Ve­ne­zo­la­nos col­man el con­su­la­do de Chi­le en bus­ca de vi­sa es­pe­cial

Unas 400 per­so­nas se acer­ca­ron ayer a la se­de di­plo­má­ti­ca.

El Heraldo (Colombia) - - MUNDO -

CA­RA­CAS. El con­su­la­do de Chi­le en Ca­ra­cas ama­ne­ció aba­rro­ta­do el lu­nes por ve­ne­zo­la­nos que bus­can una vi­sa es­pe­cial pa­ra ra­di­car­se en ese país, lo que más que una con­ce­sión per­ci­ben co­mo otra tra­ba pa­ra es­ca­par de la cri­sis eco­nó­mi­ca.

Una cin­ta con la fra­se “pe­li­gro no pa­se” bor­dea­ba un cos­ta­do del edi­fi­cio, en el es­te de la ciu­dad.

De­bi­do a que el con­su­la­do no pres­tó ser­vi­cio ayer, va­rios for­ce­jea­ban pa­ra leer una pe­que­ña pi­za­rra que enu­me­ra los pa­sos pa­ra ob­te­ner el do­cu­men­to, anun­cia­do el 8 de abril por el pre­si­den­te chi­leno, Se­bas­tián Piñera.

“No em­pu­jen, to­dos so­mos ve­ne­zo­la­nos”, gri­tó al­guien en me­dio de la aglo­me­ra­ción de unas 400 per­so­nas, con­tro­la­da por una do­ce­na de po­li­cías.

Los al­can­ces del re­qui­si­to -im­pues­to por Piñera pa­ra “po­ner or­den” a la cre­cien­te mi­gra­ción ve­ne­zo­la­nano es­tán cla­ros pa­ra Leip­zig Mi­ja­res, ad­mi­nis­tra­dor con va­rios pos­gra­dos que lle­va­ba año y me­dio pre­pa­ran­do su par­ti­da.

“Quie­nes te­ne­mos pa­sa­jes a Chi­le pa­ra es­ta se­ma­na es­ta­mos en un lim­bo”, di­jo an­gus­tia­do Mi­ja­res, de 44 años, que lle­gó muy tem­prano a la se­de di­plo­má­ti­ca bus­can­do lu­ces so­bre la lla­ma­da vi­sa de “res­pon­sa­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca”.

“Sa­be­mos que ve­nía una ley mi­gra­to­ria por­que en Chi­le la mi­gra­ción ha si­do des­or­de­na­da, pe­ro no nos da tiem­po de tra­mi­tar­la an­tes del via­je”, aña­dió el hom­bre, que tie­ne bo­le­tos pa­ra via­jar el vier­nes jun­to con su pri­mo Je­sús Mi­ja­res.

La pi­za­rra los re­mi­tía a la web de la can­ci­lle­ría chi­le­na y a sus re­des so­cia­les, pues el trá­mi­te de­be rea­li­zar­se en lí­nea.

Una si­tua­ción si­mi­lar se pre­sen­tó en el con­su­la­do de la ciu­dad de Puer­to Or­daz (sur), que tam­po­co abrió sus puer­tas, se­gún re­por­tes de pren­sa.

En la pá­gi­na del mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res se acla­ra que el vi­sa­do de “res­pon­sa­bi­li­dad de­mono crá­ti­ca” es pa­ra quie­nes deseen re­si­dir en Chi­le, que­dan­do exen­tos los ve­ne­zo­la­nos que quie­ran in­gre­sar pa­ra ha­cer tu­ris­mo.

Con una hi­per­in­fla­ción que tre­pa­ría a 13.000% es­te año se­gún el FMI y es­ca­sez de ali­men­tos y me­di­ci­nas, mi­les han op­ta­do por ir­se.

ES­TA­MOS SIEN­DO EX­CLUI­DOS. Je­sús Mi­ja­res, quien ven­dió su ca­rro y va­rios elec­tro­do­més­ti­cos pa­ra cos­tear el pa­sa­je a Santiago –ca­da vez más ca­ro y es­ca­so–, cree que el vi­sa­do es una tra­ba más pa­ra quie­nes co­mo él ya te­nían los do­cu­men­tos exi­gi­dos por Chi­le.

“Aho­ra con es­ta vi­sa no sa­be­mos si va­mos a via­jar por­que no que­re­mos en­trar al país de for­ma ile­gal”, di­jo, al re­mar­car su ur­gen­cia por emi­grar: “ten­go dos hi­jas y pue­do com­prar­les ni un he­la­do”.

La le­gis­la­ción ac­tual – cu­ya re­for­ma anun­ció Piñera– per­mi­tía a quie­nes in­gre­sa­ran co­mo tu­ris­tas pe­dir re­si­den­cia tem­po­ral o de­fi­ni­ti­va.

Pa­ra Joha­na Ca­rri­llo, de 38 años, y su es­po­so Eduar­do Fa­ría, de 36, que­dar­se en Venezuela no es una op­ción. Am­bos son em­plea­dos pú­bli­cos y apenas ga­nan pa­ra “me­dio co­mer”, di­cen.

“Te­ne­mos dos ni­ñas de tres y cin­co años. La ma­yor tie­ne una afec­ción renal. Aquí no po­de­mos tra­tar­la, no hay me­di­ca­men­tos”, ase­gu­ra Ca­rri­llo.

“Lo que arran­ca co­mo una me­di­da de apo­yo ter­mi­na sien­do al­go com­ple­jo. No es­tán sien­do so­li­da­rios, es­ta­mos sien­do ex­clui­dos”, se que­jó Leip­zig.

AFP

Un gru­po de ve­ne­zo­la­nos to­ma fo­tos de la lis­ta de re­qui­si­tos pa­ra so­li­ci­tar una vi­sa, en la puer­ta del con­su­la­do de Chi­le en Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.