A LOS 83 AñOS MU­RIó EL ‘HOM­BRE FUER­TE DE PA­NA­Má’

Fue un agen­te de la CIA alle­ga­do a Pa­blo Es­co­bar y Fi­del Cas­tro.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA -

CIU­DAD DE PA­NA­Má. Ma­nuel Antonio No­rie­ga, quien fa­lle­ció es­te lu­nes a los 83 años, fue un te­mi­do dic­ta­dor pa­na­me­ño, muy va­lo­ra­do agen­te de la CIA, que ca­yó en des­gra­cia des­pués de ser acu­sa­do de nar­co­trá­fi­co y de­rro­ca­do por una in­va­sión de Es­ta­dos Uni­dos.

La vi­da de No­rie­ga –quien se ha­lla­ba re­clui­do en un hos­pi­tal des­de mar­zo tras ope­rar­se de un tu­mor ce­re­bral– fue una per­ma­nen­te fu­ga ha­cia ade­lan­te.

Con­si­de­ra­do un mi­li­tar sin es­crú­pu­los, pu­do re­la­cio­nar­se si­mul­tá­nea­men­te con el ca­po co­lom­biano Pa­blo Es­co­bar, el lí­der cu­bano Fi­del Cas­tro y con múl­ti­ples ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia.

En me­dio de esa ca­rre­ra hu­bo opo­si­to­res ase­si­na­dos, du­do­sas for­tu­nas, con­de­nas por nar­co­trá­fi­co, una in­va­sión mi­li­tar y de­nun­cias de trai­cio­nes a re­pe­ti­ción.

“Lo más so­bre­sa­lien­te en la vi­da de Ma­nuel Antonio No­rie­ga es que hi­zo de la ins­ti­tu­ción (mi­li­tar) un ins­tru­men­to, una com­bi­na­ción ma­ca­bra en­tre el cri­men y el nar­co­trá­fi­co”, di­jo a la AFP el ge­ne­ral Ru­bén Da­río Pa­re­des, a quien el ex­dic­ta­dor re­le­vó en 1983 en la Guar­dia Na­cio­nal.

Na­ci­do en la ca­pi­tal pa­na­me­ña el 11 de fe­bre­ro de 1934 en el seno de una familia hu­mil­de, No­rie­ga abra­zó muy jo­ven la ca­rre­ra mi­li­tar y lle­gó a di­ri­gir Pa­na­má con mano de hierro en­tre 1983 y 1989.

Tras par­ti­ci­par en 1968 en un gol­pe con­tra el pre­si­den­te Ar­nul­fo Arias, su as­cen­so se vol­vió me­teó­ri­co cuan­do, un año des­pués, el histórico go­ber­nan­te de Pa­na­má, el ge­ne­ral Omar To­rri­jos, lo pu­so al fren­te del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia G-2.

Se sos­pe­cha que fue en esa épo­ca que la CIA, om­ni­pre­sen­te en Pa­na­má pa­ra vi­gi­lar el Ca­nal, re­clu­tó a No­rie- ga, quien afian­zó su po­der tras la muer­te de To­rri­jos en 1981 en un misterioso ac­ci­den­te aé­reo.

En 1983 ac­ce­dió a la co­man­dan­cia de la ex­tin­ta Guar­dia Na­cio­nal y co­men­zó su go­bierno de fac­to.

Eran las épo­cas de gloria, don­de vi­vía con su es­po­sa Fe­li­ci­dad y sus tres hi­jas (San­dra, Lo­re­na y Thays) en una fas­tuo­sa man­sión que in­cluía un mi­ni­zoo­ló­gi­co, ca­sino pri­va­do y sa­lón de bai­le.

En un con­tex­to de gue­rras ci­vi­les en Cen­troa­mé­ri­ca, “Ca­ra de Pi­ña”, co­mo le lla­ma­ban sus opo­si­to­res por las abun­dan­tes mar­cas que le de­jó el ac­né, ju­gó en va­rios fren­tes pa­ra man­te­ner­se en el po­der.

“DI­Fí­CIL HA­BLAR BIEN DE éL”. Pe­ro to­do iba a cam­biar y, de alia­do fiel de Es­ta­dos Uni­dos, pa­só a ser un enemi­go vin­cu­la­do al nar­co­trá­fi­co, tras la lle­ga­da a la Casa Blan­ca de Geor­ge Bush (198992), ex di­rec­tor de la CIA.

En 1986, una fil­tra­ción de la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se lle­vó al dia­rio The New York Ti­mes a se­ña­lar el papel de No­rie­ga en el ase­si­na­to, en 1985, del opo­si­tor Hu­go Spa­da­fo­ra, cu­yo ca­dá­ver fue ha­lla­do de­ca­pi­ta­do.

Pe­ro No­rie­ga siem­pre ne­gó ha­ber par­ti­ci­pa­do en crí­me­nes: “Ba­jo el nom­bre de Dios, no tu­ve na­da que ver con la muer­te de nin­gu­na de es­tas per­so­nas. Siem­pre hu­bo una cons­pi­ra­ción per­ma­nen­te con­tra mí, pe­ro es­toy aquí de fren­te, sin co­bar­día”, di­jo.

El co­ro­nel Ro­ber­to Díaz He­rre­ra, ex je­fe del Es­ta­do Ma­yor pa­na­me­ño y se­gun­do del ré­gi­men, lo acu­só de co­rrup­ción, frau­de elec­to­ral y del ac­ci­den­te que cos­tó la vi­da a To­rri­jos. AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.