La pla­ta pú­bli­ca de los pi­los pri­va­dos

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Humberto Men­die­ta men­die­tahum­ber­to@gmail.com

Que mi­les de mu­cha­chos de ba­jos re­cur­sos, pe­ro con cha­rre­te­ras aca­dé­mi­cas, ac­ce­dan a la edu­ca­ción su­pe­rior por cuen­ta de re­cur­sos pú­bli­cos es un pro­gra­ma que na­die dis­cu­te, co­mo lo es Ser Pi­lo Pa­ga (SPP). El pro­gra­ma tie­ne un nom- bre so­no­ro y pe­ga­jo­so. Es atrac­ti­vo pa­ra los ‘pe­laos’ que tie­nen sue­ños y han de­mos­tra­do sus cua­li­da­des con las me­jo­res no­tas en las prue­bas de Es­ta­do. Es una for­ma de dar­le equi­dad a un sec­tor cla­ve pa­ra el pro­gre­so y desa­rro­llo de un país co­mo es la ju­ven­tud.

Pe­ro es inexplicable có­mo la pla­ta pú­bli­ca, que aus­pi­cia el SPP, es des­ti­na­da so­lo a uni­ver­si­da­des pri­va­das pa­ra que mu­cha­chos de es­tra­tos 1 y 2 es­tu­dien en ins­ti­tu­cio­nes a las que no po­drían in­gre­sar por sus pro­pios me­dios eco­nó­mi­cos. Si bien es un es­tí­mu­lo edu­ca­ti­vo, tam­bién pa­re­ce un im­pul­so al arri­bis­mo, por­que des­car­ta la edu­ca­ción pú­bli­ca, que es la de la na­ción, pa­ra dar­le ca­bi­da a la pri­va­da. Las ci­fras son bien di­cien­tes: en 2015, 98% de los re­cur­sos fue­ron di­rec­tos a las pri­va­das. En los dos úl­ti­mos años el go­bierno hi­zo “un equi­li­bra­do ajus­te” y fue de 85%.

Con es­te mé­to­do el go­bierno tra­ta con des­dén a las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les. Co­mo si el pre­mio ape­te­ci­do pa­ra los bue­nos es­tu­dian­tes del ba­chi­lle­ra­to no pu­die­se ser el de las ins­ti­tu­cio­nes a las que el Es­ta­do es­tá en la obli­ga­ción de pro­te­ger. ¿Son me­jo­res las pri­va­das que las pú­bli­cas? ¿Y la Na­cio­nal, la del Va­lle, la de An­tio­quia, la del Mag­da­le­na, la de Car­ta­ge­na y la del Atlán­ti­co? Es­ta úl­ti­ma es la que más al­ber­ga po­bla­ción es­tu­dian­til en la Cos­ta Ca­ri­be. Son 22 mil, y de esa al­ma ma­ter han egre­sa­do en más de 70 años mi­les de pro­fe­sio­na­les de gran ni­vel que se des­ta­can en el mer­ca­do la­bo­ral sin los be­ne­fi­cios y re­la­cio­nes pú­bli­cas que ofre­cen otras ins­ti­tu­cio­nes. A pu­ro pul­so.

Aho­ra el go­bierno pre­ten­de con­ver­tir el pro­gra­ma SPP en una po­lí­ti­ca de Es­ta­do. Y es­to no sue­na mal. Lo que sue­na mal es que más de $800.000 mi­llo­nes trans­fe­ri­dos por es­ta ofer­ta aca­dé­mi­ca lle­guen so­lo a las te­so­re­rías de uni­ver­si­da­des pri­va­das. Mien­tras tan­to cre­ce el sal­do en ro­jo de las pú­bli­cas. Sue­na ab­sur­do, pe­ro una po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va de be­ne­fi­cio so­cial se ha vuel­to un asun­to de de­ba­te. Por eso es­tán mar­chan­do mi­les de es­tu­dian­tes y do­cen­tes, co­mo los que par­ti­ci­pa­ron en la mar­cha de la Uniatlán­ti­co.

Si tan­ta pla­ta del bo­ni­to pro­gra­ma Ser Pi­lo Pa­ga hu­bie­se si­do des­ti­na­da a la universidad pú­bli­ca pa­ra su me­jo­ra­mien­to en in­ves­ti­ga­ción e in­no­va­ción, más mu­cha­chos de esos sec­to­res 1 y 2 de Sis­bén po­drían te­ner me­jor fu­tu­ro. Na­die dis­cu­te que hay bue­nas uni­ver­si­da­des pri­va­das, pe­ro el di­ne­ro de lo pú­bli­co de­be te­ner una des­ti­na­ción más so­cial en ese sen­ti­do. Que no se vuel­va un pro­ble­ma lo que so­na­ba muy bueno. Aho­ra se oye un es­tri­bi­llo es­tu­dian­til, de esos que ri­man: “Ser pi­lo no pa­ga si la pú­bli­ca se aca­ba”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.