Obe­si­dad en ni­ños y jó­ve­nes au­men­tó por 10 en 40 años

Se­gún es­tu­dios, si es­tas ten­den­cias con­ti­núan en los pró­xi­mos años, en 2022 ha­brá en el mun­do más ni­ños y jó­ve­nes obe­sos que des­nu­tri­dos.

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS -

El número de ni­ños y ado­les­cen­tes obe­sos en el mun­do se mul­ti­pli­có por más de diez des­de 1975, pe­ro si­guen sien­do me­nos nu­me­ro­sos que los que su­fren in­su­fi­cien­cia de pe­so pon­de­ral, se­gún un es­tu­dio.

De man­te­ner­se las ten­den­cias ob­ser­va­das en los úl­ti­mos años, la obe­si­dad ju­ve­nil su­pe­rará no obs­tan­te la in­su­fi­cien­cia pon­de­ral de aquí a 2022, pre­vén los au­to­res de es­te es­tu­dio, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta mé­di­ca bri­tá­ni­ca The Lan­cet.

En 2016, 124 mi­llo­nes de jó­ve­nes de 5 a 19 años eran con­si­de­ra­dos obe­sos, fren­te a so­lo 11 mi­llo­nes en 1975, se­gún el in­for­me ela­bo­ra­do por el Im­pe­rial Co­lle­ge de Lon­dres y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud.

El fe­nó­meno con­cier­ne to­das las re­gio­nes del mun­do. Los paí­ses más afec­ta­dos son al­gu­nas is­las de Po­li­ne­sia (más de 30% de en­tre 5-19 años en las is­las Cook, por ejem­plo), mien­tras que es­te por­cen­ta­je al­can­za el 20% en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Egip­to y Ara­bia Sau­di­ta.

Si bien es­ta ten­den­cia pa­re­ce es­tan­car­se des­de ha­ce va­rios años en al­gu­nos paí­ses ri­cos, es­ta con­ti­núa acen­tuán­do­se en los paí­ses con in­gre­sos ba­jos y me­dios.

El número de ni­ños y ado­les­cen­tes con in­su­fi­cien­cia pon­de­ral dis­mi­nu­ye len­ta­men­te des­de 2000 en mu­chas re­gio­nes, pe­ro no en Asia del Sur y del Sud­es­te, en Áfri­ca del cen­tro, del Es­te y de Oc­ci­den­te.

El año pa­sa­do, 192 mi­llo­nes de en­tre ellos su­frían una in­su­fi­cien­cia de pe­so mo­de­ra­da o se­ve­ra, se­gún los au­to­res, que ana­li­za­ron los da­tos de unos 31,5 mi­llo­nes de jó­ve­nes en 200 paí­ses. Los dos ter­cios de es­tos jó­ve­nes afec­ta­dos vi­ven en Asia del Sud­es­te, so­bre to­do en In­dia.

Un pe­so de­ma­sia­do ba­jo au­men­ta so­bre to­do el ries­go de con­traer en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas.

“Si­guen sien­do ne­ce­sa­rias po­lí­ti­cas que alien­ten la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria en los paí­ses y ho­ga­res con in­gre­sos ba­jos (...) Pe­ro nues­tros da­tos mues­tran que la tran­si­ción de la in­su­fi­cien­cia pon­de­ral ha­cia el so­bre­pe­so de la obe­si­dad pue­de pro­du­cir­se rá­pi­da­men­te”, se­gún el pro­fe­sor Ma­jid Ez­za­ti, del Im­pe­rial Co­lle­ge de Lon­dres, que coor­di­nó el es­tu­dio.

Ez­za­ti aler­ta so­bre to­do so­bre el ries­go de una “ma­la tran­si­ción ali­men­ta­ria, con un au­men­to de los ali­men­tos con un gran apor­te ener­gé­ti­co pe­ro po­bres en nu­trien­tes”.

“Hay muy po­cas po­lí­ti­cas y pro­gra­mas que tra­ten de ha­cer ac­ce­si­bles a las fa­mi­lias po­bres los ali­men­tos sa­nos, co­mo los ce­rea­les com­ple­tos, las fru­tas y las ver­du­ras fres­cas”, de­plo­ró en un co­mu­ni­ca­do acom­pa­ñan­do el es­tu­dio.

Es­to pro­vo­ca de­sigual­da­des so­cia­les fren­te a la obe­si­dad y li­mi­ta las po­si­bi­li­da­des de re­du­cir es­ta la­cra, aña­dió es­te in­ves­ti­ga­dor.

La obe­si­dad en­tra­ña ma­yo­res ries­gos de su­frir en­fer­me­da­des crónicas co­mo la dia­be­tes y los ma­les car­dio­vas­cu­la­res.

SHUTTERSTOCK.

Un ni­ño con obe­si­dad se to­ca la ba­rri­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.