In­se­gu­ri­dad en Ba­rran­qui­lla: ¿cuál es la ver­da­de­ra si­tua­ción?

Ci­fras de la Po­li­cía Na­cio­nal y del pro­gra­ma Ba­rran­qui­lla Có­mo Va­mos mues­tran un au­men­to de los de­li­tos de al­to im­pac­to en la ca­pi­tal del Atlán­ti­co, en los úl­ti­mos años. Ex­per­tos en se­gu­ri­dad coin­ci­den en que la fal­ta de re­sul­ta­dos ju­di­cia­les en so­na­dos c

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Ken­ji Do­ku

El rap­to y ase­si­na­to de Bren­da Pá­ja­ro Bruno; el su­pues­to se­cues­tro ex­prés del em­pre­sa­rio Ro­dol­fo ‘Fito’ Acosta, y los asesinatos y des­cuar­ti­za­mien­tos de dos jó­ve­nes en el ba­rrio Las Mer­ce­des, acre­cen­ta­ron más en los úl­ti­mos días la per­cep­ción in­se­gu­ri­dad en la ca­pi­tal del Atlán­ti­co, pe­se a que en me­ses an­te­rio­res ya se ha­bía ha­bla­do lo­cal­men­te de una su­pues­ta pre­sen­cia del Car­tel de Si­na­loa, de las cé­lu­las ur­ba­nas del Eln, de po­de­ro­sas ban­das cri­mi­na­les, de aten­ta­dos te­rro­ris­tas, ac­tos que pu­die­ron re­sul­tar ser mu­cho más te­me­ro­sos pa­ra los barranquilleros.

El pá­ni­co se ge­ne­ra­li­zó a tra­vés de las re­des so­cia­les y lle­gó has­ta el pun­to en que sur­gie­ron ru­mo­res de un “ase­sino en se­rie” que ha­bía arri­ba­do a la ur­be. Que su pri­me­ra víc­ti­ma ha­bía si­do “la se­ño­ra Bren­da” y una se­gun­da perjudicada ha­bía si­do una lin­da jo­ven ca­be­llo negro a la cin­tu­ra que que­dó des­nu­da y sin vi­da en un cos­ta­do del co­rre­dor de la Vía 40. Otro ru­mor que to­mó fuer­za fue el del ca­rro de vi­drios os­cu­ros que rap­ta­ba mu­je­res ba­jo se­da­ción, es­pe­cí­fi­ca­men­te, en el Nor­te.

En su mo­men­to, la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na acla­ró que fren­te al ca­so de Bren­da Pá­ja­ro sí se ade­lan­ta una in­ves­ti­ga­ción for­mal, pe­ro no está li­ga­da al even­to de un ase­sino se­rial sino de “un he­cho pun­tual que se está in­da­gan­do con ce­le­ri­dad”.

Por otro la­do, en el ca­so de la su­pues­ta muer­ta de la Vía 40, el pro­pio ge­ne­ral Ma­riano Bo­te­ro Coy, co­man­dan­te de la ins­ti­tu­ción ar­ma­da, tu­vo que sa­lir a des­men­tir el he­cho y acla­rar que sí se tra­tó de un ho­mi­ci­dio de una mu­jer, pe­ro en Man­ta, Ecua­dor, a cien­tos de ki­ló­me­tros de Ba­rran­qui­lla.

Y en ese mismo sen­ti­do, el al­to ofi­cial ma­ni­fes­tó que an­te la di­vul­ga­ción de las fal­sas no­ti­cias en la ciu­dad, en re­des so­cia­les co­mo What­sApp y Fa­ce­book, miem­bros de la Uni­dad de de­li­tos In­for­má­ti­cos de la Si­jín bus­ca­rían las di­rec­cio­nes IP pa­ra es­ta­ble­cer de dón­de sa­lie­ron o quién o quié­nes fue­ron los crea­do­res de las su­pues­tas re­des de tra­fi­can­tes de ór­ga­nos y de los cri­mi­na­les que se lle­van a las mu­je­res a pun­ta de ‘bu­run­dan­ga’.

