Así ope­ran las re­des de mi­cro­trá­fi­co de dro­gas en la UA

Es­tu­dian­tes cuen­tan có­mo los tra­fi­can­tes in­gre­san es­tas sus­tan­cias a la ins­ti­tu­ción y qué lu­ga­res son usa­dos pa­ra el con­su­mo. Al claus­tro en­tra per­so­nal ajeno a la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria pa­ra dro­gar­se.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Eduardo Patiño M.

Mien­tras en un sa­lón de cla­ses un ca­te­drá­ti­co ex­po­ne las con­se­cuen­cias de la se­pa­ra­ción de Ca­ta­lu­ña de Es­pa­ña, la men­te de An­drés Mar­tí­nez* es­tá en­fras­ca­da en ave­ri­guar por qué el mo­rral de su com­pa­ñe­ra de en fren­te tie­ne un co­lor “ex­tra­ño” y fluo­res­cen­te.

Mien­tras la cla­se si­gue su nor­mal cur­so, los efec­tos de un ta­ba­co de cripy que se fu­mó mi­nu­tos an­tes de en­trar al sa­lón de cla­ses lo lle­van a que­dar­se mi­ran­do y ana­li­zan­do de ma­ne­ra fi­ja, in­mó­vil y sin es­pa­bi­lar aquel mo­rral, que es de un co­lor co­mún y co­rrien­te.

Con­su­mir ma­rihua­na en los in­te­rio­res de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co es al­go que acos­tum­bra a ha­cer An­drés es­po­rá­di­ca­men­te des­de ha­ce tres años. Los sa­lo­nes del blo­que F, el ‘tea­trino’, la la­gu­na de­trás de la bi­blio­te­ca o las azo­teas de los blo­ques, son los lu­ga­res a los que él acu­de cuan­do quie­re “sen­tir paz”, “es­tar re­la­ja­do” y “des­pe­jar su men­te”.

Es­te jo­ven, es­tu­dian­te de la fa­cul­tad de Cien­cias Hu­ma­nas, ase­gu­ra que es co­mún en­con­trar pun­tos de ven­ta de sus­tan­cias alu­ci­nó­ge­nas en cual­quier par­te de la ins­ti­tu­ción, así co­mo tam­bién es fá­cil ha­llar con­su­mi­do­res en mu­chos rin­co­nes de la al­ma má­ter.

Al no ha­ber con­trol al­guno en el ac­ce­so al claus­tro, An­drés, que no so­lo es con­su­mi­dor, sino que en al­gu­nas oca­sio­nes ha ven­di­do ‘hier­ba’ a otros es­tu­dian­tes, afir­ma que es “muy fá­cil” in­gre­sar y ven­der to­do ti­po dro­ga en la uni­ver­si­dad.

El rec­tor de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co, Car­los Pras­ca Muñoz, de­nun­ció es­ta se­ma­na que re­des de mi­cro­trá­fi­co es­ta­ban to­man­do a la ins­ti­tu­ción co­mo cen­tro pa­ra sus ne­go­cios. Por es­te mo­ti­vo, las di­rec­ti­vas vie­nen eje­cu­tan­do ac­cio­nes en con­tra de es­tos dis­tri­bui­do­res de sus­tan­cias alu­ci­nó­ge­nas.

Pras­ca pre­ci­só que la re­cu­pe­ra­ción de los es­pa­cios “aban­do­na­dos” de la uni­ver­si­dad, co­mo el co­no­ci­do ‘tea­trino’, zo­na en la que co­mún­men­te se con­su­men sus­tan­cias alu­ci­nó­ge­nas, ha­ce par­te de las ac­cio­nes que vie­nen im­ple­men­tan­do.

“Lo que no­so­tros que­re­mos es que los si­tios don­de nor­mal­men­te se con­cen­tran y son to­ma­dos por los con­su­mi­do­res, sean in­ter­ve­ni­dos y que la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria ha­ga uso de ellos”, de­ta­lló Pras­ca.

EL NE­GO­CIO. “Si tu quie­res con­se­guir un po­rri­to so­lo tie­nes que pre­gun­tar a los que se sien­tan por el la­gui­to o los que dis­tri­bu­yen en el F”, con­tó An­drés Mar­tí­nez, quien ade­más afir­mó que un gran por­cen­ta­je de las per­so­nas que com­pran sus­tan­cias psi­coac­ti­vas no son es­tu­dian­tes de la Uniatlán­ti­co.

