Ac­ci­den­te en vía Orien­tal: mue­ren per­so­ne­ra, sus dos hi­jos y la ni­ñe­ra

La fun­cio­na­ria de Ce­rro de San An­to­nio se di­ri­gía a Ba­rran­qui­lla en un vehícu­lo ma­ne­ja­do por su con­duc­tor cuan­do co­li­sio­nó con­tra una ca­mio­ne­ta que tran­si­ta­ba en sen­ti­do con­tra­rio In­va­sión de ca­rril y ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, po­si­bles cau­sas del ac­ci­den­te, s

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Ken­ji Do­ku y Agus­tín Igua­rán

Ana Karina Lo­zano era abo­ga­da de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be y es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo, tí­tu­lo que le otor­gó la Uni­ver­si­dad Li­bre de Co­lom­bia, sec­cio­nal Ba­rran­qui­lla. A la ca­pi­tal del Atlán­ti­co se di­ri­gía lue­go de pa­sar car­na­va­les en ca­sa de sus pa­dres, en Ce­rro de San An­to­nio. Su plan era or­ga­ni­zar nue­va­men­te la es­ta­día de sus hi­jos en la ciu­dad, pues de­bían re­tor­nar a cla­ses.

Ana Karina Lo­zano Ál­va­rez, de 35 años y per­so­ne­ra de Ce­rro de San An­to­nio, Mag­da­le­na; sus dos pe­que­ños hi­jos, de 4 y 6 años, y la em­plea­da do­més­ti­ca El­da Ca­rri­llo De Arce, de 46, fue­ron las cua­tro víc­ti­mas fa­ta­les de un ac­ci­den­te de trán­si­to ocu­rri­do ayer en la vía Orien­tal, en­tre las po­bla­cio­nes de Cam­po de la Cruz y Bohór­quez.

La ca­mio­ne­ta en la que via­ja­ba la fun­cio­na­ria del en­te de con­trol cho­có de fren­te con­tra otro vehícu­lo que trans­por­ta­ba bol­sas con agua pa­ra el con­su­mo. El he­cho su­ce­dió a las 12:30 del me­dio­día, jus­to en el ki­ló­me­tro 16 +100 me­tros de la vía que co­nec­ta al sur del Atlán­ti­co con Ba­rran­qui­lla.

Pre­ci­sa­men­te fal­ta­ban 55 ki­ló­me­tros pa­ra que Lo­zano Ál­va­rez, sus ni­ños y Ca­rri­llo De Arce lle­ga­ran a la ca­pi­tal del De­par­ta­men­to lue­go de atra­ve­sar por el río Mag­da­le­na des­de Ce­rro de San An­to­nio has­ta Suan, en una em­bar­ca­ción.

En el pue­blo del sur del Atlán­ti­co los cua­tro ha­bían si­do re­co­gi­dos en el puer­to por Ma­rio Al­ber­to Cha­mo­rro, el con­duc­tor de la fa­mi­lia. Se em­bar­ca­ron en una ca­mio­ne­ta ne­gra mar­ca Ssan­gYong, de pla­ca AWL-687, y em­pren­die­ron el via­je.

“Ana Karina ha­bía es­ta­do pa­san­do los car­na­va­les con sus pa­dres en el pue­blo y re­gre­sa­ba a Ba­rran­qui­lla por­que el ni­ño y la ni­ña ya en­tra­ban al co­le­gio. Se pue­de de­cir que ella te­nía dos re­si­den­cias, una en Ce­rro y otra en Ba­rran­qui­lla”, ma­ni­fes­tó un alle­ga­do a la fa­mi­lia de la per­so­ne­ra. LA CO­LI­SIóN. La Uni­dad de Ca­rre­te­ras de la Po­li­cía del Atlán­ti­co pre­ci­só que una ca­mio­ne­ta de pla­tón mar­ca Che­vro­let D-Max, pla­ca COF-221 y con­du­ci­da por He­ri­ber­toHer­nán­de­zB­rand, fue el se­gun­do vehícu­lo in­vo­lu­cra­do en el cho­que. Es­ta ca­mio­ne­ta via­ja­ba en sen­ti­do Bohór­quez-Cam­po de la Cruz, al pa­re­cer, con el fin de en­tre­ga­run­lo­te­de­bol­sas­con agua pa­ra la ven­ta.

Por la for­ma en que que­da­ron cho­ca­das las ca­mio­ne­tas, se­gún uni­for­ma­dos que aten­die­ron el in­ci­den­te, se es­ta­ble­ció que am­bos po­drían ha­ber ido por en­ci­ma de los 80 ki­ló­me­tros de ve­lo­ci­dad.

In­clu­so en el lu­gar de los he­chos, cam­pe­si­nos que tra­ba­ja­ban de la­do y la­do de la ca­rre­te­ra di­je­ron que el im­pac­to de los ca­rros ha­bía si­do “es­pan­to­so”. “So­nó co­mo una bom­ba”, ex­pre­só uno de los tes­ti­gos.

