“Mi mi­sión to­da­vía no ha con­clui­do”

La so­be­ra­na de las car­nes­to­len­das aho­ra es­tá en­fo­ca­da en li­de­rar la promoción de los Juegos Cen­troa­me­ri­ca­nos, en­tre otras ta­reas.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Jo­nat­han Díaz

Lue­go de que le im­pu­sie­ran la cruz de ce­ni­za ayer en la igle­sia Nues­tra Se­ño­ra de Las Gra­cias de Tor­co­ro­ma, la rei­na del Car­na­val 2018, Va­le­ria Abu­chai­be Ro­sa­les, le abrió las puer­tas de su ho­gar a EL HE­RAL­DO pa­ra ha­cer un ba­lan­ce del ‘Car­na­val de la sa­bro­su­ra’, que aca­ba de li­de­rar.

La ro­dea­ban más de 100 ves­ti­dos, en­tre ellos tres que no se al­can­zó a es­tre­nar; 10 mu­ñe­cas bar­bies con su ros­tro, que le re­ga­la­ron al­gu­nos de sus ad­mi­ra­do­res y un cua­dro que le hi­zo el pin­tor Leo­nar­do Aguas­lim­pias, en el que apa­re­ce ves­ti­da de ga­ra­ba­te­ra. Sa­be que su Car­na­val fue cor­to, pe­ro su rei­na­do se­rá lar­go, inol­vi­da­ble.

La rei­na vi­gen­te tam­bién re­co­no­ce que la ex­pe­rien­cia de presidir la fies­ta cul­tu­ral más gran­de de Co­lom­bia le cam­bió por com­ple­to la vi­da, al pun­to que no sa­be si se­gui­rá de lleno con su ca­rre­ra (Ar­qui­tec­tu­ra) o si for­ta­le­ce­rá sus co­no­ci­mien­tos en dan­zas, pa­ra tra­ba­jar con la co­mu­ni­dad y los ha­ce­do­res.

Lo que sí sa­be es que des­de ya se alis­ta pa­ra se­guir trans­mi­tien­do su ca­ris­ma y ale­gría a las 38 de­le­ga­cio­nes que par­ti­ci­pa­rán en los Juegos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, que ten­drán a Ba­rran­qui­lla co­mo se­de en­tre el 19 de ju­lio y el 3 de agos­to. En re­su­mi­das cuen­tas, el gua­ya­bo del Car­na­val no existe pa­ra es­ta so­be­ra­na ba­rran­qui­lle­ra del fol­clor. P ¿Cuán­tos ki­los re­ba­jó en es­tos días? R Yo pe­so 54 kg, aún no he ido a la bás­cu­la, pe­ro de­bo es­tar en los 50 Kg, por­que el des­gas­te fí­si­co fue tre­men­do. En to­dos los lu­ga­res que vi­si­ta­ba me ofre­cían comida y aun­que siem­pre dije que so­lo po­día co­mer fru­tas, ter­mi­na­ba ro­dea­da de tan­tas ten­ta­cio­nes que era im­po­si­ble re­cha­zar. Yo me go­cé mi Car­na­val, no me im­por­ta si aho­ra es­toy más del­ga­da, esos ki­los se re­cu­pe­ran.

P Ha re­tor­na­do a la reali­dad ¿sien­te gua­ya­bo por­que cul­mi­na su rei­na­do?

R Es­te fue el sue­ño de mi vi­da y ob­via­men­te ge­ne­ra al­gu­nos sen­ti­mien­tos de tris­te­za por­que se fue vo­lan­do, pe­ro es­toy muy agra­de­ci­da con Dios, mi fa­mi­lia y los ba­rran­qui­lle­ros por tan­to ca­ri­ño. Mi mi­sión co­mo rei­na aún no con­clu­ye, la otra se­ma­na via­jo pa­ra el Car­na­val de Mia­mi, don­de lle­va­ré to­da nues­tra sa­bro­su­ra. No hay gua­ya­bo, aho­ra se­ré la rei­na de los Juegos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, es­ta es una bo­ni­ta opor­tu­ni­dad que me brin­da la vi­da. Es­ta­ré vin­cu­la­da a es­tas jus­tas con to­do el te­ma de ciu­dad, ayu­da­ré a pro­mo­cio­nar es­te even­to pa­ra que mu­chas per­so­nas nos vi­si­ten.

