La bri­sa se sien­te con ri­gor en Sia­pe, aler­tan sus ha­bi­tan­tes 6.552

Se­gún el Ideam, se re­gis­tran vien­tos de has­ta 74 m, acom­pa­ña­dos de rá­fa­gas de ma­yor ve­lo­ci­dad ➲ Al­gu­nos ciu­da­da­nos di­cen que se han vis­to afec­ta­dos por las fuer­tes bri­sas.

El Heraldo (Colombia) - - LOCALES - Por Dei­vis Ló­pez Or­te­ga

Los ár­bo­les in­quie­tos, la are­ni­lla en­va­len­to­na­da, las per­so­nas abri­ga­das, al­gu­nas con ta­pa­bo­cas, y otras preo­cu­pa­das por su pei­na­do. Es­te es el en­torno que ro­dea el am­bien­te en las ca­lles de Ba­rran­qui­lla por las fuer­tes bri­sas que azo­tan a la ciu­dad des­de hace un par de me­ses, con vien­tos de has­ta 74 kms, acom­pa­ña­dos de rá­fa­gas de ma­yor ve­lo­ci­dad.

Des­de dis­tin­tos sec­to­res de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co, los ciu­da­da­nos en­fren­tan las con­se­cuen­cias de las rá­fa­gas y, de acuer­do a sus de­cla­ra­cio­nes, tres son los as­pec­tos que los mantienen alar­ma­dos.

ES­TRUC­TU­RAS EN­DE­BLES. En las zo­nas ri­be­re­ñas, co­mo Sia­pe y Las Flo­res, los ve­ci­nos con­fie­san que han su­fri­do la caí­da de las lá­mi­nas de los te­chos y las siem­bras del otro la­do del río Mag­da­le­na tam­bién se han vis­to afec­ta­das.

En Las Flo­res se lo­gran apre­ciar ca­sas ave­ria­das, cu­yos due­ños atri­bu­yen el da­ño a es­te fe­nó­meno.

“Se mue­re mu­cho cul­ti­vo, por­que no tie­nen una ba­rre­ra pro­tec­to­ra, la bri­sa le pe­ga de fren­te. Por eso he te­ni­do que sem­brar ár­bo­les al­re­de­dor pa­ra mer­mar la ve­lo­ci­dad del vien­to. Tam­bién se ca­yó una par­te del te­cho e hi­rió a un mu­cha­cho, que ape­nas al­can­zó a ro­zar en la pier­na”, ma­ni­fies­ta Luis Re­yes, ha­bi­tan­te de Sia­pe, quien agre­ga que ya re­for­zó ese frag­men­to ro­to.

PRO­BLE­MAS DE SA­LUD. Norys Mon­te­sino, quien ha­bi­ta en La Luz, fre­cuen­ta la es­qui­na de la ca­rre­ra 46 con ca­lle 53 em­pu­jan­do un ca­rro de su­per­mer­ca­do en el que lle­va una ca­va de be­bi­das re­fres­can­tes, que ven­de a tran­seún­tes.

Por es­tos días, lu­ce un abri­go im­permea­ble con el que se pro­te­ge de las fuer­tes bri­sas que se aso­man en es­te sec­tor. Ade- más de cu­brir­se del “frío”, tam­bién es la pre­cau­ción que to­ma pa­ra evi­tar que la gri­pa le em­peo­re.

“Es­tas bri­sas le­van­tan mu­cha mu­gre y ya me dio fie­bre. Aho­ra ten­go gri­pa y en la ca­sa nos asus­ta­mos cuan­do el vien­to le­van­tó Per­so­nas asis­tie­ron en enero a con­sul­tas por in­fec­ción res­pi­ra­to­ria agu­da en el Atlán­ti­co, se­gún la Se­cre­ta­ría de Sa­lud.

una lá­mi­na del te­cho”, di­ce la mu­jer.

Se­gún ci­fras de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud del Atlán­ti­co, 6.552 per­so­nas (2.484 me­no­res de cin­co años y 4.068 pa­cien­tes ma­yo­res de un lus­tro) asis­tie­ron a con­sul­tas por in­fec­ción res­pi­ra­to­ria agu­da has­ta la cuar­ta se­ma­na de es­te año, en to­do el de­par­ta­men­to.

EFEC­TO SO­BRE LA VA­NI­DAD. Existe un gru­po de ciu­da­da­nos que no ha vis­to afec­ta­da su sa­lud ni su vi­vien­da, pe­ro sí su­fren cuan­do la bri­sa les des­ar­ma el pei­na­do em­ba­dur­na­do de gel, en el ca­so de los hom­bres, o les des­or­de­na el ca­be­llo y les le­van­ta la fal­da o la blu­sa, en el ca­so de las mu­je­res.

Pre­ci­sa­men­te, Lui­sa Her­nán­dez, quien ca­mi­na so­bre una ca­lle bas­tan­te tran­si­ta­da, la 53 con ca­rre­ra 46, no so­lo in­ten­ta es­qui­var a los vehícu­los que ba­jan so­bre es­ta área pa­ra cam­biar de ace­ra, sino que tam­bién lu­cha con­tra la fuer­te bri­sa que la ha de­ja­do “es­pe­lu­ca­da”, tal cual co­mo se des­cri­be cuan­do ve su re­fle­jo en un ven­ta­nal.

RA­FAEL BA­RRA­ZA Ha­bi­tan­te de Las Flo­res. “La bri­sa me tum­bó una cer­ca don­de ten­go cul­ti­vos”.

“No me ha dado gri­pa ni mu­cho me­nos fie­bre, pe­ro sí me des­arre­gla y me al­za la ro­pa. Por eso ten­go que es­tar to­do el tiem­po sos­te­nien­do la blu­sa y la fal­da. Otras ve­ces pre­fie­ro po­ner­me ro­pa ajus­ta­da”, apun­ta.

Fi­nal­men­te, es­tos vien­tos dan lu­gar a un cli­ma agra­da­ble pa­ra pro­pios y ex­tra­ños, de acuer­do a un ve­ne­zo­lano, quien lle­gó a dis­fru­tar del Car­na­val y pre­fi­rió no iden­ti­fi­car­se. “Vi­ne con unos ami­gos y nos sor­pren­dió la bri­sa fres­ca de Ba­rran­qui­lla, pues me di­je­ron que aquí era ca­lien­te”, se­ña­la.

ABEL A. ORTIZ Ha­bi­tan­te de Sia­pe. “El te­mor es que los vien­tos de­rri­ben mi vi­vien­da”.

LUIS RODRíGUEZ Y MI­GUEL GALEZZO

Dos jó­ve­nes dis­fru­tan de un pa­seo en los ta­ja­ma­res de Bo­cas de Ce­ni­za.

Una mu­jer arre­gla el te­cho de su ca­sa.

Bri­sa le des­or­de­na el ca­be­llo a tu­ris­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.