2017: ré­cord de par­ti­ci­pa­ción

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Fran­cis­co Mi­ran­da @pa­cho­mi­ran­da

En lo co­rri­do de es­te año la Re­gis­tra­du­ría ha ce­le­bra­do 16 even­tos elec­to­ra­les de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na a lo lar­go y an­cho del país: nue­ve re­vo­ca­to­rias de man­da­to y sie­te con­sul­tas po­pu­la­res. Otras sie­te con­vo­ca­to­rias es­tán ya ofi­cial­men­te pro­gra­ma­das has­ta di­ciem­bre (dos re­vo­ca­to­rias y cin­co con­sul­tas), y lo más pro­ba­ble es que otras más lle­guen a las ur­nas en­tre hoy y fin de año. To­do es­to sin aña­dir unas 80 so­li­ci­tu­des que se en­cuen­tran en trámite, que in­clu­yen la re­vo­ca­to­ria al al­cal­de de Bo­go­tá.

Es­tos da­tos con­fir­man a 2017 co­mo el año de ma­yor par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na des­de la re­gla­men­ta­ción de los me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción de la Cons­ti­tu­ción de 1991. Ese era el ob­je­ti­vo prin­ci­pal del go­bierno San­tos al im­pul­sar la Ley 1757 de 2015, el Es­ta­tu­to de la par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca. Es­ta le­gis­la­ción ba­jó los re­qui­si­tos pa­ra que los ciu­da­da­nos pro­mo­vie­ran y con­vo­ca­ran es­tas he­rra­mien­tas pa­ra “in­ci­dir en la vi­da pú­bli­ca”. En el trámite de es­te pro­yec­to de ley es­tán las fir­mas de pro­ta­go­nis­tas ac­tua­les de la po­lí­ti­ca, co­mo los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les Ger­mán Var­gas y Juan Fer­nan­do Cris­to, así co­mo el mi­nis­tro del In­te­rior, Gui­ller­mo Ri­ve­ra, y el se­cre­ta­rio de la Pre­si­den­cia, Alfonso Pra­da.

Lo cu­rio­so es que tras ha­ber ma­ta­do el ti­gre, mu­chos es­tán asus­ta­dos con el cue­ro. En el ca­so de las con­sul­tas po­pu­la­res, las nue­vas nor­mas y fa­llos re­cien­tes de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal han con­ver­ti­do es­te me­ca­nis­mo de par­ti­ci­pa­ción en una po­de­ro­sa ar­ma contra las in­dus­trias ex­trac­ti­vas. To­das las 12 con­sul­tas mu­ni­ci­pa­les a ce­le­brar­se es­te año y las tres con­vo­ca­das en­tre 2013 y 2014 con­tem­plan la prohi­bi­ción de ac­ti­vi­da­des de mi­ne­ría y de pe­tró­leo.

La crí­ti­ca al boom de las re­vo­ca­to­rias es su uso co­mo ar­ma de re­van­cha po­lí­ti­ca. Des­afor­tu­na­da­men­te la ba­ja con­vo­ca­to­ria de vo­tan­tes en las ur­nas les dan la ra­zón a esos opo­si­to­res al me­ca­nis­mo: el más al­to por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción en las 22 re­vo­ca­to­rias des­de 2013 es de 26% en San Be­ni­to Abad (Su­cre). Aun­que la he­rra­mien­ta hoy se usa más, nin­gún al­cal­de o go­ber­na­dor ha si­do re­vo­ca­do en 23 años.

El go­bierno San­tos es­tá en mo­ra de acla­rar de una vez por to­das el al­can­ce tan­gi­ble de los No de mu­chos pue­blos a las mi­nas y los po­zos de cru­do. Si bien ba­jar los re­qui­si­tos lle­vó a más con­vo­ca­to­rias, la re­vo­ca­to­ria del man­da­to co­mo ins­tru­men­to ne­ce­si­ta unos cam­bios adi­cio­na­les: por ejem­plo, de­mo­rar su arran­que al se­gun­do año de man­da­to, pe­ro re­cor­tar el tiem­po de su trámite.

El pi­co de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en 2017 es un lo­gro de la Ley 1757, pe­ro re­fle­ja las fa­len­cias de nues­tra cul­tu­ra po­lí­ti­ca. En vez de am­pliar las ave­ni­das pa­ra que los ciu­da­da­nos in­ci­dan en las de­ci­sio­nes pú­bli­cas, el re­fe­ren­do, la con­sul­ta, el ple­bis­ci­to y la re­vo­ca­to­ria son hoy ca­na­les incompletos de ra­bias y re­van­chas. Tam­po­co po­de­mos exi­gir­les a es­tas he­rra­mien­tas que me­jo­ren la ca­li­dad de lo que ellas ayu­dan a fa­bri­car. De tan­ta par­ti­ci­pa­ción no de­be que­dar so­lo el can­san­cio y la frus­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.