ci­vil na­da me­nos que del Con­se­jo de Es­ta­do ex­pre­sa pú­bli­ca­men­te, re­co­no­ce, ad­mi­te, que en Co­lom­bia exis­te un enor­me dé­fi­cit de las normas ac­tua­les con­tra la de­lin­cuen­cia y que de­be­ría­mos te­ner más múscu­lo ju­rí­di­co pa­ra evi­tar que en cier­tos as­pec­tos, co­mo por ejem­plo en el de la con­tra­ta­ción ofi­cial, nos si­gan apa­bu­llan­do los ten­tácu­los de la co­rrup­ción. (C.E.S. de con­sul­ta cap 2260 y 2264 agos­to 2016 (CP Al­va­ro Na­mén).

El te­ma sa­le a flo­te a raíz de un aná­li­sis del ca­so Ode­brecht don­de el exa­men del Con­se­jo de Es­ta­do pun­tua­li­za que la ley de­be­ría ge­ne­rar más in­ha­bi­li­da­des pa­ra los fu­tu­ros con­tra­tan­tes de la Ley 80 de 1993, su­pe­ra­da hoy día por ade­lan­tos de la tec­no­lo­gía y ha­bi­li­da­des de­lic­ti­vas, pa­ra te­ner ma­yor con­trol de pre­sun­tos co­rrup­tos ya sean fir­mas em­pre­sa­ria­les o per­so­nas na­tu­ra­les. En efec­to, no hay in­ha­bi­li­dad pa­ra pro­po­nen­tes a li­ci­ta­cio­nes que ha­yan te­ni­do una con­de­na por juez ex­tran­je­ro o miem­bros de jun­tas di­rec­ti­vas pro­po­nen­tes que ha­yan su­fri­do sen­ten­cias en con­tra de un juez fo­rá­neo por de­li­tos va­rios. Ni si­quie­ra la ini­cia­ción de una in­ves­ti­ga­ción pe­nal, dis­ci­pli­na­ria o fiscal con­tra cual­quier per­so­na na­tu­ral o ju­rí­di­ca en el país o el ex­te­rior es ma­te­ria de ve­to o prohi­bi­ción de par­ti­ci­pa­ción en es­tos ca­sos.

La Sa­la men­cio­na­da pre­sen­ta al­ter­na­ti­vas que le in­yec­ten ri­gor a la jus­ti­cia, es de­cir, ma­yor for­ta­le­za, que es en sín­te­sis lo que ne­ce­si­ta la fa­mo­sa re­for­ma a nues­tro sis­te­ma ju­di­cial que tan­to se pro­me­te, que se ve lle­gar des­de ha­ce años pe­ro no lle­ga. Una re­for­ma que no so­lo pro­duz­ca me­jo­res y más com­ple­tas le­yes sino que de­mues­tre que el de­li­to no pue­de se­guir des­bor­dan­do la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta del Es­ta­do. Una re­for­ma que res­pe­te más los de­re­chos hu­ma­nos de la co­mu­ni­dad y no mag­ni­fi­que tan­to los de­re­chos hu­ma­nos de los de­lin­cuen­tes, que ex­pe­di­te los trá­mi­tes de Fis­ca­lía y en los juz­ga­dos el pro­ce­so eli­mi­ne tan­tos ve­ri­cue­tos in­ven­ta­dos pa­ra fa­vo­re­cer a los de­lin­cuen­tes, co­mo la casa por cár­cel, la fal­ta de prue­bas y otras aran­de­las que lle­nan las calles de de­lin­cuen­tes que vuel­ven a las an­dan­zas con so­lo tres días de de­ten­ción. O a de­lin­cuen­tes de cue­llo blan­co, que to­do el mun­do co­no­ce y que de cien­tos de for­mas co­no­ci­das tie­nen in­va­di­do el país con so­fis­ti­ca­das for­mas de co­rrup­te­la ad­mi­nis­tra­ti­va y po­lí­ti­ca. Ode­brecht es el úl­ti­mo ejem­plo, pe­ro ven­drán otros más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.