El ta­ba­co, ar­ma mor­tal

de la sa­lud y la eco­no­mía

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA -

El ta­ba­co es un fac­tor im­pli­ca­do en el 16% de las muer­tes por en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles, afir­ma la OMS.

Den­tro de es­tas se en­cuen­tra la en­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va cró­ni­ca (EPOC) “por la que mue­ren 1.100.000 per­so­nas al año, es por eso que hoy lla­ma­mos la aten­ción so­bre el ase­sino número uno del mun­do”, des­ta­ca Gon­zá­lez.

“Yo te­nía la de­ci­sión de de­jar de fu­mar por­que sa­bía que me estaba ha­cien­do da­ño. Uno era me­nos­pre­cia­do, te­nía que apar­tar­se en los even­tos, era co­mo un di­no­sau­rio en­tre la gen­te”, ex­pre­sa.

Den­tro de los efec­tos que tie­ne el ta­ba­co en el cuer­po se en­cuen­tran las en­fer- me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, pul­mo­na­res y el cáncer. “Es­tas en­fer­me­da­des, es­pe­cial­men­te las afec­ta­cio­nes pul­mo­na­res, se cal­cu­lan de acuer­do al número de ca­je­ti­llas que se fu­man por año”, ase­gu­ra el es­pe­cia­lis­ta.

Di­va, de 76 años, to­mó la de­ter­mi­na­ción a los 65 des­pués de ha­ber con­vi­vi­do con el hu­mo, las ca­je­ti­llas y los ce­ni­ce­ros por más de 47 años.

“Me fu­ma­ba tres pa­que­tes dia­rios, po­co a po­co iba su­bien­do el número. Es­ta es una adic­ción co­mo cual­quier otra”, ase­gu­ra.

El fi­nal lle­gó cuan­do le de­tec­ta­ron cáncer de ma­ma. “No ne­ce­si­té na­da, so­lo sa­ber que de­bía ser res­pon­sa­ble. Ese día el úl­ti­mo pa­que­te de ci­ga­rri­llos que­dó por la mi­tad en mi me­sa de no­che”, re­la­ta.

El doc­tor Dou­glas Bett­cher, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des No Trans­mi­si­bles de la OMS, afir­ma que “el ta­ba­co es un im­por­tan­te obs­tácu­lo al de­sa­rro­llo mun­dial. La mor­bi­mor­ta­li­dad re­la­cio­na­da con es­te pro­duc­to agra­va la po­bre­za, afec­ta a las per­so­nas que apor­tan el sa­la­rio prin­ci­pal a los ho­ga­res, des­vía los li­mi­ta­dos re­cur­sos a la com­pra de pro­duc­tos de ta­ba­co en lu­gar de co­mi­da, y obli­ga a mu­chas per­so­nas a au­men­tar el gas­to en aten­ción sa­ni­ta­ria”.

Por su par­te, Ka­tia em­pe­zó a los 16 años a fu­mar, pe­ro lo aban­do­nó a los 25 cuan­do co­men­za­ron sus pro­ble­mas re­na­les.

“Me fu­ma­ba por lo me­nos cin­co ci­ga­rri­llos al día, has­ta que em­pe­cé a sen­tir­me mal de los ri­ño­nes”, re­cuer­da.

Lue­go de eso “en­tré en un mo­men­to de re­fle­xión. Aho­ra me mo­les­ta la gen­te que fu­ma, y si pue­do les re­co­mien­do que no lo ha­gan, in­clu­so le di­go ‘te vas a mo­rir”.

La prin­ci­pal re­co­men­da­ción del doc­tor Her­nán­dez es “po­ner en una ba­lan­za lo que se ga­na y lo que se pier­de. Ade­más de te­ner fuer­za de vo­lun­tad”.

JU­VEN­TUD. Otro de los fac­to­res que preo­cu­pa a los es­pe­cia­lis­tas es el con­su­mo en jó­ve­nes. “En Co­lom­bia lo ve­mos des­de los 12 años y va por un com­po­nen­te de imi­ta­ción”.

Ese com­po­nen­te fue el que mo­ti­vó a Ja­vier, de 22 años, a em­pe­zar a fu­mar des­de los 9 años.

