“Con la sá­ti­ra po­de­mos se­guir bai­lan­do”

El es­cri­tor puer­to­rri­que­ño ha­bla de sus ini­cios en la li­te­ra­tu­ra y su lu­cha por los de­re­chos LGBTI.

El Heraldo (Colombia) - - CULTURA - Por Ivon­ne Arro­yo M. Twit­ter: @Ivon­nea­rro­yom

Luis Negrón te da un gol­pe en la qui­ja­da y, ren­glón se­gui­do, te hace reír. Su­mer­gir­se en su li­bro de re­la­tos,

Mun­do Cruel, es “acer­car­se a la com­ple­ji­dad hu­ma­na”, al sen­ti­mien­to de sa­lir de un cló­set a una ha­bi­ta­ción don­de pa­re­cie­ra que las lu­ces si­guen apa­ga­das.

El es­cri­tor puer­to­rri­que­ño, li­bre­ro y pe­rio­dis­ta re­tra­ta sin mi­me­tis­mos el uni­ver­so LGBTI. Por es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas su li­te­ra­tu­ra ha si­do “prohi­bi­da” por al­gu­nos en su pue­blo na­tal, Gua­ya­ma. Las his­to­rias se desa­rro­llan en San­tur­ce, un ba­rrio ur­bano de San Juan don­de Negrón re­cuer­da que la vi­da “no es muy tier­na que di­ga­mos”.

“Un humor a ve­ces grue­so, a ve­ces mal­va­do, a ve­ces dis­pa­ra­ta­do, a ve­ces con­mo­ve­dor, a ve­ces des­ga­rra­do; pe­ro humor, siem­pre humor, mu­cho humor”, re­za el pró­lo­go de Ignacio Eche­va­rría.

Ha­bla­mos con Negrón, quien dis­fru­ta de­cla­rar­se una ‘lo­ca’, de ser activista y de im­pul­sar la lu­cha queer des­de la li­te­ra­tu­ra y la sá­ti­ra. “¿Y qué?”, di­ce mien­tras me­nea las ma­nos. Ade­más de es­cri­bir, “me gus­ta ma­ri­co­near”.

P Us­ted sa­le del cló­set, co­mo es­cri­tor, en una dis­co­te­ca ¿có­mo fue?

R An­tes el úni­co es­pa­cio de es­par­ci­mien­to que te­nía­mos eran las dis­co­te­cas y las ba­rras. Le lla­ma­mos bohe­mia­das. Eran gru­pos de crea­do­res gays o les­bia­nas que pe­día­mos a los due­ños de la dis­co po­der usar el lu­gar an­tes de la rum­ba pa­ra leer poe­sía. Yo era li­bre­ro y un es­cri­tor de cló­set y una ami­ga sa­bía que es­cri­bía y me per­sua­dió con su ma­gia pa­ra que un día le­ye­ra al­go. La pri­me­ra vez no me pres­ta­ron aten­ción, pe­ro lue­go ya reac­cio­na­ban y em­pe­cé a en­con­trar lec­to­res. Así que en las dis­co­te­cas apren­dí mu­chí­si­mo, yo nun­ca fui po­pu­lar, fui tor­pe y muy tí­mi­do. Esos es­pa­cios me sir­vie­ron pa­ra pro­mul­gar.

P ¿Qué bus­ca con sus tex­tos, in­co­mo­dar?

R Sí. In­ten­to que to­da ex­pre­sión hu­ma­na se vea co­mo es. Mun­do Cruel me­te un ‘can­ta­zo’ pe­ro tam­bién te pa­sa la mano. Hay sá­ti­ra pe­ro no aban­dono a los per­so­na­jes, no los vic­ti­mi­zo. Mi pro­pó­si­to es acer­car­me a la com­ple­ji­dad hu­ma­na. Por eso no me gus­tan las his­to­rias en las que se di­fe­ren­cian los bue­nos y los ma­los.

P ¿Qué apor­ta la sá­ti­ra a ‘Mun­do Cruel’?

R La sá­ti­ra es pa­ra re­la­jar­se. Te­ne­mos lu­chas y ne­ce­si­da­des que no se de­ben de­jar de aten­der y hay pre­sio­nes pa­ra es­con­der la reali­dad hu­ma­na. La sá­ti­ra nos sir­ve pa­ra po­der de­cir, a pe­sar de eso do­lo­ro­so que nos ocu­rre: ok, pue­do se­guir bai­lan­do. Sir­ve pa­ra ale­jar­se del re­sen­ti­mien­to.

P ¿Us­ted se de­cla­ra P abier­ta­men­te ‘lo­ca’? ¿Eso tie­ne al­gún cos­to?

R (Ri­sas) No hay nada de ma­lo en ser lo­ca y es­can­da­lo­sa, ni nada ma­lo es ser un hom­bre afe­mi­na­do. No so­lo es ha­blar de los ho­mo­fó­bi­cos sino de los ho­mo­se­xua­les. Esa es la pun­ta de lan­za en nues­tra ba­ta­lla, no he­mos lo­gra­do lo que lo­gra­mos por ser bue­nos y bien por­ta­dos. El que abre ca­mi­nos es el ata­ca­do, el que sa­le a la ca­lle y no se que­da ca­lla­do. Por eso soy lo­ca ¿y qué?

P Se co­mien­za ha­blan­do de li­te­ra­tu­ra ‘queer’, pe­ro se ter­mi­na ha­blan­do de las di­fe­ren­tes de­sigual­da­des…

R Sí, de los po­bres, los ne­gros, los mar­gi­na­dos. Co­mo di­ce mi ma­má: el ham­bre y la mi­se­ria se jun­tan pa­ra sal­var­se. Cual­quier co­sa que rom­pa con las oli­gar­quías, el pa­triar­ca­do, en­cuen­tra su es­pa­cio. Nos ayu­da­mos.

P Ter­mi­nan sus re­la­tos ha­cien­do ac­ti­vis­mo…

R Por la ne­ce­si­dad, cla­ro. Yo quie­ro una me­jor vi­da tam­bién ¿Quién lo va a ha­cer por mí? Yo quie­ro ma­ri­quear en mi ni­do. Los gays es­ta­mos siem­pre en el exi­lio. En el exi­lio de las fa­mi­lias, de la li­ber­tad, de la par­ti­ci­pa­ción. Es­tar en mi país y ma­ni­fes­tar­me es un ali­vio. Nun­ca me que­do ca­lla­do cuan­do es­tán jo­dien­do a otro. No me gus­ta el abu­so.

P Cuén­te­nos so­bre sus in­fluen­cias li­te­ra­rias en La­ti­noa­mé­ri­ca

R No le lla­ma­ría in­fluen­cia, pe­ro di­ga­mos que Ma­nuel Puig me dio mu­chas ga­nas de es­cri­bir. A al­gu­nos no les gus­ta ha­blar de Gar­cía Már­quez pe­ro cuan­do de jo­ven leí Cien años de So­le­dad, me voló la ca­be­za. De Puer­to Ri­co, Ana Ly­dia Vega y Pe­dro Le­me­bel.

Por­ta­da de su li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.