Abra los ojos, al­cal­de

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Clau­dia Ayo­la @ayo­la­clau­dia ayo­la­clau­dia1@gmail.com

An­te las múl­ti­ples de­nun­cias que han apa­re­ci­do en re­des so­cia­les y en al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en las que se ad­vier­te la exis­ten­cia de una ban­da –o ban­das– que rap­ta mu­je­res en la ciu­dad de Ba­rran­qui­lla, la Po­li­cía ha sa­li­do ai­ro­sa a dar un par­te de tran­qui­li­dad. El ar­gu­men­to me­du­lar que usan es el he­cho de que no se co­noz­can de­nun­cias de es­te ti­po an­te las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes. Ol­vi­dan, sin em­bar­go, que mu­chas víc­ti­mas no con­fían en las ins­ti­tu­cio­nes y sa­ben que acer­car­se a de­nun­ciar es arries­gar­se a en­fren­tar otro ti­po de vic­ti­mi­za­ción. Pre­fie­ren en­ton­ces de­nun­ciar los he­chos de ma­ne­ra anó­ni­ma en mi­cró­fo­nos de pe­rio­dis­tas que les ins­pi­ran con­fian­za o di­vul­gan la in­for­ma­ción por sus re­des pa­ra aler­tar a otras mu­je­res.

Ha­ce unos días re­ci­bí un men­sa­je de una mu­jer –mé­di­ca de pro­fe­sión– que me so­li­ci­tó man­te­ner en re­ser­va su iden­ti­dad. Cuen­ta que su hi­ja –es­tu­dian­te de una re­co­no­ci­da uni­ver­si­dad de Ba­rran­qui­lla– to­mó un bus de trans­por­te pú­bli­co en el sec­tor Al­tos de Río­mar ha­cia las 8:30 de la ma­ña­na, con des­tino a una de sus cla­ses ha­bi­tua­les. “A la al­tu­ra del pa­ti­nó­dro­mo un hom­bre abor­dó el bus y se sen­tó jus­ta­men­te al la­do de ella e in­me­dia­ta­men­te co­men­zó a aco­sar­la se­xual­men­te, to­cán­do­le sus pier­nas y que­rien­do obli­gar­la a ba­jar­se del bus con él”, re­fie­re la an­gus­tia­da ma­dre, quien tam­bién agre­ga que el hom­bre lle­va­ba un ar­ma cor­to­pun­zan­te –una suer­te de ma­che­ti­lla pe­que­ña o un cu­chi­llo gran­de– con la que in­ti­mi­dó a la jo­ven. Es­pe­ra­ba lle­gar a al­gún lu­gar en­mon­ta­do pa­ra ba­jar­se con ella.

Lo que pa­só a con­ti­nua­ción la mu­jer se lo atri­bu­ye a la di­vi­na pro­vi­den­cia: “En la es­qui­na del se­má­fo­ro, an­tes de do­blar ha­cia Bue­na­vis­ta, se subió al vehícu­lo una se­ño­ra que se per­ca­tó de lo que es­ta­ba ocu­rrien­do al ver la sú­pli­ca de ayu­da que mi hi­ja le lan­za­ba con la mi­ra­da. Muy in­te­li­gen­te la se­ño­ra em­pe­zó a ha­blar­le co­mo si la co­no­cie­ra y le di­jo que se es­ta- pa­san­do de su pa­ra­da, que ella de­bía ba­jar­se en Bue­na­vis­ta, he­cho que mi hi­ja asin­tió y apro­ve­chó pa­ra es­ca­par”.

La mu­jer cuen­ta que tra­tó de con­ven­cer de mil ma­ne­ras a su hi­ja pa­ra acu­dir a las au­to­ri­da­des, pe­ro no acep­tó: “Me di­jo que se en­con­tra­ba tan asus­ta­da que no re­cor­da­ba el ti­po del bus, ni sus pla­cas, ni la ca­ra del hom­bre que lle­va­ba la go­rra”. A par­tir de ese mo­men­to en la es­tu­dian­te em­pe­za­ron a exa­cer­bar­se sín­to­mas de­pre­si­vos y la ma­dre te­me que, al ver­se in­vo­lu­cra­da en una in­ves­ti­ga­ción, el pro­ble­ma emo­cio­nal se in­cre­men­te. Sa­be es­ta ma­dre lo que no es un se­cre­to: el sis­te­ma ju­di­cial des­gas­ta a las víc­ti­mas, las re­vic­ti­mi­za y las ex­po­ne.

En­ton­ces es cier­to, mu­chas mu­je­res no de­nun­cian an­te las au­to­ri­da­des. No se sien­ten có­mo­das an­te los obs­tácu­los de ac­ce­so a la jus­ti­cia. El al­cal­de Char se ta­pó un ojo co­mo sím­bo­lo de re­cha­zo a la vio­len­cia con­tra las mu­je­res. Bo­ni­to ges­to, pe­ro in­su­fi­cien­te. Al­go está pa­san­do en Ba­rran­qui­lla, no es ho­ra de an­dar con los ojos ta­pa­dos. Hay que abrir­los, al­cal­de. Mu­chas ba­rran­qui­lle­ras tie­nen mie­do, al­gu­nas han de­nun­cia­do in­ten­tos de rap­to, no po­de­mos ha­cer co­mo si na­da pa­sa­ra. Por cier­to, el ase­sino de Bren­da si­gue cir­cu­lan­do en la ciu­dad. ¿Ya sa­be­mos quién la ma­tó? ¿La jus­ti­cia pa­ra cuán­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.