P ¿Qué ha pla­nea­do pa­ra pro­mo­ver los Cen­troa­me­ri­ca­nos?

R Du­ré sie­te me­ses tra­ba­jan­do de lleno en lo que fue el Car­na­val y aho­ra em­pal­mo con los Cen­troa­me­ri­ca­nos, ya me reuní la se­ma­na pa­sa­da con Daniel Noguera (di­rec­tor de las jus­tas) y to­do su equi­po pa­ra ver cuál era mi rol, ya que ellos tie­nen a ‘Ba­qui’ que es la mas­co­ta, pe­ro ne­ce­si­ta­ban una fi­gu­ra real que ayu­de a im­pul­sar sus ac­ti­vi­da­des, así que voy a se­guir tra­ba­jan­do por Ba- rran­qui­lla y pro­mo­ver­la co­mo una ciu­dad Car­na­val. Ya es­ta­mos pla­nean­do to­do y pron­to me ve­rán de lleno en es­ta otra fies­ta.

P ¿Cuá­les fue­ron los P mo­men­tos más es­pe­cia­les de su rei­na­do?

R Va­rios, pe­ro me que­do con la des­pe­di­da que le hi­ci­mos al pa­pa Francisco en Car­ta­ge­na. Esa ex­pe­rien­cia no tie­ne pre­cio, el po­der te­ner­lo tan cer­ca, es­pi­ri­tual­men­te eso me lleno mu­cho. El pro­yec­to #100te­teMá­sRei­na, en el que exal­té a 100 mu­je­res ha­ce­do­ras del Car­na­val, lle­gué a sus ca­sas y llo­ré de emo­ción jun­to a ellas, esos fue­ron mo­men­tos úni­cos.

P ¿Qué va a ex­tra­ñar?

R Le­van­tar­me tem­prano a lle­var la ale­gría a ca­da rin­cón. Tam­bién ex­tra­ña­ré a mi equi­po car­na­va­le­ro, fue­ron sie­te me­ses en los que tu­ve una nue­va fa­mi­lia, eso es lo que más año­ra­ré.

P Al­gu­na anéc­do­ta que quie­ra com­par­tir...

R El día de la co­ro­na­ción pa­sa­mos un apu­ro por­que no ha­bía co­jín pa­ra lle­var la co­ro­na y ela­bo­ra­mos uno en tiem­po ré­cord pa­ra que mi pri­mi­ta no sa­lie­ra con las ma­nos va­cías, fue al­go de­ses­pe­ran­te pe­ro aga­rra­mos unas ca­jas y con los pa­ñue­los con que me se­ca­ban la ca­ra lo­gra­mos sor­tear esa si­tua­ción. Tam­bién en Vi­lla Se­le­ne (So­le­dad), hace 24 años no lle­ga­ba una rei­na y me sen­tí muy fe­liz por el re­ci­bi­mien­to que me die­ron.

P ¿Vol­ve­ría a re­pe­tir la P ex­pe­rien­cia?

R Sí, mi ener­gía es­tá in­tac­ta, aun­que es­toy lle­na de mo­re­to­nes y ras­gu­ños, lo vol­ve­ría a ha­cer, es­to es lo me­jor que me ha pa­sa­do. Por pri­me­ra vez me sa­lie­ron ca­yos y aun­que las rei­nas an­te­rio­res me die­ron va­rios con­se­jos, tu­ve mu­chos tro­pe­zo­nes, pe­ro aquí es­toy lis­ta pa­ra lo que me re­quie­ran.

JO­SE­FI­NA VI­LLA­RREAL

Va­le­ria Abu­chai­be Ro­sa­les, rei­na del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla 2018, enseña su co­ro­na.

La rei­na al la­do de su ajuar car­na­va­le­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.