Te­rri­to­rio con vi­sión

Especial Regional Revista Semana - - CONTENIDO -

Ba­rran­qui­lla y el Atlán­ti­co se pro­yec­tan fren­te a al­gu­nos de los te­mas más im­por­tan­tes hoy en el mun­do.

Un cam­bio en el mo­de­lo eco­nó­mi­co, el me­jo­ra­mien­to en los in­di­ca­do­res de go­ber­na­bi­li­dad y una alian­za pú­bli­co-pri­va­da pa­ra pro­yec­tos de gran im­pac­to. Así son hoy Ba­rran­qui­lla y el Atlán­ti­co.

Ba­rran­qui­lla y el Atlán­ti­co se per­fi­lan co­mo la ca­pi­tal del Gran Ca­ri­be. Un te­rri­to­rio en mo­vi­mien­to y con cre­ci­mien­to que tra­ba­ja por con­ver­tir­se en el nú­cleo ener­gé­ti­co de la re­gión (offs­ho­re - ener­gías re­no­va­bles), en ser el des­tino ideal pa­ra el desa­rro­llo de even­tos e in­ver­sio­nes; y en for­ta­le­cer la in­no­va­ción, el desa­rro­llo de tec­no­lo­gías y los nue­vos ne­go­cios.

Te­nien­do en cuen­ta es­te es­ce­na­rio es opor­tuno ana­li­zar có­mo ha si­do el com­por­ta­mien­to de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co en las úl­ti­mas tres dé­ca­das, y cuá­les son sus pro­yec­cio­nes fu­tu­ras de acuer­do con los in­di­ca­do­res que le mi­den el pul­so.

“Ha­ce 30 años muy po­ca gen­te creía en Ba­rran­qui­lla; eso se re­fle­ja­ba en los pre­cios de la vi­vien­da, por de­ba­jo de los de mu­chas ciu­da­des. Hoy, la fin­ca raíz se ha va­lo­ri­za­do, in­clu­so más que en Car­ta­ge­na. Ha­ce 30 años ni se pen­sa­ba a Ba­rran­qui­lla co­mo des­tino tu­rís­ti­co y eso ya es una reali­dad”, ex­pre­sa Adolfo Mei­sel, eco­no­mis­ta, co­di­rec­tor del Ban­co de la Re­pú­bli­ca y pró­xi­mo rec­tor de la Uni­ver­si­dad del Nor­te. Y agre­ga que la Puer­ta de Oro de Co­lom­bia fue, des­de 1870, y has­ta me­dia­dos de la dé­ca­da de 1940, la ciu­dad más prós­pe­ra y de ma­yor cre­ci­mien­to del país. Pe­ro ex­pli­ca que en­tre los años cin­cuen­ta y ochen­ta se es­tan­có.

“El río, que ha­bía si­do el eje de las co­mu­ni­ca­cio­nes en Co­lom­bia, per­dió pro­ta­go­nis­mo con la aper­tu­ra de ca­rre­te­ras y el Ca­nal de Pa­na­má, lo que se re­fle­jó en la des­ace­le­ra­ción en el cre­ci­mien­to y pro­ta­go­nis­mo que ocu­pa­ba la ciu­dad en la dé­ca­da de los cua­ren­ta”, ex­pli­ca Mei­sel.

Pa­ra di­na­mi­zar la eco­no­mía y ace­le­rar el cre­ci­mien­to fue ne­ce­sa­rio que con­flu­ye­ran va­rios fac­to­res. Al cam­bio de mo­de­lo na­cio­nal de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y del pro­tec­cio­nis­mo que pri­vi­le­gia­ba al cen­tro del país, se su­mó el he­cho de que el ca­fé de­jó de ser la ba­se de las ex­por­ta­cio­nes co­lom­bia­nas; esa des­cen­tra­li­za­ción le sir­vió a la ciu­dad por­que aho­ra le lle­gan re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra im­pul­sar otros sec­to­res.