“Las per­so­nas que es­tén ha­cien­do fal­sas no­ti­cias, oca­sio­nan­do te­mor en­tre la ciu­da­da­nía, va­mos a iden­ti­fi­car­las. Si se com­prue­ba que son no­ti­cias fal­sas va­mos a co­lo­car­las a dis­po­si­ción de la jus­ti­cia”. Aña­dió que “hay unas pe­na­li­da­des es­ta­ble­ci­das en la ley, sa­be­mos de las con­se­cuen­cias de una fal­sa de­nun­cia y de las con­se­cuen­cia de ge­ne­rar te­rror en la ciu­dad”.

Pe­ro de­trás de to­do es­to, va­le la pe­na ha­cer un re­pa­so pa­ra ve­ri­fi­car si real­men­te Ba­rran­qui­lla, una ciu­dad con ca­rac­te­rís­ti­cas por­tua­rias, que está en ple­na trans­for­ma­ción y que en los úl­ti­mos años se le ha no­ta­do más el pro­gre­so, pue­de ca­ta­lo­gar­se co­mo in­se­gu­ra.

LOS Nú­ME­ROS

El In­for­me de Ca­li­dad de Vi­da 2008-2016 del pro­gra­ma Ba­rran­qui­lla Có­mo Va­mos, cu­ya pu­bli­ca­ción se hi­zo en no­viem­bre del año an­te­rior, arro­jó unas con­clu­sio­nes fren­te al te­ma de se­gu­ri­dad en la ciu­dad.

De acuer­do con el do­cu­men­to, la per­cep­ción ne­ga­ti­va de se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos barranquilleros fue res­pal­da­da por tres he­chos prin­ci­pa­les: las muer­tes vio­len­tas cre­cie­ron en un 8% en­tre 2008 y 2016; los ho­mi­ci­dios en un 4%; y los hur­tos au­men­ta­ron año tras año, lo que se re­su­mió en un al­za del 39% en el pe­rio­do ana­li­za­do.

Al ser com­pa­ra­da con otras ciu­da­des ca­pi­ta­les, el es­tu­dio in­di­có que Me­de­llín (21,5%) y Bo­go­tá (16,3%) tu­vie­ron ta­sas de ho­mi­ci­dio por 100 mil ha­bi­tan­tes in­fe­rio­res a la de Ba­rran­qui­lla con (32,7%). En es­te es­ce­na­rio, re­gis­tró el pro­gra­ma BqCV, Ba­rran­qui­lla lle­gó a du­pli­car la ta­sa pre­sen­ta­da en Bo­go­tá. Ca­li, con 52,3% fue la ciu­dad más crí­ti­ca en el pe­río­do ana­li­za­do. “Preo­cu­pa que en­tre las ciu­da­des men­cio­na­das, Ba­rran­qui­lla sea la úni­ca con ten­den­cia al al­za en el pe­río­do”, ad­vir­tió el pro­gra­ma.

Por su par­te, en lo que tu­vo que ver con hur­tos, se ob­ser­vó una mar­ca­da ten­den­cia cre­cien­te du­ran­te el pe­río­do. En 2008 se pre­sen­ta­ron 451 ca­sos por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes, pa­ra 2016 es­ta ci­fra as­cen­dió a los 625 ca­sos por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes. En 2016, se re­gis­tra­ron 7.649 hur­tos, de es­tos 5.291 hur­tos fue­ron co­me­ti­dos a per­so­nas, mo­da­li­dad con ma­yor fre­cuen­cia.

Por otro la­do, las ci­fras de la Po­li­cía Na­cio­nal re­la­cio­na­das con los de­li­tos de al­to im­pac­to ocu­rri­dos en Ba­rran­qui­lla en 2017 y lo que va de 2018 no son in­fe­rio­res a las ex­pues­tas por el in­for­me 2008-2016 de Ba­rran­qui­lla Có­mo Va­mos.

En el ca­so de ho­mi­ci­dios, se­gún los re­gis­tros de la ins­ti­tu­ción ar­ma­da, Ba­rran­qui­lla tu­vo 346 even­tos en 2017, con 254 ac­tos co­me­ti­dos con ar­ma de fue­go. De ese nú­me­ro de ho­mi­ci­dios, 280 ocu­rrie­ron en vía pú­bli­ca. En 2018, la Po­li­cía in­di­có que en­tre el pri­me­ro de enero y 31 de agos­to su­ce­die­ron 209 ca­sos de ho­mi­ci­dio, 155 con ar­ma de fue­go y 161, de la ci­fra ini­cial, en vía pú­bli­ca.