“Mi pa­pá ha fu­ma­do to­da la vi­da y yo le ro­ba­ba los ci­ga­rri­llos. En fir­me em­pe­zó a los 16 años, so­lo por cos­tum­bre”.

Esa cos­tum­bre des­apa­re­ció ha­ce año y me­dio cuan­do “me di cuen­ta de que no po­día su­bir bien las es­ca­le­ras o cuan­do prac­ti­ca­ba de­por­te. Sim­ple­men­te me abu­rrí”.

So­lo 24 paí­ses, que re­pre­sen­tan el 15% de la po­bla­ción mun­dial, dis­po­nen de ser­vi­cios na­cio­na­les in­te­gra­les pa­ra ayu­dar a los con­su­mi­do­res a de­jar de fu­mar.

Cuan­do se de­ja de fu­mar, in­di­ca el es­pe­cia­lis­ta, “de­be­mos apar­tar del en­torno to­do lo que se re­la­cio­ne con el ci­ga­rri­llo. Ade­más de no ha­cer ac­ti­vi­da­des que nor­mal­men­te se rea­li­za­ban cuan­do fu­ma­ba, tam­bién hay que man­te­ner­se lim­pio, ocu­pa­do y to­mar mu­cho lí­qui­do”. NO TO­DOS PUE­DEN. Jor­ge Ma­rio Gar­cía, de 40 años, re­co­no­ce que “no hay día en que me le­van­te, ni ci­ga­rri­llo que pren­da, sin pen­sar que lo quie­ro de­jar”, sin em­bar­go, en tres opor­tu­ni­da­des que se ha da­do pa­ra cor­tar­lo, no lo ha con­se­gui­do.

“Em­pe­cé a fu­mar cuan­do me gra­dué del co­le­gio, em­pe­cé con po­co, y 20 años des­pués si­go con el ci­ga­rri­llo”, cuen­ta.

La pri­me­ra vez que in­ten­tó de­jar­lo fue ha­ce seis años. “Cuan­do sa­lí de Co­lom­bia, de­jé de fu­mar seis me­ses. Vol­ví con uno, lue­go dos, y re­to­mé el ci­ga­rri­llo”.

Re­cuer­da una fra­se que siem­pre le di­ce su pa­pá, “el ci­ga­rri­llo es el vi­cio más pen­de­jo que hay. No te produce na­da, no produce ma­reo, tra­ba, na­da. Sim­ple­men­te te mata”.

Pa­ra es­te ti­po de per­so­nas, el neu­mó­lo­go Gon­zá­lez re­co­mien­da “me­di­ca­men­tos re­em­pla­zan­tes pa­ra la an­sie­dad de la ni­co­ti­na”, aña­dien­do que “ca­da pa­cien­te es di­fe­ren­te”.

Ad­vier­te que “el ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co no es un buen mé­to­do” y es cla­ro en de­cir que el ries­go de en­fer­me­da­des dis­mi­nu­ye al de­jar de fu­mar “pe­ro no de­sa­pa­re­ce”.

INI­CIA­TI­VA DE LA OMS. La doc­to­ra Mar­ga­ret Chan, directora ge­ne­ral de la OMS, se­ña­la que el ta­ba­co “es una ame­na­za pa­ra to­dos. Agra­va la po­bre­za, re­du­ce la pro­duc­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, afec­ta ne­ga­ti­va­men­te la elec­ción de los ali­men­tos que se con­su­men en los ho­ga­res y con­ta­mi­na el aire de in­te­rio­res”. La OMS ha­ce un lla­ma­mien­to a los go­bier­nos pa­ra que apli­quen me­di­das fir­mes de con­trol del ta­ba­co, “co­mo la prohi­bi­ción de co­mer­cia­li­zar­lo y pu­bli­ci­tar­lo, la pro­mo­ción del em­pa­que­ta­do neu­tro de los pro­duc­tos que lo con­tie­nen, el au­men­to de los im­pues­tos es­pe­cia­les y la prohi­bi­ción de fu­mar en los es­pa­cios pú­bli­cos ce­rra­dos y los lu­ga­res de tra­ba­jo”.

CORTESíA

El mé­di­co neu­mó­lo­go Ei­del­man Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.