Hoy, se vi­ve una nue­va era. Rocío Men­do­za, di­rec­to­ra del pro­gra­ma Ba­rran­qui­lla Có­mo Va­mos, ex­pli­ca que la go­ber­na­bi­li­dad ha si­do un lo­gro de las úl­ti­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes, en cum­pli­mien­to de las metas es­ta­ble­ci­das en los pla­nes de desa­rro­llo y el au­men­to de la in­ver­sión pú­bli­ca. En el in­for­me Ba­rran­qui­lla

Có­mo Va­mos 2008-2016, al com­pa­rar las in­ver­sio­nes se ob­ser­va có­mo el Dis­tri­to in­cre­men­tó el mon­to des­ti­na­do a edu­ca­ción y sa­lud con re­cur­sos pro­pios. En 2016 so­bre­sa­len las áreas de equi­pa­mien­to, pro­mo­ción del desa­rro­llo, aten­ción a gru­pos vul­ne­ra­bles y trans­por­te, que en 2008 no te­nían ma­yor par­ti­ci­pa­ción. Los de­más sec­to­res, en esos ocho años, pa­sa­ron de re­pre­sen­tar el 1 por cien­to del to­tal del pre­su­pues­to al 11 por cien­to.

“En tér­mi­nos glo­ba­les, los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res sociales y eco­nó­mi­cos han pro­gre­sa­do. La ciu­dad ha avan­za­do en la su­pera­ción de la po­bre­za y ha man­te­ni­do la bue­na di­ná­mi­ca de su mer­ca­do la­bo­ral; la sa­lud y la edu­ca­ción van en­ca­mi­na­das, con bue­nos re­sul­ta­dos. Sin em­bar­go, aún de­be me­jo­rar en mo­vi­li­dad y seguridad”,

sos­tie­ne Men­do­za.

Otro fac­tor cla­ve ha si­do el tra­ba­jo pú­bli­co-pri­va­do pa­ra sa­car ade­lan­te pro­yec­tos de gran im­pac­to eco­nó­mi­co. “El bi­no­mio em­pre­sa-es­ta­do ha traí­do be­ne­fi­cios, y po­drían ser mayores si los di­fe­ren­tes gru­pos de la so­cie­dad ci­vil desem­pe­ña­ran un pa­pel más pro­ta­gó­ni­co en la to­ma de de­ci­sio­nes de ciu­dad y la blin­da­ran de los em­ba­tes de ma­los go­bier­nos. Es­to ya lo vi­vi­mos y fue ne­fas­to”,

asegura la di­rec­to­ra del pro­gra­ma.

Por su par­te, Al­ber­to Vi­ves, ge­ren­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de In­dus­tria­les (Andi) pa­ra Atlán­ti­co y Mag­da­le­na, asegura que Ba­rran­qui­lla, a 30 años, ade­más de apun­tar­le a ser una ca­pi­tal ener­gé­ti­ca des­de la in­dus­tria offs­ho­re y de ener­gías re­no­va­bles, bus­ca trans­for­mar­se en una smart city

don­de la in­ver­sión so­cial, las co­mu­ni­ca­cio­nes y la in­fraes­truc­tu­ra con­flu­yan con un desa­rro­llo eco­nó­mi­co sos­te­ni­ble.

“El ob­je­ti­vo es que la ciu­dad sea un lu­gar agra­da­ble pa­ra el ha­bi­tan­te y, a la vez, un te­rri­to­rio pa­ra que los ex­tran­je­ros, tu­ris­tas y em­pre­sa­rios vi­van una ex­pe­rien­cia atrac­ti­va, pe­ro tam­bién pro­duc­ti­va; te­ne­mos que ser ca­da vez más ren­ta­bles e incluyentes. En la me­di­da en que ten­ga­mos más in­ver­sión grue­sa, ge­ne­ra­re­mos más em­pleos de ca­li­dad. Esa es la vi­sión que tie­ne Álex Char des­de la Al­cal­día, y es una vi­sión con­jun­ta con el sec­tor gre­mial y em­pre­sa­rial”, re­co­no­ce Vi­ves.

El Atlán­ti­co tie­ne una eco­no­mía en cre­ci­mien­to. En 2016 el PIB de­par­ta­men­tal re­gis­tró un cre­ci­mien­to de 4,1 por cien­to por en­ci­ma del pro­me­dio na­cio­nal y de las prin­ci­pa­les ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.