El hur­to a per­so­nas, cal­cu­la­do por las de­nun­cias in­ter­pues­tas en la ins­ti­tu­ción, de­jó 5.753 ca­sos en 2017. De esos, 3.822 fue­ron en vía pú­bli­ca. En lo que va de 2018, en­tre el pri­me­ro de enero y el 31 de agos­to, fue­ron de­nun­cia­dos 6.043 ca­sos, 3.228 de esos ocu­rri­dos en vía pú­bli­ca.

So­bre el hur­to de ce­lu­la­res, un ítem prác­ti­ca­men­te nue­vo ba­jo aná­li­sis, la es­ta­dís­ti­ca de la Po­li­cía arro­jó que en 2017 ocu­rrie­ron 2.262 he­chos de­nun­cia­dos, con 1.504 de esos su­ce­di­dos en vía pú­bli­ca. En 2018, a pe­sar de que no ha cul­mi­na­do el año y que se de­li­mi­tó el es­pa­cio ana­li­za­do en­tre el pri­me­ro de enero y el 31 de agos­to, la ci­fra su­peró a la de 2017 con 3.208 he­chos de­nun­cia­dos.

Ca­be re­sal­tar que da­tos es­ta­dís­ti­cos de la Po­li­cía Na­cio­nal tam­bién evi­den­cian que Ba­rran­qui­lla y el de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co tu­vie­ron un ele­va­do nú­me­ro de de­co­mi­sos de ar­mas de fue­go en los pri­me­ros cin­co me­ses del año.

En Ba­rran­qui­lla, se­gún los re­gis­tros de la au­to­ri­dad, fue­ron de­co­mi­sa­das 584 ar­mas de fue­go de dis­tin­tos ca­li­bres y mo­de­los, en­tre el pri­me­ro de enero y el 31 de ma­yo. Si bien la ci­fra no de­ter­mi­na la can­ti­dad de ar­mas ile­ga­les en una ciu­dad u otra, mues­tra que en ope­ra­ti­vos de re­qui­sa fue su­pe­rior a los de­co­mi­sos de ciu­da­des ca­pi­ta­les co­mo Me­de­llín, en don­de hu­bo 332 ar­mas de­co­mi­sa­das y Ca­li con 548, am­bas pa­ra el mismo lap­so.

En ese sen­ti­do, Bo­go­tá fue don­de hu­bo el ma­yor nú­me­ro de ar­mas de­co­mi­sa­das con 760 ejem­pla­res.

REAC­CIO­NES

El pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor Luis Fer­nan­do Tre­jos Ro­se­ro, di­rec­tor del Cen­tro de Pen­sa­mien­to UNCa­ri­be de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, coin­ci­de con que en es­te mo­men­to “la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad es muy al­ta en la ciu­dad de Ba­rran­qui­lla, de­bi­do a la re­cien­te ocu­rren­cia de va­rios he­chos vio­len­tos que han te­ni­do un al­to im­pac­to me­diá­ti­co”.

Se­gún él, ca­sos co­mo la des­apa­ri­ción y pos­te­rior ase­si­na­to de Bren­da Pá­ja­ro y el su­pues­to se­cues­tro de Ro­dol­fo Acosta, tie­nen al­go en co­mún: “en nin­guno de ellos hay re­sul­ta­dos ju­di­cia­les, lo que ge­ne­ra un sen­ti­mien­to de des­pro­tec­ción y au­men­ta la des­con­fian­za de la ciu­da­da­nía con sus ins­ti­tu­cio­nes. A es­to, de­be su­mar­se el am­bien­te de pa­ra­noia co­lec­ti­va que se ha ge­ne­ra­do en los úl­ti­mos días por el irres­pon­sa­ble uso de las re­des so­cia­les por par­te de ciu­da­da­nos que han di­fun­di­do una se­rie de au­dios (sin nin­gu­na ve­ri­fi­ca­ción) en los que se afirma que en la ciu­dad ope­ran ban­das de­di­ca­das al se­cues­tro y ase­si­na­to de mu­je­res”.