La au­to­ri­dad de trán­si­to se­ña­ló que has­ta el mo­men­to se ma­ne­jan dos hi­pó­te­sis de la co­li­sión: una que el con­duc­tor de la ca­mio­ne­ta Ssan­gYong tra­tó de so­bre­pa­sar otro au­to­mo­tor que iba en el mis­mo sen­ti­do, he­cho que oca­sio­nó que in­va­die­ra el ca­rril por el que se des­pla­za­ba la ca­mio­ne­ta D-Max. La otra hi­pó­te­sis es que uno de los dos au­to­mo­to­res ha­ya te­ni­do una fa­lla me­cá­ni­ca, lo que con­lle­vó al des­pla­za­mien­to de uno de es­tos al ca­rril del otro.

Sin em­bar­go, la Po­li­cía del Atlán­ti­co in­di­có que se­rá la Fis­ca­lía Ge­ne­ral la que de­ter­mi­ne la cau­sa del he­cho a tra­vés de una in­ves­ti­ga­ción. Pa­ra ello se­rá de­ter­mi­nan­te el tes­ti­mo­nio de am­bos con­duc­to­res, tan­to el de la fa­mi­lia de la per­so­ne­ra co­mo el que lle­va­ba el agua.

Ma­rio Al­ber­to Cha­mo­rro, con­duc­tor de la Per­so­ne­ra, y He­ri­ber­to Her­nán­dez Brand, con­duc­tor de la D-Max, fue­ron tras­la­da­dos al Hos­pi­tal de Sa­ba­na­lar­ga lue­go del ac­ci­den­te.

La Po­li­cía di­jo ade­más que los dos pe­que­ños al­can­za­ron a que­dar con vi­da lue­go de la co­li­sión y que fa­lle­cie­ron ca­mino al hos­pi­tal de Cam­po de la Cruz cuan­do eran trans­por­ta­dos en am­bu­lan­cia.

DO­LOR EN CE­RRO. Co­mo una mu­jer ser­vi­cial, trans­pa­ren­te, pro­fe­sio­nal a car­ta cabal y muy es­pi­ri­tual, era con­si­de­ra­da Ana Karina Lo­zano, cu­ya trá­gi­ca muer­te ha cau­sa­do pro­fun­do do­lor en el Ce­rro de San An­to­nio, el mu­ni­ci­pio don­de na­ció y en el que se desem­pe­ña­ba co­mo per­so­ne­ra. “Era una ex­ce­len­te per­so­na, gran hi­ja e inigua­la­ble ma­dre”, di­jo su tío Al­ber­to Lo­zano.

Ha­bía na­ci­do en el ho­gar de Juan Lo­zano Ba­rrios e Ida­li­des Ál­va­rez, co­no­ci­da edu­ca­do­ra de la re­gión ri­be­re­ña, quie­nes le in­cul­ca­ron prin­ci­pios y va­lo­res, pe­ro igual­men­te la fe co­mo fru­to de la ora­ción.

En el co­le­gio de ba­chi­lle­ra­to de su pue­blo na­tal cul­mi­nó sus es­tu­dios se­cun­da­rios y más tar­de se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be en la fa­cul­tad de De­re­cho, don­de con­clu­yó sus es­tu­dios con ho­no­res.

Su afán de su­pera­ción la lle­vó a es­pe­cia­li­zar­se en de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo, tí­tu­lo que le otor­gó la Uni­ver­si­dad Li­bre de Co­lom­bia, sec­cio­nal Ba­rran­qui­lla.

Tra­ba­jó co­mo abo­ga­da en el Icbf del Mag­da­le­na y lue­go fue es­co­gi­da per­so­ne­ra del mu­ni­ci­pio del Ce­rro de San An­to­nio pa­ra el pe­río­do 2012–2015, car­go al que vol­vió en es­ta le­gis­la­tu­ra tras la re­nun­cia de quien ocu­pa­ba la po­si­ción, ello en ra­zón a ha­ber ocu­pa­do la se­gun­da me­jor ca­li­fi­ca­ción en el con­cur­so de mé­ri­tos.

Los per­so­ne­ros del Mag­da­le­na la­men­ta­ron ayer su muer­te y se de­cla­ra­ron en duelo. “Nos de­ja un va­cío tre­men­do; ella (Ana Karina) se ca­rac­te­ri­zó por su gran co­ra­zón y vo­ca­ción de ser­vi­cio”, di­jo Cha­dam Ro­sa­do, pre­si­den­te de la agre­mia­ción que en es­ta zo­na del país.

CÉ­SAR BO­LÍ­VAR

Es­ta­do en el que que­dó la ca­mio­ne­ta Ssan­gYong, don­de se mo­vi­li­za­ban la fun­cio­na­ria y su fa­mi­lia.

Ana Karina Lo­zano Ál­va­rez y sus dos hi­jos.

FOTOS Cé­SAR BO­Lí­VAR

Po­li­cías sa­can el equi­pa­je de la per­so­ne­ra y de sus hi­jos lue­go de ocu­rri­do el ac­ci­den­te de trán­si­to.

Así que­dó la ca­mio­ne­ta en la que se des­pla­za­ba la per­so­ne­ra.

Ana Karina Lo­zano y los dos pe­que­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.