“Yo me atre­ve­ría a de­cir que el 40% de los con­su­mi­do­res en la uni­ver­si­dad son per­so­nal ex­terno. Gen­te que sa­be que acá ven­den bas­tan­te y co­mo no hay con­trol en la en­tra­da y ven la gran can­ti­dad de zo­nas aban­do­na­das, apro­ve­chan. In­clu­so vie­nen es­tu­dian­tes de otras uni­ver­si­da­des a com­prar acá”, de­ta­lló.

Pre­ci­só que se pue­de en­con­trar to­do ti­po de dro­gas, des­de ma­rihua­na has­ta lí­neas de co­caí­na, pa­san­do por éx­ta­sis, brow­nie de hier­ba y áci­dos LSD. Sin em­bar­go —acla­ró—, lo que más “se mue­ve” es la ven­ta de Cripy, ma­rihua­na con al­te­ra­ción ge­né­ti­ca que con­tie­ne al­tos ni­ve­les de THC.

An­drés de­ta­lló que un po­rro de Cripy se con­si­gue des­de los $2.000 y se ne­go­cian 3 por $5.000. “Si a ti ya te co­no­cen y eres com­pra­dor fre­cuen­te te man­tie­nen las mis­mas ta­ri­fas. No hay mis­te­rios, tú lle­gas co­mo si fue­ras a com­prar un dul­ce, pa­gas y te lo vas a fumar por ahí”, ex­pli­có.

En cuan­to a su ex­pe­rien­cia co­mo ven­de­dor, An­drés in­di­có que un dis­tri­bui­dor pue­de ven­der en­tre 30 y 40 ta­ba­cos de ma­rihua­na dia­ria­men­te, lo que le ge­ne­ra al­re­de­dor de $60.000 y $80.000 ca­da día.

ZO­NAS DE TO­LE­RAN­CIA. Una lí­der es­tu­dian­til, quien no qui­so re­ve­lar su iden­ti­dad, afir­mó que en otras uni­ver­si­da­des de Co­lom­bia, co­mo la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, Ta­deo Lo­zano o la UIS de San­tan­der, exis­ten zo­nas de to­le­ran­cia pa­ra los es­tu­dian­tes que con­su­men can­na­bis.

In­di­có que ha­ce un año, ba­jo la an­te­rior di­rec­ción de la Uniatlán­ti­co, se es­ta­ba tra­ba­jan­do pa­ra im­ple­men­tar es­tas zo­nas al in­te­rior de la ins­ti­tu­ción, en com­pa­ñía del mo­vi­mien­to Pro­can­na­bi­co de Ba­rran­qui­lla.

La lí­der de­ta­lló que la di­rec­ción otor­gó los per­mi­sos pa­ra que se abrie­ran es­tos es­pa­cios y se dic­ta­ra pe­da­go­gía con to­do lo re­la­cio­na­do con el can­na­bis. “La idea es que se dic­ta­ran char­las, con­fe­ren­cias so­bre el con­su­mo, los cul­ti­vos y rea­li­zar ac­ti­vi­da­des. La an­te­rior di­rec­ción era un po­co más abier­ta al te­ma”, se­ña­ló.

An­te es­ta si­tua­ción, el rec­tor Car­los Pras­ca ma­ni­fes­tó que no cree que las zo­nas de to­le­ran­cia sean “una bue­na es­tra­te­gia” en la uni­ver­si­dad pa­ra que se pro­mue­va el con­su­mo.

Pre­ci­só que el Có­di­go de Po­li­cía prohí­be el con­su­mo de dro­gas, sus­tan­cias alu­ci­nó­ge­nas y li­cor en los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos. “Aquí ri­ge la le­gis­la­ción co­lom­bia­na, por lo tan­to no po­de­mos sa­lir acu­dien­do a la te­sis de la tal au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria pa­ra que en es­tos es­pa­cios se ha­ga lo que en otros si­tios no se pue­de ha­cer”, ase­ve­ró.

