¿SAL­DRÁ MA­DU­RO A LAS MA­LAS?

Por pri­me­ra vez, la OEA plan­tea la in­ter­ven­ción mi­li­tar en Ve­ne­zue­la.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - ÓS­CAR MON­TES @ley­del­mon­tes

La si­tua­ción que atra­vie­sa Ve­ne­zue­la ha lle­va­do a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal a con­si­de­rar es­ce­na­rios que has­ta ha­ce tan so­lo al­gu­nos me­ses eran des­ca­be­lla­dos. Uno de ellos es el de una in­ter­ven­ción mi­li­tar que sa­que del po­der a Ni­co­lás Ma­du­ro y pon­ga fin al ré­gi­men cha­vis­ta, des­pués de 20 años de la lla­ma­da Re­vo­lu­ción del Si­glo XXI. Es lo que aca­ba de plan­tear el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Almagro, en la fron­te­ra co­lom­bo-ve­ne­zo­la­na, don­de se reunió con des­pla­za­dos del ve­cino país.

“No ha­bía­mos vis­to nun­ca un ré­gi­men más in­mo­ral co­mo el de Ve­ne­zue­la, que niega ayu­da hu­ma­ni­ta­ria pa­ra su gen­te en mo­men­tos de la peor cri­sis que ha vis­to las Amé­ri­cas. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal no pue­de per­mi­tir una dic­ta­du­ra. Ne­ce­si­ta­mos ac­cio­nes y res­pues­tas. No de­be­mos des­car­tar nin­gu­na op­ción, co­mo la in­ter­ven­ción mi­li­tar pa­ra de­rro­car el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro, que está per­pe­tran­do crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad con­tra la po­bla­ción. Es vio­la­ción a los De­re­chos Hu­ma­nos, es su­fri­mien­to de la gen­te en éxo­do”, de­cla­ró Almagro en la fron­te­ra.

Una in­ter­ven­ción mi­li­tar en Ve­ne­zue­la sig­ni­fi­ca el aban­dono de to­das las vías di­plo­má­ti­cas que has­ta el mo­men­to se han em­plea­do pa­ra que el ve­cino país su­pere la cri­sis que atra­vie­sa. Sig­ni­fi­ca tam­bién el re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co de que el ré­gi­men cha­vis­ta no sal­drá del po­der a las bue­nas, sino a las ma­las. En otras pa­la­bras, la in­ter­ven­ción mi­li­tar se­ría el por­ta­zo de­fi­ni­ti­vo a la bús­que­da de una sa­li­da pa­cí­fi­ca a la ac­tual si­tua­ción de Ve­ne­zue­la.

Que ese es­ce­na­rio lo ha­ya plan­tea­do el Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la OEA habla tan­to de la mag­ni­tud de la cri­sis, co­mo del de­ses­pe­ro de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal an­te el ci­nis­mo y los cons­tan­tes abu­sos de Ma­du­ro, quien no so­lo no ad­mi­te la cru­de­za de los he­chos, sino que res­pon­sa­bi­li­za a ter­ce­ros de la tra­ge­dia que él y sus alia­dos han cau­sa­do. Lo que ocu­rre en Ve­ne­zue­la es res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va del ré­gi­men cha­vis­ta y se­rán sus lí­de­res quie­nes rin­dan cuen­tas de sus ac­tos.

La in­ter­ven­ción mi­li­tar sig­ni­fi­ca tam­bién el fra­ca­so de to­das las otras sa­li­das po­lí­ti­cas, di­plo­má­ti­cas y eco­nó­mi­cas que se han ex­plo­ra­do has­ta la fe­cha. Nin­gu­na de ellas ha ser­vi­do pa­ra que Ve­ne­zue­la sal­ga del fo­so al que la lle­vó el ré­gi­men cha­vis­ta. To­do lo con­tra­rio: ca­da día que pa­sa la si­tua­ción se agra­va. Lo que an­tes era una cri­sis política y eco­nó­mi­ca in­ter­na, hoy es una enor­me tra­ge­dia so­cial y hu­ma­ni­ta­ria, que ha pro­du­ci­do el éxo­do de mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos y com­pro­me­te la es­ta­bi­li­dad de to­do el con­ti­nen­te.

En Ve­ne­zue­la la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ha pro­mo­vi­do diá­lo­gos en­tre el go­bierno y la opo­si­ción y to­dos han fra­ca­sa­do. Las san­cio­nes eco­nó­mi­cas a los je­fes del cha­vis­mo -po­see­do­res de bie­nes y mul­ti­mi­llo­na­rias cuen­tas en ban­cos en to­do el mun­do­tam­po­co han ser­vi­do pa­ra pro­mo­ver cam­bios in­ter­nos en la cú­pu­la del cha­vis­mo. Nin­gu­na san­ción ha lo­gra­do mo­ver una so­la fi­cha del “ala du­ra” del cha­vis­mo. To­do lo con­tra­rio: ca­da me­di­da in­ter­na­cio­nal con­tra los alia­dos de Ma­du­ro, sir­ve pa­ra ator­ni­llar­los aún más en el po­der. Los he­chos lo que de­mues­tran es que exis­te en la cú­pu­la cha­vis­ta una per­ver­sa com­pli­ci­dad, que lle­va a que to­dos se cu­bran con la mis­ma co­bi­ja.

La per­ma­nen­cia del cha­vis­mo en el po­der se tra­du­ce ca­da día que pa­sa en ma­yor frus­tra­ción en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, que em­pie­za a mos­trar se­ña­les de fa­ti­ga. Do­nald Trump, al pa­re­cer, tie­ne asun­tos in­ter­nos mu­cho más ur­gen­tes que aten­der, que se­guir cons­pi­ran­do con­tra Ma­du­ro. El Gru­po de Li­ma reac­cio­nó muy tar­de, gra­cias -en­tre otras co­sas- al as­tu­to ma­ne­jo que le dio San­tos al asun­to ve­ne­zo­lano: mien­tras ne­go­ció con las Farc, con­sin­tió a Ma­du­ro y se opu­so a cual­quier ti­po de san­ción a Ve­ne­zue­la, pe­ro cuan­do lo­gró la fir­ma del acuer­do de paz, con­vir­tió al pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la en su “peor enemi­go”, pa­ra con­gra­ciar­se con Es­ta­dos Uni­dos.

Eu­ro­pa -a ex­cep­ción de Es­pa­ña y Ru­sia, que tie­nen mul­ti­mi­llo­na­rios re­cur­sos com­pro­me­ti­dos- no se in­mu­ta. China to­mó par­ti­do por Ma­du­ro, a quien tie­ne em­pe­ña­do has­ta el co­go­te.

¿Qué ha­cer an­te esa si­tua­ción? ¿Es via­ble una in­ter­ven­ción mi­li­tar en Ve­ne­zue­la? ¿A qué juega el go­bierno de Iván Du­que an­te la gra­ve­dad de la cri­sis ve­ne­zo­la­na?

El pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la Ni­co­lás Ma­du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.