20 pre­gun­tas

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Ja­vier Or­tiz Cas­sia­ni

El pre­si­den­te Du­que de­jó de ha­cer ma­la­ba­res con una pe­lo­ta de fút­bol por me­ter­se en otras for­mas del equi­li­brio. El pa­sa­do jue­ves en­tre­vis­tó por se­pa­ra­do a tres as­pi­ran­tes a ocu­par las la­bo­res de al­cal­de en­car­ga­do de la ciu­dad de Car­ta­ge­na. An­to­ne­lla Fa­rah, Pe­dri­to Pe­rei­ra y Ós­car Ja­vier To­rres –ter­na es­co­gi­da por el par­ti­do Con­ser­va­dor–, se pre­sen­ta­ron an­te él, y a ca­da uno le fue ha­cien­do 20 pre­gun­tas que ha­bían pre­pa­ra­do con an­te­rio­ri­dad. La co­sa política en es­ta ciu­dad, co­mo un ro­le­ta­zo bien ubi­ca­do por en­ci­ma de la se­gun­da ba­se, pi­ca y se ex­tien­de. Se­gu­ra­men­te el Pre­si­den­te no sa­be mu­cho de béis­bol, pe­ro es in­ne­ga­ble su con­di­ción de alumno aven­ta­ja­do en el apren­di­za­je de las se­ñas que desa­rro­lló su men­tor pa­ra el jue­go po­pu­lis­ta. Aho­ra, en la can­gre­je­ra de Ro­ber­to Bur­gos o la Ciu­dad in­mó­vil de Efraím Medina, en la que lo úni­co que pa­re­ce mo­ver­se es la pe­re­gri­na­ción de al­cal­des por el des­pa­cho en los úl­ti­mos tiem­pos, Du­que cree en­con­trar la so­lu­ción en la apli­ca­ción de una pe­da­go­gía tras­no­cha­da.

Du­que lo sa­be. Sa­be que no hay me­jor lu­gar pa­ra dar­se ba­ños de su­pe­rio­ri­dad y de al­tu­ra éti­ca que en el atri­bu­la­do mar de la ad­mi­nis­tra­ción de una ciu­dad co­mo Car­ta­ge­na de In­dias. Hay si­tua­cio­nes que sir­ven pa­ra brin­dar­le a otros es­pa­cios pa­ra el ejer­ci­cio de la re­den­ción. Los ca­ri­ca­tu­ris­tas de fi­na­les del si­glo XIX, en ple­na ex­pan­sión im­pe­ria­lis­ta, cons­tru­ye­ron un tó­pi­co en su ofi­cio: la re­pre­sen­ta­ción de al­gu­nos te­rri­to­rios co­mo in­fan­tes po­lí­ti­cos a los que una na­ción ro­bus­ta, adul­ta y po­de­ro­sa su­mi­nis­tra­ba ma­ter­nal o pa­ter­nal­men­te un bi­be­rón o le da­ba la mano pa­ra que die­ra sus pri­me­ros pa­si­tos. Una bue­na ale­go­ría de la es­co­lás­ti­ca pro­pues­ta que apli­có el Pre­si­den­te, se­ría un Du­que re­pre­sen­ta­do co­mo un maes­tro gi­gan­te y se­ve­ro, que aco­sa a pre­gun­tas a Car­ta­ge­na re­pre­sen­ta­da en una ni­ña o un ni­ño asus­ta­do que se es­cu­rre en un in­có­mo­do ban­co de es­cue­la.

La reali­dad no está muy le­jos de es­to. La en­tre­vis­ta se hi­zo en un so­brio sa­lón de la Ca­sa de hués­pe­des, ador­na­do con co­lec­cio­nes bi­blio­grá­fi­cas y en­ci­clo­pe­dias que na­die lee per­fec­ta­men­te em­pas­ta­das. Allí Du­que, con pa­pel y lá­piz, des­de un rí­gi­do si­llón de cue­ro ma­rrón que ha­cía jue­go con la ro­pa que ves­tía, fue en­tre­vis­tan­do a ca­da uno por un tiem­po apro­xi­ma­do de me­dia ho­ra. El ejer­ci­cio, al que se le hi­zo to­da la pro­pa­gan­da ne­ce­sa­ria, fue ven­di­do co­mo un ac­to de trans­pa­ren­cia e im­par­cia­li­dad con la ciu­dad en la es­co­gen­cia del al­cal­de o al­cal­de­sa en­car­ga­da. Si no fue­ra por­que te­ne­mos una tra­di­ción de mañas po­lí­ti­cas re­do­ma­das, po­dría­mos afir­mar que es inocen­te creer que con un cues­tio­na­rio de vein­te pre­gun­tas he­chas a tres as­pi­ran­tes se ga­ran­ti­ce la trans­for­ma­ción y la trans­pa­ren­cia en la ad­mi­nis­tra­ción de la ciu­dad.

Du­que sa­be que no. Sa­be que la pre­gun­ta fun­da­men­tal en ese ca­so si­gue por fue­ra: ¿Quién o quié­nes es­tán de­trás del go­bierno de Car­ta­ge­na?, es de­cir, quié­nes ver­da­de­ra­men­te ad­mi­nis­tran la ciu­dad. Créan­me, no se ne­ce­si­ta un cues­tio­na­rio de 20 pre­gun­tas pa­ra en­con­trar la res­pues­ta. Du­que la sa­be. Pe­ro cla­ro, en­ca­ra­mar­se en un pe­des­tal mo­ral pa­ra en­con­trar la so­lu­ción a un pro­ble­ma que se co­no­ce per­fec­ta­men­te, ven­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.