In­tran­si­gen­te éli­te li­be­ral

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por An­drés Quin­te­ro @Quin­te­roOl­mos

Aca­bo de vol­ver de Es­ta­dos Uni­dos. En los úl­ti­mos me­ses he ve­ni­do ob­ser­van­do allí el de­te­rio­ro del de­ba­te na­cio­nal, el au­ge de la po­la­ri­za­ción y los lí­mi­tes del mo­de­lo ins­ti­tu­cio­nal grin­go. El país, hoy, está frac­cio­na­do en­tre lo ur­bano y lo ru­ral, en­tre Wall Street y la eco­no­mía real, en­tre los de­mó­cra­tas y los re­pu­bli­ca­nos, en­tre los trum­pis­tas y los an­ti-trum­pis­tas y en­tre los Es­ta­dos cos­te­ros y los Es­ta­dos del cen­tro y del sur.

Ade­más de es­to, una fac­ción im­por­tan­te de la po­bla­ción está ya fas­ti­dia­da de es­tar con­tro­la­da mo­ral­men­te por la mis­ma éli­te ne­po­tis­ta y tec­nó­cra­ta; sien­do el fe­nó­meno po­lí­ti­co de Trump la na­tu­ral con­se­cuen­cia de es­ta frus­tra­ción. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, a pe­sar de te­ner to­dos los es­cán­da­los en su con­tra, Trump si­gue con un pro­me­dio de 45% de fa­vo­ra­bi­li­dad en las en­cues­tas y pa­re­cie­ra que en­tre más ata­ques re­ci­be, más se con­so­li­da su ba­se elec­to­ral.

El pro­ble­ma es que la opo­si­ción grin­ga está atra­pa­da en un mo­no­te­má­ti­co y vi­cio­so des­po­tri­que. Co­mo no han sa­bi­do con­tra­rres­tar el atrai­go y cons­tan­te pre­sen­cia me­diá­ti­ca de Trump, han op­ta­do erró­nea­men­te por ser­mo­near, juz­gar y des­pre­ciar a la per­so­na y al ti­po de elec­to­ra­do que lo apo­ya, ali­men­tan­do en él y en sus se­gui­do­res los ex­tre­mos. Con es­ta ac­ti­tud, la opo­si­ción se dis­pa­ra en el pie fren­te a una so­cie­dad que pi­de a gri­tos li­ber­tad de ex­pre­sión, ci­men­tan­do ade­más los ar­gu­men­tos trum­pis­tas que cues­tio­nan la in­tran­si­gen­te na­tu­ra­le­za de los li­be­ra­les.

Por el he­cho de ha­ber que­ri­do im­po­ner a to­da cos­ta lo “po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to”, mu­chos pro­gre­sis­tas grin­gos han ter­mi­na­do ob­te­nien­do el re­sul­ta­do opues­to al bus­ca­do, vol­tean­do en reac­ción y con pi­lo­to au­to­má­ti­co una gran par­te de la so­cie­dad ha­cia el con­ser­va­du­ris­mo y ha­cia el ca­nal de te­le­vi­sión Fox News. El pro­ble­ma so­cial pa­re­cie­ra tam­bién ra­di­car en que es­tas nue­vas éli­tes li­be­ra­les se han tor­na­do en ser muy ex­clu­yen­tes y fa­ná­ti­cas. En las gran­des ciu­da­des cos­te­ras, co­mo San Fran­cis­co o Nue­va York, no hay una per­so­na que se sien­ta có­mo­da en de­cir pú­bli­ca­men­te que mi­li­ta en el par­ti­do re­pu­bli­cano. No es una le­yen­da ur­ba­na: exis­te una real san­ción so­cial.

Ade­más de exis­tir un bull­ying en lo po­lí­ti­co, tam­bién exis­te un bull­ying en lo aca­dé­mi­co. Mu­chas de las me­jo­res uni­ver­si­da­des del país se han con­ver­ti­do en ser claus­tros de­mó­cra­tas, don­de ca­si to­dos los do­cen­tes son cor­ta­dos con la mis­ma tijera ideo­ló­gi­ca, ins­tau­ran­do un una­ni­mis­mo in­te­lec­tual y re­for­zan­do en sus es­tu­dian­tes más de­vo­tos una cul­tu­ra de in­to­le­ran­cia. Por eso, un son­deo de la Uni­ver­si­dad de Dar­mouth (The Dar­mouth Sur­vey, April 2018) se­ña­la que 82% de los es­tu­dian­tes, que se de­cla­ran ser de­mó­cra­tas, no con­si­de­ran via­ble en­no­viar­se con al­guien con creen­cias po­lí­ti­cas opues­tas, mien­tras que so­lo el 42% de los re­pu­bli­ca­nos afir­man lo mismo. No en vano va­rias en­cues­tas na­cio­na­les han su­bra­ya­do que los li­be­ra­les tien­den a ser mu­cho más in­to­le­ran­tes que el res­to de la po­bla­ción. Pa­ra me­di­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.