Cua­res­ma y po­lí­ti­ca

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Ro­ber­to Za­ba­raín

Pe­se a que el gua­ya­bo aún se en­cuen­tra en pro­ce­so y no ha des­apa­re­ci­do del to­do, hay que te­ner bien presente que la li­tur­gia del ca­to­li­cis­mo de­ter­mi­na que des­de ayer, con la ce­ni­za del miér­co­les, co­men­zó el tiem­po de Cua­res­ma, un pe­río­do de cua­ren­ta días que la Igle­sia mar­ca co­mo “de con­ver­sión”, pre­pa­ra­to­rio pa­ra re­ci­bir la gran fies­ta de Pas­cua, co­sa que en­fa­ti­za re­gla­men­tan­do pa­ra to­dos sus or­na­men­tos el pre­do­mi­nio del co­lor mo­ra­do, sím­bo­lo de per­dón, re­con­ci­lia­ción, y pe­ni­ten­cia. Pa­ra to­dos los ca­tó­li­cos im­plo­ra que lo­gre­mos un real pro­pó­si­to de en­mien­da, y sea épo­ca de arre­pen­tir­nos de nues­tras ma­las ac­cio­nes, y cam­biar pa­ra ser me­jo­res per­so­nas.

No obs­tan­te, es­te año los trein­ta y nue­ve días que le res­tan a la Cua­res­ma se ven en­tre­la­za­dos con los vein­ti­trés días que fal­tan pa­ra las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, que se tien­de a con­fun­dir con­ver­sión con ‘sa­ba­leo’, aún hay tiem­po pa­ra tras­la­dar­se a otra lí­nea y apoyar a otro can­di­da­to; que el cam­bio im­plo­ra­do no es de par­ti­do po­lí­ti­co sino in­te­rior y de con­cien­cia; que re­con­ci­lia­ción no es vol­ver a las tol­das que se aban­do­na­ron por­que lu­cían dé­bi­les, te re­ci­ben pe­ro no te creen; que el mo­ra­do no fi­gu­ra­rá en nin­gún tar­je­tón por­que no es co­lor de par­ti­do al­guno; y que la gran fies­ta no es la elec­to­ral del on­ce de mar­zo don­de se­rán más los re­cha­za­dos que los es­co­gi­dos, sino la del Do­min­go de Re­su­rrec­ción, co­mien­zo de la Pas­cua.

Es que, ade­más de lo inep­to del mi­nis­tro de De­fen­sa –que re­tro­ce­di­mos y otra vez ca­rre­te­ras y oleo­duc­tos aco­sa­dos por la gue­rri­lla– to­da la al­ha­ra­ca ge­ne­ra­da por el de­ba­te pre­si­den­cial, los abu­cheos a ‘Ti­mo­chen­ko’, las agre­sio­nes en­tre can­di­da­tos y las des­pres­ti­gia­das en­cues­tas, nos hi­cie­ron ol­vi­dar que pri­me­ro son las elec­cio­nes a Con­gre­so cu­yo re­sul­ta­do nos afec­ta cer­ca­na y di­rec­ta­men­te, que de­be­mos ele­gir los más pro­bos y dia­bé­ti­cos que no le ja­len a ‘la mer­me­la­da’, y que pa­ra nues­tro can­di­da­to pre­si­den­cial, quien­quie­ra que sea, es im­por­tan­te ele­gir­le el ma­yor nú­me­ro de par­la­men­ta­rios pa­ra fa­ci­li­tar­le la “go­ber­na­bi­li­dad”.

Pa­re­ce que por aquí pa­ra Se­na­do au­men­ta­re­mos representación con nue­vas fi­gu­ras, y pa­ra Cá­ma­ra ha­brá tam­bién renovación, sur­gen ca­ras nue­vas y nue­vos im­pul­sos que mo­di­fi­ca­rán la ac­tual dis­tri­bu­ción po­lí­ti­ca de las cu­ru­les, brin­dan­do in­con­ta­mi­na­do oxí­geno al le­gis­la­ti­vo. La co­sa pin­ta bien, pe­ro hay que te­ner­lo cla­ro: en­tra­mos en Cua­res­ma, y al mis­mo tiem­po en la rec­ta fi­nal elec­to­ral re­gio­nal. Dos te­mas dis­tin­tos que, aun­que par­cial­men­te su­per­pues­tos, no de­be­rían ser con­tra­pues­tos, y oja­lá sean re­com­pues­tos, pa­ra que los vie­jos po­lí­ti­cos re­cu­pe­ren la sen­da, y los nue­vos se en­fo­quen más en las ne­ce­si­da­des re­gio­na­les, y me­nos en sus in­tere­ses per­so­na­les.

Co­le­ti­lla cí­vi­ca: bien por la no­mi­na­ción de Pa­tri­cia Maes­tre pa­ra en representación del Atlán­ti­co op­tar al pre­mio na­cio­nal que se otor­ga a mu­je­res des­ta­ca­das en obras so­cia­les. Pa­tri­cia hace mu­chos años ade­lan­ta una es­for­za­da y si­len­cio­sa la­bor al fren­te de la Cruz Ro­ja, e im­pul­sa va­rias otras iniciativas en fa­vor de las co­mu­ni­da­des más ne­ce­si­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.