Por otro la­do, Jor­ge Ávi­la Pa­re­ja, so­ció­lo­go y ex­per­to en se­gu­ri­dad, ex­pli­ca que el te­ma siem­pre se abor­da des­de dos ám­bi­tos: des­de la par- te ob­je­ti­va que tie­ne que ver con la ocu­rren­cia de los he­chos cri­mi­na­les, los he­chos de de­lin­cuen­cia, de lo que ocu­rre y se re­por­ta que ocu­rre, y la otra par­te tie­ne que ver con la par­te sub­je­ti­va, que es so­bre có­mo per­ci­be la gen­te el es­ta­do de las co­sas en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. “Am­bas son igual de im­por­tan­tes, no pue­de ha­ber una ges­tión exi­to­sa en ma­te­ria de se­gu­ri­dad que sub­es­ti­me la se­gun­da par­te”.

Con­si­de­ra ade­más que Ba­rran­qui­lla está en una di­ná­mi­ca dis­tin­ta, de las ciu­da­des que cre­ce, de las ciu­da­des que quie­ren pro­gre­so y se vuel­ven atrac­ti­vas, no so­la­men­te pa­ra la

ten­ga­mos pa­cien­cia. Se han re­vi­sa­do ele­men­tos don­de pu­do dar­se el rap­to y to­do eso ha pa­sa­do a dis­po­si­ción de la Fis­ca­lía”, men­cio­nó. gen­te, pa­ra me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da, sino tam­bién que vie­ne sien­do atrac­ti­va y ha si­do atrac­ti­va por va­rios años, dé­ca­das, pa­ra ac­ti­vi­da­des ile­ga­les.

Ba­rran­qui­lla, se­gún Ávi­la, tie­ne una ca­rac­te­rís­ti­ca por­tua­ria que la con­vier­te en un si­tio pre­ci­so pa­ra el trá­fi­co de dro­ga. “Es el eje de to­do lo que se está des­en­ca­de­nan­do en la ciu­dad”, afirma.

“Lo que está pa­san­do en los puer­tos, a tra­vés del río, có­mo se ex­por­ta dro­ga a tra­vés de la ac­ti­vi­dad por­tua­ria. Ahí está el pro­ble­ma. Y te­ne­mos hoy una si­tua­ción de to­do un en­tra­ma­do cri­mi­nal que fi­nal­men­te está sub­con­tra­tan­do ser­vi­cios de ban­das lo­ca­les, pa­ra desa­rro­llar la ac­ti­vi­dad del nar­co­trá­fi­co”, se­ña­la el so­ció­lo­go.

En cuan­to a lo que per­ci­be la ciu­da­da­nía, Ávi­la in­sis­te en que la per­cep­ción se afec­ta ge­ne­ral­men­te por he­chos dis­tin­tos. “Te­ne­mos una com­ple­ji­dad su­pe­rior en ma­te­ria de cri­mi­na­li­dad por lo que ocu­rre y por ese uso de la po­si­ción es­tra­té­gi­ca de Ba­rran­qui­lla co­mo te­rri­to­rio que per­mi­te a las ba­crim, y a las es­truc­tu­ras dispu­tar­se el te­rri­to­rio y ha­cer que el ne­go­cio de la dro­ga sea efec­ti­vo. Y de ahí se des­pren­den cual­quier can­ti­dad de si­tua­cio­nes igual de com­ple­jas. La gen­te no se per­ci­be de in­se­gu­ra por eso, la gen­te se per­ci­be in­se­gu­ra por lo que afec­ta a su co­ti­dia­ni­dad. Su día a dia, hoy te­ne­mos una si­tua­ción que está ator­men­tan­do al ba­rran­qui­lle­ro, lo que se ve en las ca­lles, el hur­to, la vul­ne­ra­bi­li­dad a las mu­je­res…”.

Fi­nal­men­te, el ex­per­to in­di­ca que hay una si­tua­ción de mie­do ge­ne­ra­li­za­do que hay que tra­tar de en­ten­der, que no se pue­de sos­la­yar, ade­más de la for­ma có­mo se ma­si­fi­ca la in­for­ma­ción.

CA­SOS SO­NA­DOS

A fi­na­les de no­viem­bre del año an­te­rior, gran par­te de la co­mu­ni­dad­ba­rran­qui­lle­ra­se con­mo­cio­nó con el ase­si­na­to del rea­li­za­dor au­dio­vi­sual An­ge­llo Al­za­mo­ra Cór­do­ba.

