Un acuer­do a la co­lom­bia­na

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN PUNTOS DE VISTA - Por Ho­ra­cio Brie­va

Pues sí: tie­ne mu­cha ra­zón el pre­si­den­te San­tos cuan­do, a pro­pó­si­to de la pos­ter­ga­ción del desar­me de las Farc por 20 días más, di­ce: “No es na­da pa­ra ter­mi­nar bien 53 años de en­fren­ta­mien­to y violencia fra­tri­ci­da”. Ade­más, co­mo el mis­mo man­da­ta­rio lo des­ta­có en su alo­cu­ción del lu­nes fes­ti­vo, hay avan­ces in­ne­ga­bles en es­te pro­ce­so. Las Farc no han vuel­to a dis­pa­rar un ti­ro más, han res­pe­ta­do el ce­se al fue­go de­fi­ni­ti­vo, sus 7.000 gue­rri­lle­ros han si­do de­bi­da­men­te cen­sa­dos y se han acan­to­na­do de ma­ne­ra tran­si­to­ria en 26 zo­nas ve­re­da­les. Al mis­mo tiem­po, en el mar­co de la im­ple­men­ta­ción del nue­vo Acuer­do de Paz fir­ma­do en el Tea­tro Co­lón de Bo­go­tá, las ma­yo­rías del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca han apro­ba­do 3 re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les (en­tre ellas la que crea el sis­te­ma de ver­dad, jus­ti­cia, re­pa­ra­ción y no re­pe­ti­ción), y es­tán en cur­so 4. Se han ex­pe­di­do 3 le­yes y es­tán en es­tu­dio 4. El pre­si­den­te ase­gu­ra que se ha cum­pli­do con el 80 por cien­to de las normas que da­rán se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca a las Farc en el pro­ce­so de desar­me y re­in­cor­po­ra­ción a la vi­da ci­vil. Tam­bién se han ex­pe­di­do más de 30 de­cre­tos-le­yes, en­tre los cua­les aso­ma por su im­por­tan­cia el que crea un Fon­do de Tie­rras que de­be pro­veer de 3 mi­llo­nes de hec­tá­reas a 800.000 fa­mi­lias cam­pe­si­nas que no tie­nen dón­de cul­ti­var. Es­tá cla­ro, asi­mis­mo, que el fa­llo de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal so­bre el fast track no le prohi­bió al Con­gre­so to­mar la de­ci­sión de vo­tar los pro­yec­tos en blo­que.

De mo­do que pe­se a to­do el dra­ma­tis­mo que ha te­ni­do el pro­ce­so de ne­go­cia­ción con las Farc, el desar­me de es­ta or­ga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra es un he­cho irre­ver­si­ble. Y co­mo di­ce León Va­len­cia: ten­drán chan­ce en la vi­da po­lí­ti­ca si pro­mue­ven una al­ter­na­ti­va plu­ra­lis­ta que le­van­te la ban­de­ra de la re­con­ci­lia­ción, en lu­gar de crear un sec­ta­rio ghet­to de cor­te mar­xis­ta-le­ni­nis­ta.

Por lo de­más, el te­ma de los in­cum­pli­mien­tos lo­gís­ti­cos del Es­ta­do no de­be sor­pren­der­nos. El nues­tro es un Es­ta­do pro­fu­so en la pro­duc­ción de normas, pe­ro pa­qui­dér­mi­co a la ho­ra de eje­cu­tar. Ahí es­tán los ejem­plos del Cho­có, Bue­na­ven­tu­ra, La Gua­ji­ra y de tan­tas par­tes ol­vi­da­das del país. No hay me­jor mues­tra de in­cum­pli­mien­to que la Cons­ti­tu­ción de 1991. Se­gún es­ta, so­mos un Es­ta­do So­cial de De­re­cho. Sin em­bar­go, lo real, 26 años des­pués de pro­mul­ga­da la Car­ta, es el enor­me abismo exis­ten­te en­tre lo que di­ce el tex­to cons­ti­tu­cio­nal y la si­tua­ción de la ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos en ma­te­ria de de­re­chos. So­mos un país ex­ce­len­te en be­lle­za nor­ma­ti­va, pe­ro po­co ope­ra­ti­vo en el cum­pli­mien­to de la Cons­ti­tu­ción y las le­yes. Por eso, co­mo de­cía en la co­lum­na pa­sa­da, tie­ne que ha­ber un cam­bio to­tal en el fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do. Es­te Le­via­tán len­to, par­si­mo­nio­so, mu­chas ve­ces des­coor­di­na­do, tie­ne que dar pa­so a un Es­ta­do ca­paz de ge­ne­rar res­pues­tas rá­pi­das y efi­cien­tes. El pos­con­flic­to es una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer ese trán­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.