Exal­ta­ción ‘pop’ li­te­ra­ria

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN PUNTOS DE VISTA - Por Ta­tia­na Dan­gond

Al­gu­nos di­cen que Cien años de so­le­dad ha pa­sa­do a la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal, otros cree­mos fir­me­men­te que es­ta obra li­te­ra­ria si­gue sien­do la des­crip­ción vi­gen­te de ese Ma­con­do que pa­ra bien o pa­ra mal no he­mos de­ja­do de ser en Amé­ri­ca La­ti­na. Con los 50 años de la pri­me­ra edi­ción de Cien años de so­le­dad lle­ga­ron los es­pe­cia­les y las crí­ti­cas li­te­ra­rias, al­gu­nas tan­tas que re­pi­ten con­clu­sio­nes so­bre obras que tie­nen tan­tos años co­mo es­ta, y otras que han de­ci­di­do ana­li­zar­la a la luz de la co­yun­tu­ra ac­tual. Aho­ra, más allá de las dis­cre­pan­cias que se ha­gan fren­te a la lec­tu­ra del con­tex­to ac­tual, no ca­be du­da de que la exal­ta­ción y el re­co­no­ci­mien­to de nues­tra in­de­pen­den­cia cul­tu­ral latinoamericana es un he­cho que de­be­mos agra­de­cer en gran me­di­da a esas le­tras que ha­ce me­dio si­glo se dieron a co­no­cer y que pa­ra mu­chos cam­bia­ron el rum­bo de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal.

Sin em­bar­go, un aná­li­sis que me­re­ce ma­yor aten­ción y que ha si­do abor­da­do con su­per­fi­cia­li­dad es la ver­da­de­ra in­fluen­cia que han te­ni­do la vi­da y obra de Ga­briel Gar­cía Már­quez en el Ca­ri­be co­lom­biano, te­rri­to­rio que fue prin­ci­pal fuen­te de su ins­pi­ra­ción y la mu­sa de sus le­tras. Esa re­la­ción que de­be­ría ser in­que­bran­ta­ble en­tre la in­mor­ta­li­dad de un pue­blo que ha si­do des­cri­to y leí­do al­re­de­dor del mun­do, y aquel es­cri­tor que na­ció en sus en­tra­ñas y es­cri­bió lo hu­ma­na­men­te in­des­crip­ti­ble con la cla­ri­dad con la que lo ha­brían he­cho los dio­ses.

Muy di­fí­cil­men­te se pue­de ver esa in­fluen­cia en el pue­blo ca­ri­be, siem­pre que si bien mu­chos jó­ve­nes es­cri­to­res han de­ci­di­do se­guir por la co­rrien­te del rea­lis­mo má­gi­co ba­jo la in­fluen­cia de las le­tras de Gar­cía Már­quez y de Ce­pe­da Sa­mu­dio, hay una per­cep­ción equi­vo­ca­da en la so­cie­dad fren­te a lo que re­pre­sen­ta Ma­con­do y el le­ga­do de su gran es­cri­tor. Su lec­tu­ra, a pe­sar de ser obli­ga­to­ria en las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, no ha lle­va­do a que su pue­blo en­tien­da la mag­ni­tud y la com­ple­ji­dad de sus re­la­tos, pe­ro sí ha pro­du­ci­do un efec­to ex­tra­ño co­mo lo es ido­la­trar a un es­cri­tor inigua­la­ble al mis­mo ni­vel de un fa­mo­so can­tan­te de pop.

El pro­ble­ma, cla­ro es­tá, no es la fa­ma sino que es­ta res­pon­da ver­da­de­ra­men­te a lo que me­re­ce ser, un re­co­no­ci­mien­to real del pue­blo que ha leí­do y ana­li­za­do con me­su­ra el con­te­ni­do de es­ta obra, no so­lo pa­ra co­no­cer la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal, sino pa­ra en­ten­der su pro­pia cul­tu­ra re­la­ta­da por uno de los su­yos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.