El jo­ven se des­pla­za­ba con su no­via por el ba­rrio Pa­raí­so cuan­do fue in­ter­cep­ta­do por dos su­je­tos que se ba­ja­ron de un ta­xi y le dis­pa­ra­ron pa­ra ro­bar­le el ce­lu­lar.

Pe­ro sin du­da, el epi­so­dio más gra­ve de es­ta olea­da de vio­len­cia en Ba­rran­qui­lla su­ce­dió en enero de 2018. Fue el aten­ta­do te­rro­ris­ta ocu­rri­do con­tra la Es­ta­ción de Po­li­cía del ba­rrio San Jo­sé, en la lo­ca­li­dad Su­ro­rien­te. El he­cho de­jó seis po­li­cías muer­tos, más de 40 he­ri­dos y un pro­fun­do te­mor que ca­si aca­bó con una de las ‘ma­ra­vi­llas’ de la ciu­dad co­mo lo es su Car­na­val.

Aun­que las au­to­ri­da­des de­tu­vie­ron a quie­nes ha­brían or­ga­ni­za­do y eje­cu­ta­do los pla­nes, has­ta el mo­men­to no se co­no­ce una con­de­na por el he­cho. Ca­sual­men­te, una pró­xi­ma au­dien­cia se lle­va­rá a ca­bo a fi­na­les de es­te mes.

Y otro he­cho ju­di­cial re­cien­te que man­tie­ne en vi­lo a la co­mu­ni­dad es la des­apa­ri­ción y pos­te­rior ase­si­na­to de Bren­da Pá­ja­ro. La mu­jer sa­lió el pa­sa­do 25 de ju­lio de su vi­vien­da en el ba­rrio Cos­ta Her­mo­sa de So­le­dad y 30 días des­pués fue ha­lla­do su ca­dá­ver en un sec­tor en­mon­ta­do del ba­rrio Mi­ra­mar. Por el he­cho, no hay cap­tu­ra­dos ni la Po­li­cía ha da­do un lis­ta­do de sos­pe­cho­sos.

PLAN

Fren­te al ac­cio­nar de­lic­ti­vo, las au­to­ri­da­des han anun­cia­do y pues­to en mar­cha di­ver­sos es­que­mas de se­gu­ri­dad a lo lar­go de es­te año. Jus­ta­men­te, el más re­cien­te plan fue lan­za­do el vier­nes an­te­rior lla­ma­do ‘Red de Par­ti­ci­pa­ción Cí­vi­ca’.

Con es­te, la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na bus­ca in­te­grar em­pre­sas de vi­gi­lan­cia y se­gu­ri­dad pri­va­da, gre­mios, lí­de­res e ins­ti­tu­cio­nes, pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad y con­vi­ven­cia en la ciu­dad.

En el lan­za­mien­to, el ge­ne­ral Her­mán Bus­ta­man­te, co­man­dan­te de la Re­gión de Po­li­cía, ma­ni­fes­tó que lo que se hi­zo fue un plan de in­te­gra­ción con re­des de apo­yo y 122 em­pre­sas de vi­gi­lan­cia pri­va­da, que suman más de 10.000 in­te­gran­tes en to­da la ciu­dad, “ayu­dan­do y apor­tan­do a dar bue­nos re­sul­ta­dos. A en­tre­gar in­for­ma­ción opor­tu­na que per­mi­ta evi­tar el de­li­to”.

Ade­más es­te de­ta­lló que la co­mu­ni­dad de­bía apo­yar más a la ins­ti­tu­ción pa­ra dar­le cla­ri­dad a las in­ves­ti­ga­cio­nes. “Crean en no­so­tros, en las re­des de apo­yo y en la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, y así po­de­mos man­te­ner lo­gros que has­ta el mo­men­to te­ne­mos”, apun­tó.

FO­TO EL HE­RAL­DO

Dos pe­ri­tos de la Si­jín rea­li­zan una di­li­gen­cia de le­van­ta­mien­to de ca­dá­ver en el ba­rrio El Bos­que. Al fon­do, uni­for­ma­dos y co­mu­ni­dad ob­ser­van.

Po­li­cías y fun­cio­na­rios car­gan una ca­mi­lla me­tá­li­ca con un ca­dá­ver.

Ge­ne­ral Bo­te­ro, en de­cla­ra­cio­nes a los me­dios.

Bren­da Inés Pá­ja­ro Bruno, ase­si­na­da.

‘Fito’ Acosta y Bo­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.