La inequi­dad, el peor es­tig­ma de los co­lom­bia­nos

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Jo­sé Con­sue­gra B.

Co­mo con­se­cuen­cia de los epi­so­dios do­lo­ro­sos y fe­nó­me­nos so­cia­les que he­mos vi­vi­do en nues­tra his­to­ria re­cien­te, los co­lom­bia­nos so­le­mos arras­trar es­tig­mas la­men­ta­bles y ver­gon­zo­sos, que to­dos lle­va­mos co­mo una mar­ca im­pues­ta con hie­rro candente y que car­ga­mos co­mo pe­na in­fa­man­te.

En los úl­ti­mos años, Co­lom­bia ha es­ta­do a la ca­be­za de los ma­yo­res pro­duc­to­res y co­mer­cia­li­za­do­res de co­caí­na. De he­cho, el in­for­me anual de la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra el Con­trol de las Dro­gas de Estados Unidos (DEA), de 2017, se­ña­la­ba que el 92 % de la co­caí­na in­cau­ta­da en ese país entre 2015 y 2016 era ori­gi­na­ria de Co­lom­bia.

Tam­bién es fre­cuen­te que nues­tro país se si­túe en los pri­me­ros lu­ga­res de los lis­ta­dos de los más vio­len­tos del pla­ne­ta. En el Ín­di­ce de Paz Glo­bal 2017 del Ins­ti­tu­te for Eco­no­mics and Pea­ce, Co­lom­bia es uno de los te­rri­to­rios peor va­lo­ra­dos (pues­to 146), lo que lo ca­li­fi­ca co­mo uno de los más in­se­gu­ros.

Se su­ma a las an­te­rio­res má­cu­las opro­bio­sas la co­rrup­ción que las­ti­ma gra­ve­men­te a nues­tra so­cie­dad y de­mo­cra­cia. En el in­for­me de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal so­bre la per­cep­ción de la co­rrup­ción en 2017, Co­lom­bia es uno de los paí­ses con ma­yor ín­di­ce a ni­vel glo­bal. Apa­re­ce en el pues­to 96 entre 180 paí­ses.

Pe­ro a pe­sar de lo trau­má­ti­co que pa­ra no­so­tros los co­lom­bia­nos sig­ni­fi­can es­tas des­hon­ras, no son las peo­res que car­ga­mos so­bre nues­tras es­pal­das. Te­ne­mos una gran inequi­dad so­cial y una al­ta con­cen­tra­ción de la ri­que­za na­cio­nal en muy po­cas ma­nos. Es­ta reali­dad de des­ba­lan­ce so­cial, se­gún el In­for­me Mun­dial so­bre Cien­cias So­cia­les 2016 (Unes­co), no se li­mi­ta a las dis­pa­ri­da­des eco­nó­mi­cas sino que tras­cien­de e in­ter­ac­túa con los pla­nos po­lí­ti­co, so­cial, te­rri­to­rial y cul­tu­ral. Es­to se tra­du­ce en li­mi­ta­das opor­tu­ni­da­des pa­ra el desa­rro­llo per­so­nal y co­lec­ti­vo, y ma­yo­res di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so a ellas por par­te de gru­pos po­bla­cio­na­les de los ba­jos es­tra­tos so­cia­les.

Es­te, a mi jui­cio, es el más gra­ve de los es­tig­mas que nos ago­bian. Se tra­ta del cal­do de cul­ti­vo y me­dio fo­men­ta­dor de la vio­len­cia so­cial, la in­se­gu­ri­dad, el nar­co­trá­fi­co y la pér­di­da de va­lo­res éti­cos por los que nos se­ña­lan en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal y que obs­ta­cu­li­zan nues­tra evo­lu­ción ha­cia una so­cie­dad con me­jor ca­li­dad de vi­da y res­pe­to de la dig­ni­dad hu­ma­na.

Nues­tro país es uno de los más inequi­ta­ti­vos del mun­do al com­pa­rar­nos en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal a tra­vés del ín­di­ce Gi­ni – que mi­de la de­sigual­dad del in­gre­so y la ri­que­za den­tro de un país– que os­ci­la entre ce­ro (com­ple­ta igual­dad) y uno (to­tal de­sigual­dad). En la eva­lua­ción rea­li­za­da en el año 2009, nues­tro coe­fi­cien­te de Gi­ni fue de 56,7, que nos ubi­ca co­mo la se­gun­da so­cie­dad más de­sigual del he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal y una de las más inequi­ta­ti­vas del pla­ne­ta, al ocu­par un ver­gon­zan­te no­veno lu­gar entre 140 paí­ses del mun­do, so­lo su­pe­ra­do por sie­te paí­ses afri­ca­nos y Hai­tí.

¿Se­rá que es­ta­mos con­de­na­dos a vi­vir pa­ra siem­pre con el es­tig­ma de la inequi­dad, o nos de­ci­di­mos co­mo so­cie­dad a avan­zar en su su­pera­ción? Se ha­ce ne­ce­sa­rio, a tra­vés de po­lí­ti­cas de Es­ta­do y con el com­pro­mi­so de to­da la so­cie­dad, cons­truir y fo­men­tar es­pa­cios y ca­mi­nos de mo­vi­li­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal que per­mi­tan a los jó­ve­nes el ac­ce­so a ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de estudio y tra­ba­jo con las que lo­gren cons­truir su bie­nes­tar so­cial.

Es­tos me­dios de mo­vi­li­dad so­cial de­ben ser ac­ce­si­bles a to­dos en igual­dad de opor­tu­ni­da­des y que ca­da quien ten­ga la po­si­bi­li­dad de te­jer su fu­tu­ro en la cons­truc­ción de una Co­lom­bia jus­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.