CON­TRO­LES. Pras­ca in­for­mó que pa­ra con­tro­lar el ac­ce­so a la Ciu­da­de­la Uni­ver­si­ta­ria, im­ple­men­ta­rá un sis­te­ma de re­gis­tro bio­mé­tri­co y de re­co­no­ci­mien­to fa­cial pa­ra to­da la co­mu­ni­dad, con el fin de for­ta­le­cer el ac­ce­so pea­to­nal y vehi­cu­lar en la ins­ti­tu­ción.

Afir­mó que abri­rá una li­ci­ta­ción por va­lor de $1.100 mi­llo­nes pa­ra eje­cu­tar el pro­yec­to, el cual de­be­rá es­tar lis­to en los pró­xi­mos cin­co me­ses.

“Es­ta­ble­ce­re­mos con­tro­les pa­ra el ac­ce­so a la uni­ver­si­dad, tan­to de ma­ne­ra vehi­cu­lar co­mo pa­ra los otros miem­bros de la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria. Ya te­ne­mos el pro­yec­to, que de­be­rá es­tar lis­to pa­ra el pró­xi­mo se­mes­tre”, in­di­có.

ESTIGMATIZACIÓN. Teddy Pe­luf­fo, lí­der es­tu­dian­til y miem­bro de la Or­ga­ni­za­ción Co­lom­bia­na de Es­tu­dian­tes, se­ña­ló que el prin­ci­pal pro­ble­ma que preo­cu­pa a los ba­rran­qui­lle­ros es la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, la cual “se ha vis­to ame­na­za­da” por la dispu­ta y el con­trol de las ban­das cri­mi­na­les y más de cien pan­di­llas por la dis­tri­bu­ción del nar­co­trá­fi­co.

“En una ciu­dad así, es po­si­ble que en la Uniatlán­ti­co ha­yan re­des de nar­co­trá­fi­co, no es al­go que des­cu­brió Pras­ca”, ma­ni­fes­tó Pe­luf­fo, quien di­jo ade­más que “no se de­be es­tig­ma­ti­zar” a los es­tu­dian­tes de la ins­ti­tu­ción, cuan­do es un fla­ge­lo que se pre­sen­ta en ca­da una de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y pri­va­das del país.

El lí­der es­tu­dian­til afir­mó que el rec­tor pre­ten­de “crear una cor­ti­na de hu­mo” con las de­cla­ra­cio­nes que ha en­tre­ga­do en la úl­ti­ma se­ma­na. “Se es­tá plan­tean­do una ima­gen co­mo si to­dos los es­tu­dian­tes fue­ran nar­co­tra­fi­can­tes o con­su­mi­do­res em­pe­der­ni­dos de sus­tan­cias alu­ci­nó­ge­nas. Son afir­ma­cio­nes irres­pe­tuo­sas y que po­nen en ries­go la se­gu­ri­dad de los es­tu­dian­tes”, en­fa­ti­zó Pe­luf­fo.

De igual for­ma, in­di­có que las acu­sa­cio­nes “te­me­ra­rias” del rec­tor son “preo­cu­pan­tes” y se ha­cen en un mo­men­to en que los es­tu­dian­tes se es­tán ma­ni­fes­tan­do con­tra el re­cor­te pre­su­pues­tal a la edu­ca­ción, a la cien­cia y a la tec­no­lo­gía. “Jus­to se es­co­ge es­te mo­men­to de mo­vi­li­za­ción pa­cí­fi­ca de los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co pa­ra de­cir que so­mos unos nar­co­tra­fi­can­tes, co­mo si fué­ra­mos los es­tu­dian­tes los res­pon­sa­bles de esa si­tua­ción”, ex­pre­só.

*Nom­bre cam­bia­do.

CORTESÍA

Sec­tor uti­li­za­do pa­ra el con­su­mo.

CORTESÍA Y LUIS FE­LI­PE DE LA HOZ

Un gru­po de jó­ve­nes con­ver­sa jun­to a la co­no­ci­da ‘la­gu­na’, uno de los lu­ga­res don­de más se con­su­me y ven­de dro­gas en la Uniatlán­ti­co.

Blo­que F, se­ña­la­do por es­tu­dian­tes y di­rec­ti­vos co­mo un lu­gar de con­su­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.