El es­pal­da­ra­zo de la Cor­te

El blin­da­je ju­rí­di­co del acuer­do de paz con las Farc sig­ni­fi­ca, ni más ni me­nos, que na­da de lo sus­tan­cial po­drá mo­di­fi­car­se du­ran­te los pró­xi­mos tres pe­rio­dos pre­si­den­cia­les, una de­ci­sión que el Go­bierno es­pe­ra­ba.

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN -

La de­ci­sión de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de man­te­ner por tres pe­rio­dos pre­si­den­cia­les, es de­cir por 12 años, el blin­da­je ju­rí­di­co que el Con­gre­so le dio al pac­to de paz con las Farc, es la más tras­cen­den­tal que se ha to­ma­do so­bre el acuer­do tras su fir­ma. El es­pal­da­ra­zo del al­to tri­bu­nal le dio de in­me­dia­to alas al Go­bierno, que ayer, en ca­be­za del pro­pio pre­si­den­te San­tos, le re­cor­dó al re­pre­sen­tan­te Ro­dri­go La­ra, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, que “los acuer­dos son pa­ra cum­plir­los”, an­te su opo­si­ción a va­rios pun­tos de la ley es­ta­tu­ta­ria que re­gla­men­ta la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz (JEP).

El fa­llo se to­mó por una­ni­mi­dad, lo que sor­pren­dió a los ana­lis­tas, ya que has­ta ha­ce unos me­ses ha­bía di­vi­sio­nes en­tre los nue­ve ma­gis­tra­dos so­bre el al­can­ce del blin­da­je.

Sin em­bar­go, la de­ci­sión des­ta­ca que “las ins­ti­tu­cio­nes y au­to­ri­da­des del Es­ta­do tie­nen la obli­ga­ción de cum­plir de bue­na fe lo es­ta­ble­ci­do en el acuer­do fi­nal”.

Es­to sig­ni­fi­ca, en pla­ta blanca, que du­ran­te los pró­xi­mos tres go­bier­nos, sin im­por­tar el par­ti­do al que per­te­nez­ca el pre­si­den­te, no se po­drá mo­di­fi­car lo acor­da­do con las Farc. La Cor­te afir­ma que es­te ar­tícu­lo, el número dos del Ac­to Le­gis­la­ti­vo 02 de 2017, aña­de “un prin­ci­pio de es­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad res­pec­to de lo acor­da­do”.

Sin em­bar­go, la Cor­te es­ta­ble­ció que el acuer­do de paz no for­ma­rá par­te de la Cons­ti­tu­ción, lo que ha­bía sus­ci­ta­do crí­ti­cas des­de dis­tin­tos sec­to­res de la so­cie­dad.

A pe­sar del res­pal­do de los ma­gis­tra­dos, la re­gla­men­ta­ción del acuer­do ten­drá que se­guir sien­do de­ba­ti­da y apro­ba­da por el Con­gre­so, co­mo ocu­rre ac­tual­men­te con la JEP.

Lo an­te­rior tam­bién im­pli­ca que las en­ti­da­des es­ta­ta­les tie­nen op­cio­nes pa­ra es­co­ger la for­ma en que se lle­va­rá a la prác­ti­ca lo acor­da­do con la gue­rri­lla, un “mar­gen de apre­cia­ción pa­ra ele­gir los me­dios más apro­pia­dos pa­ra ello, en el mar­co de lo con­ve­ni­do”.

Co­mo era de es­pe­rar­se, la de­ci­sión de la Cor­te al­bo­ro­tó aún más el avis­pe­ro po­lí­ti­co en el país, lue­go de la sa­li­da de Cam­bio Ra­di­cal de la coa­li­ción de go­bierno por dis­cre­pan­cias con el acuer­do de paz. Pre­ci­sa­men­te, el re­pre­sen­tan­te Ro­dri­go La­ra es miem­bro de ese gru­po po­lí­ti­co.

San­tos le pre­ci­só al con­gre­sis­ta, en una reu­nión en la Ca­sa de Na­ri­ño, que na­da de lo sus­tan­cial del acuer­do pue­de mo­di­fi­car­se, tras co­no­cer­se el fa­llo de la Cor­te. Aho­ra bien, que el pac­to fi­nal que­de blin­da­do no ase­gu­ra que su im­ple­men­ta­ción va­ya a es­tar exen­ta de di­fi­cul­ta­des. El Go­bierno se ha ase­gu­ra­do un ba­lón de oxí­geno tras su reu­nión con el Fis­cal Ge­ne­ral en torno a la JEP, pe­ro el uri­bis­mo y, en cier­tos pun­tos Cam­bio Ra­di­cal, se­gui­rán dan­do la pe­lea contra un acuer­do que no aca­ban de di­ge­rir.

A pe­sar del res­pal­do de la Cor­te, la re­gla­men­ta­ción del acuer­do ten­drá que con­ti­nuar sien­do de­ba­ti­da en el Con­gre­so, co­mo ocu­rre en es­tos mo­men­tos con la Jus­ti­cia Es­pe­cial pa­ra la Paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.